Helburuak. Objetivos

Hoy Venan nos habla sobre los objetivos que se ha propuesto. ¿Los habrá conseguido?

Gaixotasun kronikoren bat dugunok, gaixotasunarekin elkarbizitzen ikasten dugu. Arazoak saihesteko, ideia ona izan daiteke proposatutako helburu txikiak lortzen joatea.

Nire kasuan, gaixotasuna kontrolpean izateko, egunero ariketa fisikoa egitea dut.

Horretarako erronka txikiak proposatzen ditut. Aurreko urtean, 1000km korrika egitea proposatu nintzen, eta gutxigatik ez nuen lortu, Aurten helburu bera jarri naiz, eta hurengo igandean lortua izando dut. Orain duela urte bat baino entrenamendu gehiago egiten ditut.

Helburu desberdinak jartzean, entrenamentuetara ilusioarekin joatera bultzatzen dit eta lorrezinak ziren helburuak lortzen ari naiz.

Paziente Biziako tailerretan lortu ditzazkegun helburu txikiak proposatzen ditugu. Haiek lortzean sentitzen dugun poztasuna ikaragarria da.

Eta zuk, nahi al duzu zeure helburua gurekin elkarbanatu?

image

Las personas que tenemos enfermedades crónicas aprendemos a convivir con ellas, sus molestias, rutinas y llega un momento en el que todo se convierte en monótono, aburrido e incluso empezamos de derivar en malos hábitos que no nos favorecen.

Para evitar estos problemas, una buena manera es definiendo pequeños objetivos que puedas ir cumpliendo (hitos), que sean asequibles y que te requieran un poco de esfuerzo y tensión para llegar a ellos, y sobre todo que al alcanzarlos puedas obtener algún tipo de recompensa o reconocimiento.

En mi caso, mi objetivo primario es realizar un mínimo recomendado de actividad física diario que me permita mantener un control eficiente de mi enfermedad y evitar en lo posible una evolución negativa de la misma. Este nivel de actividad, con el control médico, la medicación pautada y una adecuada nutrición, me permiten hacerlo.

Para ello, me voy poniendo pequeños retos. El año pasado me propuse recorrer en todo el año al menos 1.000km (running). Al final del año no lo había conseguido, me quedé muy muy cerca, pero no llegué a la cifra propuesta. Al comienzo de este año, viendo que había estado muy cerca de ella, volví a plantear el mismo objetivo para ver si este año sí era capaz de alcanzarla. Pues bien, este domingo coincidiendo con una carrera popular, he pasado ya la cifra de los 1.000km corridos y aún me queda el resto de septiembre y tres meses más para seguir sumando.

El año pasado ponerme ese objetivo me empujó a hacer al menos dos sesiones de entrenamiento a la semana, que cumplí en el primer semestre, y que después, en el segundo semestre, de media ya estaba en 3 sesiones a la semana, con mayor duración cada una y una distancia y ritmo mayores. El estado de forma conseguido fue tal que me permitió participar en la “Santurce-Bilbao” que para mi era un mito inalcanzable.

Animado este año por casi haber logrado el objetivo, he seguido corriendo, incrementando la media de sesiones de 3 a 4 a la semana y por medio, he conseguido participar y terminar con buen estado dos medias maratones y mi primera carrera de montaña (la Jabalí Trail).

He alcanzado mi objetivo ya este año, ¿se ha terminado?. No, alcanzarlo en sí ya es un premio a mi esfuerzo que todo mi entorno valora y que me permite marcar nuevos objetivos de menor recorrido, de manera que me propongo participar en otras dos medias maratones (la Gernika-Bilbao y la Behobia-SanSebastián) este año. Ambas son míticas y hasta este año, inalcanzables. Marcarlas como objetivo me permite ir con ilusión a entrenar, participar y si lo consigo, tener mi mejor premio: la satisfacción de haberlo hecho.

Este sistema de motivación con pequeños objetivos medibles y alcanzables me ayuda a mi. Tú también puedes hacerlo. En los talleres de Paciente Activo enseñamos a ser humildes. Por ejemplo, sabes que todos los días, a la noche, antes de ir a dormir te comes 2 onzas de chocolate porque te pirra. Puedes marcarte como objetivo reducirlo a 1 cada noche, o de hacerlo en días alternos, lo que mejor te parezca. Algo tan simple como eso, se puede volver duro de cumplir. Anota tu objetivo, la fecha y hasta cuando y vete registrando la evolución. Cuando llegues al objetivo o la fecha marcada, mira a ver si lo has conseguido y celébralo, como quieras (pero no te empaches a chocolate), disfruta de uno muy bueno y saboréalo y como compensación te pones un nuevo objetivo, y así ….

Esto también lo puedes hacer con la actividad. Subir y bajar las escaleras en lugar de coger el ascensor. Salir a andar 30′ cada día. O salir 1 hora día sí, día no. Apunta tu objetivo, anota si lo has hecho o no, la duración y cuando llegues a lo que te has propuesto, date un premio. Verás como resulta más fácil.

Ah, y si esto además lo compartes con tu entorno, las personas que te rodean se alegrarán contigo y te apoyarán, animarán y motivarán. No lo dudes. Conmigo lo hacen en todos los objetivos que me propongo.

Y tú, ¿empiezas hoy con un objetivo fácil?.

¿Quieres compartirlo con nosotros?

Te animaremos y apoyaremos.

Venan Llona @vllona

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: