Osasun mentala lanean. Salud mental en el trabajo

Oreka mentalak ahalbidetzen dio pertsonari bere baliabide kognitibo eta afektiboak eta erlazionatzeko gaitasuna aprobetxatzea, estresari modu eraginkorrago batean aurre egitea, lan emankorrago bat gauzatzea eta komunitatearentzat ekarpen positiboa egitea.

Asaldu mental eta zerebralek eragotzi edo murriztu egiten dute emaitza horiek guztiak edo batzuk erdiesteko gaitasuna. Beste era batera esanda,asaldu horiek prebenitzeak edo tratatzeak, gizabanakoaren gaitasunaren erabateko aprobetxamendurako bidea garbitzen laguntzen du.

OME-k hainbat dokumentu landu ditu langileek izan ditzazketen arazoei zuzenduak (estresa, jazarpena…)

 Egiten dugun lana gustokoa izan arren, momentu desberdinetan, arrazoi desberdinengatik estresa izan dezakegu.

Lanean estresa jasateak, bihotzeko arazoak, depresioa, nekea… sor dezake.

Adi egon behar gara hurrengo seinaleekin: Lo egiteko arazoak, nekea, buruko mina sarritan, uradailean korapilo sentsazioa, ezegonkortasuna, tentsioa saman, izerdia, dardara, zorabioa, takikardiak , intseguritatea, umore txarra, laneko ausentismoa…

Laneko karga igotzean, ordu asko lan egitean, organizazio falta dagoenean, gure lankideekin edo nagusiarekin arazoak ditugunean, gure etorkizunarekin arduratuta gaudenea… Estresa sentitu dezakegu

Zer egin dezaket egoera horretan banago?

Hobeto antolatu, helburu errealistak ezarri, nire esku dagoena jarriko dut nire nagusiarekin lana egiteko eta arazoak konpontzeko, nire langileekin erlazio onak sustatuko ditut, lana banatuko dut, urduri banago, deskantsu txiki bat hartuko dut, denbora librea aprobetxatuko dut, opor txikik hartuko ditut, gustatzen zaizkidan gauzak egiteko denbora hartuko dut, okerroago sentitzen banaiz, laguntza eskatuko dut.

La salud mental es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad. Es un estado de bienestar caracterizado por sentirse bien, tener relaciones plenas y ser capaces de gestionar los problemas.

La vivencia en el trabajo es uno de los factores que determinan nuestro bienestar general. Un entorno laboral negativo puede ser el desencadenante de problemas físicos y psíquicos; de absentismo laboral; y de pérdidas de productividad.

En el Plan de acción mundial sobre la salud de los trabajadores (2008-2017) y el Plan de acción sobre salud mental (2013-2020) de la OMS se establecen los principios, los objetivos y las estrategias de aplicación pertinentes para promover la salud mental en el lugar de trabajo.

La OMS ha elaborado una serie de documentos sobre la protección de la salud de los trabajadores en los que se formulan recomendaciones para atajar problemas habituales en esta esfera, como el acoso y el estrés.

Todos somos responsables de contribuir activamente a mejorar nuestro entorno laboral, promoviendo y protegiendo la salud, la seguridad y el bienestar; reduciendo los factores de riesgo relacionados con el trabajo; y desarrollando aspectos positivos del trabajo.

Incluso a pesar de que el trabajo que realicemos nos guste, podemos sentir estrés en algún momento. Un poco de estrés nos puede motivar y puede ayudarnos a alcanzar algunos de nuestros objetivos, pero cuando este es constante, puede ocasionarnos algunos problemas de salud.

Podemos tener aptitudes necesarias para realizar nuestro trabajo y no disponer de suficientes recursos, incluso además, no recibir el apoyo necesario. Puede también que las tareas que nos asignen no se adecúen a nuestras competencias, o que la carga de trabajo sea elevada, incluso que el equipo no esté cohesionado y nos encontremos sin apoyos.

Sufrir estrés laboral puede aumentar el riesgo de presentar problemas cardíacos, depresión, problemas en el sistema inmunitario, agotamiento, dolores musculares etc.

a.jpg

Debemos estar atentos a unas señales:

  1. Problemas para dormir.
  2. Problemas estomacales y/o intestinales.
  3. Dolores de cabeza frecuentes.
  4. Fatiga.
  5. Mareos.
  6. Sudoración excesiva.
  7. Hiperventilación.
  8. Taquicardias.
  9. Contracturas y tensión muscular.
  10. Apatía. Tristeza. Descontento. Desmotivación. Irritabilidad. Inseguridad. Mal humor. Dificultad para concentrarse y tomar decisiones. Olvidos. Impaciencia.
  11. Abuso de café, alcohol, tabaco y otras sustancias.
  12. Sentimientos frecuentes de ira, o un carácter algo explosivo.
  13. Problemas en las relaciones tanto dentro como fuera del trabajo.
  14. Absentismo laboral.
  15. Alimentación menos saludable e irregular.

Podemos sentirnos estresados laboralmente cuando:

  • Aumenta la carga de trabajo.
  • Trabajamos muchas horas con pocos descansos.
  • Falta organización.
  • Tenemos problemas con nuestro jefe y/o compañeros.
  • No tenemos bien definidas nuestras funciones y/o tenemos demasiadas.
  • Tenemos un trabajo físicamente extenuante o peligroso.
  • Nos exponemos a ruidos fuertes, contaminación o químicos tóxicos.
  • No se nos permite participar en las decisiones.
  • Tenemos dificultad para conciliar la vida laboral y familiar.
  • Tenemos dificultad crecer profesionalmente.
  • Estamos preocupados por el futuro, por un tema de despidos, un cambio de puesto, etc.

Pero que puedo hacer si me encuentro en esta situación:

  • Me organizaré mejor. Comenzaré todos los días por hacer una lista de tareas pendientes, las calificaré por orden de importancia para poder resolverlas de mayor a menor.
  • Crearé un espacio ordenado, las cosas deben estar en su lugar. El cumplimiento de plazos, la puntualidad, el orden, etc. son necesarios para trabajar bien.
  • Estableceré objetivos razonables y realistas. Trabajaré con mi jefe y compañeros en el establecimiento de planes y expectativas.
  • Pondré todo de mi parte para trabajar con mi jefe y resolver el problema.
  • Estableceré y fomentaré buenas relaciones con los compañeros. Compartiré con mi entorno lo que me genera sensación de descontrol.
  • Si es posible, con la debida autorización, delegaré alguna tarea en algún compañero que tenga tiempo, ganas, capacidad y conocimiento de hacer el trabajo propuesto.
  • Cuando me sienta nervioso o algo alterado, me tomaré un pequeño descanso para ayudar a relajar mi mente. Puedo por ejemplo cerrar los ojos por unos momentos y respirar profundamente o practicar la técnica de visualización.
  • Me pondré ciertos límites con el uso del móvil y correo electrónico del trabajo, su uso puede dificultar que nos desconectemos del trabajo en los momentos de descanso y ocio.
  • Aprovecharé mi tiempo libre.
  • Me tomaré unas pequeñas vacaciones e incluso intentaré una pequeña escapada durante un fin de semana largo.
  • Reservaré un espacio durante la semana para hacer aquellas cosas que me gustan, practicar ejercicio, relajación, ir al gimnasio, al cine a ver una película, pasear por la playa, quedar con los amigos etc.
  • Y por último, puedo solicitar la ayuda de un profesional si la situación empeora.
  • “La mejor arma contra el estrés es nuestro poder de elegir un pensamiento sobre otro”

Lourdes Ochoa de Retana

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: