Google Doktorea. Doctor Google

Denok ezagutzen dugu, ez darama fonendoskopiorik ezta mantalik. Ez du osasun zentroetan edo ospitaletan lan egiten, baina osasunari buruzko edozein zalantza dugunean, berari jotzen dugu. Badakizue zeini buruz ari naizen hitz egiten ezta? Bai, Google bilatzaileari buruz ari naiz.

Zergatik begiratzen ditugu gure zalantzak interneten?

Anonimoa izateaz gain, bere erabilera oso erraza delako.

Interneten informazio asko bila dezakegu, kasu batzuetan oso ona izan daiteke, baina informazio faltsua ere bila dezakegu. Askotan informazio horiek osasunerako arriskutsuak izan daitezke. 

Interneta informazio asko lor dezakegun baliabide on bat da, baina kontuz ibili behar gara eta ez dugu ahaztu behar informazio zuzena bilatu aren, gure osasun profesionalek esandakoa ez duela ordezkatzen, beraiek baitira guri benetan ezagutzen gaituztenak eta gure historial guztia dakiten pertsonak .

Seamos sinceros. Todos lo conocemos. No lleva bata blanca. No tiene fonendo. No trabaja en ningún ambulatorio. No tiene despacho en ningún hospital. No ha estudiado la carrera de medicina.

Y sin embargo le consultamos continuamente cuando tenemos alguna duda acerca de nuestra salud. Lo confieso, yo mismo lo he hecho alguna vez y estoy convencido de que vosotros también. ¿Habéis adivinado de quién estoy hablando? Efectivamente, me refiero al Doctor Google.

Permitidme estas licencias humorísticas para hablar de un tema muy serio como es la información sobre la salud en internet en general y en las redes sociales en particular. Hace ya algún tiempo nuestro compañero Iñaki escribió un buen post acerca de la fiabilidad de las fuentes que consultamos, que os recomiendo leer si no lo hicisteis en su momento https://osakidetzarenosasuneskola.com/2018/06/25/adi-albisteekin-atentos-a-las-noticias/

¿Por qué acudimos a Internet? Pues muy sencillo. Sobre todo, por dos razones

  • Es muy fácil. No tengo más que sentarme delante del ordenador o consultar desde mi móvil o Tablet y tengo cientos de respuestas ante cualquier enfermedad
  • Es anónimo. No tengo que dar ninguna explicación. No tengo que sincerarme. Nadie me juzgará. Nadie corregirá nada de lo que yo haga ni de lo que yo diga.

a

No seré yo quien demonice Internet. Además de no tener sentido (es como poner puertas al campo), realmente en Internet hay información muy abundante y muy buena del ámbito sanitario. Pero, y ahí está el problema, también hay información mala, falsa y, hablando de la salud, peligrosa.

Hace poco viví muy de cerca esta cuestión de la mano de un familiar mío. Esta persona acudió a su médico de cabecera y en una prueba que le hacen, a raíz de una enfermedad que había sufrido en el pasado, aparece un indicador con un valor exageradamente alto. El médico, aplicando el sentido común, manda repetir la prueba y le cita unos días después.

En este intervalo de tiempo (estamos hablando de unos pocos días), este familiar “cae en la tentación” de acudir a la consulta del doctor Google. Y es en Internet donde, en distintas páginas, encuentra información relativa a este índice. Llega a la conclusión de que un valor tan alto es peligroso e indicativo al 100% de la existencia de una tumoración.

¿Cuál es el resultado? Varios días de angustia, llamadas, sensaciones negativas y, como la pescadilla que se muerde la cola, un “no parar” de consultar nuevamente al doctor Google no ya sobre ese índice (el “diagnóstico” ya estaba hecho), sino sobre la operación, las secuelas, la recuperación, etcétera.

Ahora viene lo mejor: tras realizar la prueba por segunda vez, aparece ese índice con un valor completamente normal. Tal y como sospechaba el médico, el índice estaba adulterado por la razón que fuese. Problema resuelto.

Sirva esta pequeña anécdota para ilustrar lo que puede ocurrir con el “Doctor Google”. La información que esta persona obtuvo de Internet acerca de ese índice fue, probablemente buena, pero lo que se nos olvida es que los profesionales sanitarios que nos tratan nos conocen, tienen nuestro historial médico y sobre todo tienen unos conocimientos y un criterio que jamás podrá tener una información aislada en Internet.

Dicho lo cual, reflexionemos:

  • Internet es una herramienta maravillosa llena de conocimiento. Pero lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos de que la fuente que consultamos es fidedigna. No todas lo son ni mucho menos. Muchísima prudencia por lo tanto; estamos hablando de la salud. Pensemos que hay personas que pueden actuar con mala fe o movidos por intereses económicos (nos intentan vender “productos milagro”), e incluso también por creencias falsas sin ninguna evidencia científica (pensemos por lo tanto en las campañas anti-vacunación cuyos trágicos resultados todos hemos visto en la prensa). Hagamos pues, nosotros mismos de filtro.
  • Analicemos la fiabilidad de la fuente. ¿Quién afirma tal o cual cosa? ¿Una asociación? ¿Un profesional sanitario? ¿Un departamento de salud? ¿Un foro de pacientes? ¿Una empresa farmacéutica? ¿Un homeópata? ¿Un quiropráctico? Estaréis de acuerdo conmigo en que no es lo mismo, ¿verdad?
  • Os dejo aquí esta infografía hecha por Enfermería Blog que lo resume muy bien.

aa

Y por último, y no por ello menos importante, dejemos muy claro que, aunque la información que encontremos sea buena y nos ayude a saber más, jamás podrá suplir a las pautas, los consejos o los diagnósticos que nos den los profesionales sanitarios que nos tratan. En el País Vasco, especialmente, tenemos un sistema sanitario excelente que se sustenta en unos profesionales también excelentes. Dejemos pues, que ellos tengan el papel que merecen en el cuidado de nuestra salud.

Fausto Sagarzazu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: