ZURE ARNAS UNEAK/TU VÍA DE ESCAPE

Gero eta argiago ikusten dugu gorputza zaintzeko ezinbestekoa dela osasun mentala zaintzea, eta gero eta arduratsuagoak gara zentzu horretan. Niri, adibidez, asko gustatzen zait eskuekin gauzak egitea. Eskulanak erakargarriak zaizkit. Hamaika probatu ondoren, azkenean, nire gogokoena topatu dut: scrapbookinga, alegia, argazki-album pertsonalizatuak egitea, ebakin eta detaile askorekin (baina ez da hori bakarrik). Ez da jarduera berria; izan ere, Estatu Batuetako presidente Thomas Jefferson, bere bigarren agintaldian (1801-1809), jarduera eder honetan aritzen zen Etxe Zurian. Denborarekin, eboluzionatuz joan da, eta gaur egun koadernoak, agendak, egunerokoak, gonbidapenak eta abar egiten dira.

Zure zaletasuna zeinahi dela ere, une berezia izango da zuretzat. Atsegin duzun hori, egizu. Erdi trebea zein hasiberria izan, egizu.

Cuidar tu mente para cuidar tu cuerpo es algo que cada vez más vamos siendo conscientes y responsables en ese sentido. Ganar en calidad de vida, relajarnos o sentirnos realizados es necesario. Por eso buscamos actividades que nos aporten y nos hagan sentir bien las cuales dedicamos tiempo y espacio de nuestra vida.

En mi caso me encanta trabajar con las manos. Las manualidades me llaman. He probado unas cuantas hasta que he dado con la que realmente me encanta. Hace años ya hacía algo parecido, pero no sabía que tenía un nombre. Dejé de lado mi hobby y tras un largo tiempo he vuelto con más ganas a desarrollar mi actividad favorita. Se trata del Scrapbooking o lo que es lo mismo que un libro de recortes en el que personalizar álbumes de fotografías (no, no es solo eso). No es algo nuevo, ya el presidente estadounidense Thomas Jefferson durante su mandato en la Casa Blanca (1801-1809), practicaba esta bonita afición. Con el paso del tiempo ha ido evolucionando y hoy en día se hacen hasta cuadernos, agendas, diarios, invitaciones etc. Vamos, todo lo que quieras. La técnica no es una sola. Va desde dibujar, pintar, recortar, pegar, estampar o escribir, hasta lo que tu imaginación quiera dar forma. El resultado es algo precioso, único y te hará sentir genial ver lo que has sido capaz de llegar a hacer. Lo bueno de todo ello es que aquí la imaginación es la que manda y lo más importante, me hace sentir bien.

Sea cual sea tu hobby hará que ése sea tu momento. Si algo te gusta, hazlo. Tanto si se te da medianamente bien como si no lo has hecho nunca, hazlo. El tema es probar y ver si es para ti o no. Al final darás con ese “algo” que te enganche. Quien sabe, igual descubres una nueva actividad la cual te aporta y te hace sentir bien. Si te llama, hazlo. No te quedes con las ganas.

Me ha costado aprender a dejar lo que no me aporta. El miedo al soltar, al irte, al decir “no” es algo que debemos superar. Aprender a escucharnos es importante. Dejar atrás cosas no es malo. Lo sería seguir adelante con algo que al final te hace sentir incómodo, mal y terminará repercutiendo en tu bienestar emocional, dejando de tener “ese” sentido inicial que en su día si tenía. Hay épocas o etapas que eran necesarias para ti. Te aportaban mucho y daban respuesta a cosas que no entendías. Suele ser habitual que con el paso del tiempo ya no te guste tanto. No somos siempre la misma persona. Es inevitable ir cambiando, evolucionando por eso hay veces en las que es necesario cerrar etapas. Al final harás lo que tengas que hacer aun con mil dudas y miedo. El tiempo te dará la respuesta. Para el cambio es necesario dar el paso y si lo necesitas, hazlo. Recuerda, lo importante eres tú.

A mí me cuesta cerrar ciclos y decir adiós. Prefiero un “hasta luego” porque no sabes por donde te llevará la vida. Lo que sí sé es que seguiré con mi Scrapbooking, con mis herramientas y preciosos papeles, con mi Washi tape (cinta de papel de arroz), sellos, pinceles y acuarelas. Y mientras mis dedos me lo permitan daré forma a álbumes, agendas, separadores de libro y mil cosas más. Mañana quien sabe si lo cambie por hacer pajaritas de papel. Lo importante es hoy y poder respirar para sentirte vivo.

                                                                           Nagore Taboada

BERE ARGIA IZATEA, URTZEKO BELDURRIK IZAN GABE/ SER SU LUZ, SIN MIEDO A FUNDIRNOS

Osasun-arreta gero eta gehiago zentratzen da, ez bakarrik pazientearen esperientzian, baita familiaren eta/edo zaintzaileen esperientzian ere. Osasun-profesionalen eta zainduaren arteko elkargunea dira.

Zaintzaileak dira gaixotasunak berak eragindako nolabaiteko iluntasuna izan dezaketen pertsonen argiak. Autonomia galtzea edo laguntza behar izatea eguneroko bizitzako oinarrizko premiak betetzeko edo ordezteko zaila da asimilatzea. Norbaiti falta zaion argia ondoan izatea funtsezkoa da, baina baliteke prozesu horrek zaintzailea ere itzali ahal izatea. Horregatik, zaintzaileen eskubideez ere hitz egin behar da, barruan daramaten argia itzali ez dakien eta beren senidea edo hainbeste maitasunez zaintzen duen pertsona argitzen jarraitu ahal izan dezaten.

“Ez ahaztu, agian, itsasargia zara norbaiten ekaitzean”

Vivimos en una sociedad donde la esperanza de vida cada vez es más alta y por lo tanto, las enfermedades crónicas más prevalentes. Las enfermedades neurodegenerativas están a la orden del día, pero también las cardiovasculares o las oncológicas. Todas ellas, en algún momento del proceso terapéutico terminan necesitando a alguien al lado que les cuide y les proporcione ayuda de manera que sientan que sus necesidades físicas, sociales y afectivas están cubiertas.

Es por ello, que la atención sanitaria cada vez se centra más, no solo en la experiencia del paciente sino también de la familia y/o cuidadores y cuidadoras. Son un gran activo por su triple función: tiene un papel como informante, son proveedores de cuidados y la persona que toma decisiones importantes en la organización de la vida del paciente y su familia. Son el punto de unión entre los profesionales sanitarios y la persona cuidada.

En la legislación española, tenemos la “Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica” que manifiesta la importancia que tienen los derechos de los pacientes como eje básico de las relaciones clínico-asistenciales. Pero es necesario destacar el papel esencial de los cuidadores en estas relaciones clínico-asistenciales y que la sociedad y, por ende, los profesionales de salud entiendan que todo el proceso del cuidado informal puede acarrear graves consecuencias a nivel físico, psicológico, social, laboral y económico.

Pero… ¿qué significa ser persona cuidadora familiar?

Estas personas se pueden llegar a encargar de:

  • Las actividades de la casa: cocinar, limpiar, planchar, comprar, etc.
  • Ayudar en el transporte fuera del domicilio: acompañarle al médico, a urgencias, al hospital, etc.
  • Ayudar en el desplazamiento en el interior del domicilio cuando la enfermedad le provoca un déficit en la movilidad.
  • Ayudar en la higiene personal: peinarse, lavarse, vestirse…
  • Ayudar en la administración del dinero y los bienes.
  • Supervisión y administración en la toma de medicamentos. Observación de los efectos secundarios e interacciones.
  • Colaboración en las tareas de enfermería: movilización, dieta adecuada, cambio de pañales, curas de heridas, observación y valoración del estado del enfermo.
  • Resolución de situaciones conflictivas derivadas de la situación de enfermedad, por ejemplo, cuando el enfermo está agitado, triste, manifiesta dificultades en la comunicación, etc.

Todas estás actividades pueden tener una gran repercusión y consecuencias que alteran sobremanera la vida de una persona. Todo ello, conlleva a una adaptación al cambio de rol familiar y/o social y/o laboral que necesita ser planificado y organizado para que el proceso no termine siendo un agravamiento de la situación base. Los cuidadores/as son la luz de las personas que puedan estar pasando por cierta oscuridad derivada de la propia enfermedad. Ir perdiendo autonomía o ir necesitando ayuda para cubrir o suplir necesidades básicas de la vida diaria es difícil de asimilar. Tener a alguien al lado que de la luz que a uno le falta es esencial, pero es posible que ese proceso le pueda ir apagando también a la persona cuidadora.

Por esta razón, es necesario hablar también de los derechos de las personas cuidadoras para que no se les funda la luz que llevan dentro y puedan seguir iluminando a su familiar o a la persona que cuidan con tanto cariño. Por ello, tienen derecho a;

  1. Al autocuidado.
  2. A expresar sus sentimientos.
  3. A equivocarse.
  4. A dedicar tiempo a ellos mismas sin tener sentimientos de culpa.
  5. A experimentar sentimientos negativos por ver a su familiar enfermo.
  6. A pedir información sobre todo aquello que no comprendan.
  7. A buscar soluciones a problemas que se ajustan a sus necesidades y a las de sus familiares.
  8. A ser tratados con respeto.
  9. A ser reconocidos como miembros valiosos de la familia.
  10. A ser reconocidos como miembros valiosos de la sociedad.
  11. A poner límites a las demandas excesivas.
  12. A cuidar de su futuro.

               “No te olvides que tal vez, eres el faro en la tempestad de alguien”

                                                                            Tania Herrera

“Humaniza-akzioa” gerra-garaian/ “Humaniz-acción” en tiempos de guerra

Azken asteetako gertaerek, guztiok dakigun bezala, gerra-agertoki batean kokatzen gaituzte Ukrainan.

Gatazka armatu horren ondorioak jasaten ari diren biktima biziak milioika dira dagoeneko. Eta, orain, humanizazioa da hainbeste basakeriaren aurrean geratzen zaigun gauza bakarra.

Orain, inoiz baino gehiago, izan behar dugu eta abian jarri behar ditugu “humaniza-akzio” txikiak, norberak dituen aukeren barruan: maitasuna, enpatia, elkartasuna, eskuzabaltasuna, beroa, harrera, laguntza, errukia … Balio horiek ezin dira ez erosi ez fabrikatu, bakoitzaren barrutik bakarrik ateratzen direlako. Utzi egin behar diegu ateratzen, besterik gabe.

Los acontecimientos de las últimas semanas, nos sitúan como todos sabemos en un escenario de guerra en Ucrania. Cuando ya parecía que la pandemia que nos lleva azotando estos dos últimos años comenzaba a remitir, la guerra y su peor cara se nos presenta de inhóspito cual terrible pesadilla. Cada mañana nos desayunamos con noticias, imágenes y opiniones en todos los medios de comunicación disponibles a nuestro alcance que nos dejan perplejos cuando menos viendo tanta violencia y sin razón humanas. Europa se prepara para la recepción en sus países de una desorbitada oleada de refugiados, en su mayoría mujeres y niños. Las agencias de las Naciones Unidas afirman que 3,27 millones de personas han huido de Ucrania desde el inicio del conflicto armado ruso el pasado 24 de febrero, lo que convierte este éxodo en la crisis de refugiados más rápida desde que el Alto Comisionado Naciones Unidas Refugiados (ACNUR) empezó a realizar sus primeros registros, en 1950.

La Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados hace referencia al refugiado como aquel que “(…) debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad”.

La Ley de Asilo 16/2003, en su art. 47 hace una especial mención a los menores al afirmar: “Los menores que hayan sido víctimas de conflictos armados recibirán la asistencia sanitaria y psicológica adecuada y la asistencia cualificada que precisen”. Y también en el art. 36 f de dicha Ley cuando garantiza a los menores refugiados: “(…) el acceso a la educación, a la asistencia sanitaria, a la vivienda, a la asistencia social y servicios sociales, a la seguridad social y a los programas de integración…”.

Dada la situación de éxodo masivo de refugiados procedentes de Ucrania ante la que nos encontramos, la Comunidad Europea ha decidido aplicar la Directiva 2001/55/CE, la cual otorga “protección temporal en caso de desplazamientos masivos por motivos de guerra, violencia o violaciones de los derechos humanos”. Esto garantiza al menos, la entrada en los países de la Unión Europea de refugiados sin límite en número.

El pasado 10 de marzo el Gobierno Vasco ha publicado el Primer Plan de Contingencia de Euskadi para la acogida de personas desplazadas por causa de la invasión de Ucrania. Es importante resaltar el carácter ético de este Plan, que hace referencia a su vez al Plan Social Vasco para la Migración suscrito el 30 de noviembre de 2019, en el cual el principio ético predominante es: “ofrecer lo que necesitaríamos recibir”. Y es aquí donde se aboga al valor de la solidaridad individual y colectiva, de ofrecer aquello que nos gustaría que nos diesen, tratar como nos gustaría que nos tratasen a nosotros.

No hay espacio para la diáspora, la política ni sus opiniones ante una situación de este calado social. Las víctimas vivas que están sufriendo las consecuencias de este conflicto armado se cuentan ya por millones. Y es ahora cuando la humanización es lo único que nos queda ante tanta barbarie. En Euskadi, al igual que en otras Comunidades Autónomas, las medidas de solidaridad no se han hecho esperar en forma de aportaciones de todo tipo: alimentos, ropa de abrigo, material sanitario, medicamentos, etc. Los niños y niñas ucranios, que desde hace años acuden a pasar sus veranos en el seno de familias vascas que de forma totalmente altruista los acogen para mejorar su salud y calidad de vida al menos de manera temporal, han sido las primeras en contactar con ellos para acogerlos sin reservas, así como muchos otros ofrecimientos por parte de familias anónimas dispuestas a ofrecerse como familias de acogida. Las secuelas psicológicas infantiles derivadas de una guerra son devastadoras. Las fracturas de los núcleos familiares, las pérdidas, los duelos no llorados por falta de tiempo cuando solo se piensa en la huida y ponerse a salvo.

Esto promete ser una carrera de fondo en la que la meta queda aún muy lejos. Las acciones humanitarias necesitarán de un gran esfuerzo por parte de todos, y se alargarán en el tiempo. Ahora más que nunca debemos ser y poner en marcha pequeñas “humaniz-acciones”, cada uno dentro de sus posibilidades. No corren buenos tiempos, pero desde luego no podemos ni debemos mirar hacia otro lado. El cariño, la empatía, la solidaridad, la generosidad, el calor, la acogida, el acompañamiento, la compasión…. Esos valores no se pueden comprar ni fabricar, porque salen solo del interior de cada uno. Solo hay que dejar que fluyan.

Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo; juntos podemos hacer grandes cosas” (Madre Teresa de Calcuta)

Izaskun Antúnez

Ikuspegi komunitarioa/ Perspectiva comunitaria

 “Osasun komunitarioa gizabanakoen eta taldeen osasunaren adierazpen kolektiboa da komunitate jakin batean. Ezaugarri pertsonalen eta familiarren interakzioak, ingurune sozial, kultural eta fisikoak, osasun-zerbitzuek eta faktore sozial eta politikoen eta globalizazioaren eraginek baldintzatzen dute.

Ziur nago askotan entzun duzuela «osasunaren sustapena» terminoa, hau da, norbanakoari eta komunitateei osasuna hobetzeko eta determinatzaileen gainean kontrol handiagoa izateko behar dituzten baliabideak ematea.

Baina, entzun al duzue zer edo zer “parte hartze komunitarioa osasunean” kontzeptuari buruz?

Osasunerako aktiboez ari bagara, badakizue zer esan nahi duen?

Eta… aktiboen mapa bat?

Gure ustez Paziente Bizia-Paciente Activo programa, osasunerako “aktibo” bat da?

«La salud comunitaria es la expresión colectiva de la salud de individuos y grupos en una comunidad definida. Viene determinada por la interacción de características personales y familiares, por el entorno social, cultural y físico, así como por los servicios de salud y por la influencia de factores sociales, políticos y de globalización».

Estoy segura que muchas veces habéis oído hablar del término “Promoción de la salud”, hace referencia a proporcionar al individuo y las comunidades de los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre sus determinantes.

Pero, ¿habéis oído hablar del concepto “participación comunitaria en salud”?

La participación comunitaria es un término que aparece en la Conferencia Internacional de Alma Ata de 1978, y se define como «El proceso en virtud del cual los individuos y familia asumen responsabilidades en cuanto a su salud y bienestar propio y los de la colectividad y mejoran la capacidad de contribuir a su propio desarrollo y el comunitario. Llegar a conocer mejor su propia situación y a encontrar incentivos para resolver sus problemas comunes. Esto les permite ser agentes de su propio desarrollo, en vez de ser beneficiarios pasivos de la ayuda al desarrollo». Es el proceso de involucrar a la comunidad en las decisiones que le afectan, instrumento necesario para mejorar la salud de la población.

La participación comunitaria es un elemento clave en la promoción de la salud. Para que se dé una participación real, lo ideal es que la comunidad sea parte activa y protagonista de todo el proceso comunitario en todas sus fases, desde el diseño y análisis de la situación hasta la puesta en marcha y su evaluación.

Si hablamos de activos para la salud, ¿sabéis a que se refiere?

Se entiende por un activo para la salud, cualquier recurso que potencie la capacidad de individuos y comunidades para mantener la salud y el bienestar. Recursos que pueden actuar a nivel individual, familiar o comunitario, fortaleciendo la habilidad de las personas o grupos para mantener o mejorar la salud.

Y… ¿un mapa de activos?

Muchos de los activos clave para generar salud los encontramos en los contextos sociales de la vida de las personas. Si vamos a realizar un mapa de activos es necesario localizar y representar gráficamente los elementos positivos de la comunidad, es decir aquellos que «mejoran la habilidad de individuos, grupos, comunidades, poblaciones, sistemas sociales y/o instituciones para mantener y sostener la salud y el bienestar y ayudar a reducir las inequidades en salud».

En la confección de un mapa de activos de una comunidad, las administraciones y los recursos técnicos descubren aquellos factores positivos de su comunidad y comienzan a tejer una red de relaciones y apoyos mutuos, pudiendo ayudar a generar proyectos que mejoren la calidad de vida de la población.

Los activos para la salud los podemos categorizar en 6 niveles:

  1. Activos de los individuos: Todo lo que las personas pueden aportar, sus habilidades, conocimientos, tiempo, etc.
  2. Activos de las asociaciones: Organizaciones comunitarias formales, grupos de autoayuda, voluntariado, y redes donde las personas se reúnen y constituyen puntos de encuentro para la comunidad.
  3. Activos de las organizaciones: Servicios que proporcionan las organizaciones a nivel local (servicios del ayuntamiento, servicios sociales, centros educativos, sanitarios, etc.)
  4. Activos físicos: Espacios verdes, los edificios, las calles, los mercados, los transportes, etc.
  5. Activos económicos: Los negocios, las empresas y los comercios locales.
  6. Activos culturales: Talentos locales para la música, teatro, arte, etc.

¿Entendemos el programa Paziente Bizia-Paciente Activo, cómo un “activo para la salud?

                                                                                            Lourdes Ochoa de Retana

NIRE ESPERIENTZIA PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO PROGRAMAN/ MI EXPERIENCIA EN PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO 

PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO programaren blogaren barruan atal berri bat estreinatzen dugu, eta honela deituko dugu: “NIRE ESPERIENTZIA PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO PROGRAMAN”. Interesgarria irudituko zaizuela espero dugu.

Gaur, barre eta ausarta den gazte batek emango dio hasiera atal honi.  21 urte ditu. Kontatu digunez, Paziente Bizia-Paciente Activo programa ezagutu zuen, gaur egun ikasten ari den Euskal Herriko Unibertsitateko praktika-zerrenden bidez. Argi eta garbi dio antzeko egoeran dauden beste pertsona batzuk ere programaren onuradun izan daitezkeela; izan ere, arestian aipatutakoaz gain, parte-hartzaile bakoitzari gogorarazten dio “norbera zaindu behar dela eta aldaketa norberaren esku dagoela”.

Estrenamos nueva sección en el blog del programa PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO, la vamos a llamar: ¡MI EXPERIENCIA EN PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO”!

Esperamos sea de vuestro interés.

Hoy inaugura este apartado una joven risueña, intrépida y atrevida. Tiene 21 años. Nos cuenta que conoció el programa Paziente Bizia-Paciente Activo a través de las listas de prácticas de la Universidad del País Vasco, donde cursa estudios de psicología en la actualidad. Reconoce que el programa no es muy popular entre las personas de su edad o compañeros y compañeras de estudios y/o amigos y amigas, sin embargo, tiene muy claro que sería de gran utilidad para todos ellos porque concretamente en su grado, no se profundiza en la alimentación, algo imprescindible en nuestro día a día.

Tiene claro que en el programa a través de los diferentes talleres que se ofertan y en las distintas modalidades, se trabaja el autocuidado y la autogestión, aprendiendo en todos ellos a tener una actitud activa ante la situación de cada uno, ya sea de salud o conviviendo con la enfermedad en primera persona o como cuidador.

Nuestra invitada, intenta comer sano, moverse, beber agua y descansar todo lo que puede para mantener o mejorar su estado de salud. Asimismo, cuida especialmente su alimentación, de la que prescinde especialmente del gluten, debido a que hace 4 años cuando tenía 17, le diagnosticaron celiaquía.

Nos cuenta que el diagnóstico ha condicionado su vida. Le limita en parte socialmente, aunque no le impide ir a desayunar, comer o cenar con sus amigos, con lo que disfruta. Nos dice también que le “raya” un poco la preocupación de tener dolor físico provocado por la enfermedad, pudiendo influir este incluso a nivel emocional.

Está participando en la actualidad en diferentes talleres del programa, la idea es conocerlo desde dentro. En sus propias palabras, la experiencia “está siendo muy buena”, ahora bien, tiene muy claro, que el taller que más le está aportando es el de «Cuidando mi bienestar emocional”, muy relacionado con el grado de psicología que está a punto de finalizar, porque considera que es muy necesario para tener una adecuada y buena salud emocional.

Afirma con rotundidad que otras personas en situación similar a ella, se podrían beneficiar del programa, porque además de lo comentado anteriormente, ayuda a recordar a cada uno de los participantes que “tienes que cuidarte y que el cambio está en tus manos”.

                    “ESTA ES MI EXPERIENCIA EN PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO”

NIK ERE TXERTOA JARRI DUT/ YO TAMBIÉN ME HE VACUNADO

Bai, nik ere hemen adierazi nahi dut txertoa jarri didatela, errefortzu-dosia eman didate eta berriz emango nituzkela behar ditudan guztiak, bi arrazoi nagusirengatik. Lehenengoa arrazoi egoista bat da; izan ere, gaixo kronikoa naiz, eta, beraz, konplikazioak izateko arrisku erantsia daukat COVID-19a hartzen badut. Eta bigarrena, berriz, solidarioa edo erantzunkidea dena, horrekin beste pertsona batzuei laguntzen diedalako bizitzea tokatzen zaigun pandemiaren eragina jasateko arrisku txikiagoa izan dezaten.

Herritarren sektore batek zalantzak ditu txertoa emateari eta haren oroitzapen-dosiei buruz, eta hori zentzuzkoa da, eta hemen ez naiz pertsona horiek kritikatzera etortzen, baizik eta agian pertsona horiei beren zalantzak argitzen eta beren erabakia hobeto definitzen lagunduko dien informazioren bat ematen saiatzera.

Erabakiren bat hartzeko edo, besterik gabe, lasaiago geratzeko laguntza eman badizu, balio izango du.

Sí, yo también quiero compartir aquí que me he vacunado, me he dado la dosis de refuerzo y me volvería a dar las que fuesen necesarias por dos razones principales. Una primera, egoísta, soy un enfermo crónico y por lo tanto tengo un riesgo añadido de complicaciones si soy contagiado de COVID-19. Y una segunda, que es de carácter solidario o corresponsable, con ello ayudo a que otras personas tengan menos riesgo de ser afectadas por esta pandemia que nos está tocando vivir.

Hay un sector de la población que tiene dudas ante la administración de la vacuna y sus dosis de recuerdo, lo que es razonable y no vengo aquí a criticar a esas personas, sino a tratar de dar alguna información que quizá ayude a esas personas a clarificar sus dudas y definir mejor su decisión.

Existe una prevención en este sector ante los sistemas de la ciencia y de los expertos en su relación con la política. La política se ha ido erosionando, sobre todo en países con una fuerte polarización, como España, y se han abierto discusiones sobre conceptos técnicos, médicos, transmitiendo a la ciudadanía poca claridad. Una confrontación de puntos de vista donde se mezcla la política y la ciencia.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE VACUNARSE?

Las vacunas salvan millones de vidas cada año y la vacuna contra la COVID-19 podría salvar la tuya. Las vacunas contra la COVID-19 son seguras y eficaces, y proporcionan una protección eficaz contra las enfermedades graves y la muerte. La OMS informa de que las personas no vacunadas tienen un riesgo de morir a causa de la COVID-19 al menos 10 veces mayor que las personas vacunadas. También hay pruebas de que estar vacunado puede ayudar a evitar que se propague el virus, por lo que la vacunación protege a las personas que te rodean.

Es importante que te vacunes cuando sea tu turno, incluso si ya has tenido COVID-19. Las vacunas ofrecen una protección más fiable que la inmunidad natural. Vacunarse es una forma más segura de desarrollar inmunidad frente a la COVID-19 que infectarse.

Las vacunas protegen a la mayoría de las personas contra la enfermedad, pero ninguna vacuna es 100% eficaz. Aunque es raro, después de la vacunación algunas personas seguirán enfermándose de COVID-19 o transmitirán el virus a otras personas.

Por lo tanto, es importante seguir practicando las precauciones de seguridad para protegerse a uno mismo y a los demás, como evitar los espacios con mucha gente, distanciarse físicamente, lavarse las manos y llevar mascarilla.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS VACUNAS PARA LA COVID-19?

Las vacunas actúan mediante la simulación de los agentes infecciosos –virus, bacterias u otros microorganismos– que pueden causar una enfermedad. Esto “enseña” a nuestro sistema inmunitario a generar una respuesta rápida y eficaz frente al patógeno.

Las vacunas tradicionales hacían esto introduciendo una forma atenuada de un agente infeccioso para que nuestro sistema inmunitario generara una memoria. De este modo, nuestro sistema inmunitario puede detectar y combatir el patógeno rápidamente antes de que actúe. Algunas de las vacunas para la COVID-19 se han diseñado así.

Otras vacunas contra la COVID-19 se han preparado aplicando nuevos métodos; son las que se conocen como vacunas de ARN mensajero o ARNm. Estas vacunas de ARNm, en lugar de introducir antígenos (una sustancia que hace que el sistema inmunitario produzca anticuerpos), introducen en nuestro cuerpo el código genético necesario para que el sistema inmunitario produzca el antígeno por sí mismo. La tecnología de las vacunas de ARNm se ha estudiado durante varias décadas. No contienen ningún virus vivo y no interfieren con el ADN humano.

¿SON SEGURAS LAS VACUNAS CONTRA LA COVID-19?

Sí, aunque las vacunas contra la COVID-19 se están produciendo con la mayor rapidez posible, deben pasar por pruebas rigurosas en los ensayos clínicos para demostrar que cumplen los criterios internacionales de referencia sobre seguridad y eficacia. Las vacunas solo pueden recibir la validación de la OMS y de los organismos normativos del país si satisfacen estas normas.

¿POR QUÉ LAS VACUNAS CONTRA LA COVID-19 SE HAN ELABORADO TAN RÁPIDO?

Los científicos pudieron desarrollar vacunas seguras y eficaces en un periodo de tiempo relativamente corto gracias a una combinación de factores que les permitió ampliar la investigación y la producción sin comprometer la seguridad:

Debido a la pandemia, la muestra a estudiar era mayor y además se presentaron decenas de miles de voluntarios.

Los avances tecnológicos (como las vacunas de ARNm) son el resultado de años de trabajo y preparación.

Los gobiernos y otros organismos se unieron a fin de eliminar los obstáculos a la financiación para la investigación y el desarrollo.

La fabricación de las vacunas se realizó en paralelo a los ensayos clínicos para acelerar la producción.

Aunque se desarrollaron rápidamente, todas las vacunas contra la COVID-19 aprobadas para su uso por la OMS son seguras y eficaces.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LAS VACUNAS CONTRA LA COVID-19?

Las vacunas están diseñadas para proporcionar inmunidad sin los peligros de contraer la enfermedad. Aunque la adquisición de la inmunidad puede producirse normalmente sin efectos secundarios, también es frecuente que se produzcan algunos efectos secundarios leves o moderados que desaparecen por sí solos al cabo de unos días.

Algunos de los efectos secundarios leves o moderados que podrías sufrir tras la vacunación son:

  • Dolor en el brazo en el lugar de la inyección.
  • Fiebre leve.
  • Fatiga.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores musculares o en las articulaciones.
  • Escalofríos.
  • Diarrea.

Los efectos secundarios se pueden combatir descansando, bebiendo mucha agua y tomando medicamentos para controlar el dolor y la fiebre, si es necesario.

Si los síntomas persisten durante más de unos días, puedes consultar a un profesional sanitario para que te aconseje. Es muy raro que se produzcan efectos secundarios más graves, pero si sufres una reacción más severa, ponte en contacto inmediatamente.

He tratado de despejar algunas dudas que generalmente se plantean, pero hay muchas más y es bueno informarse y preguntar, pero siempre tratando de acudir a fuentes seguras y de confianza. Si te ha servido de ayuda para tomar alguna decisión o simplemente para quedarte más tranquil@ habrá valido la pena.

                                                               Jose Cepero

ELIKAGAIEN KONTSERBAZIOA/ CONSERVACIÓN DE ALIMENTOS

Elikagai gehienak fresko kontsumitzea da horiek hartzeko modurik onena, bai nutrizioaren ikuspegitik, bai ikuspegi organoleptikotik, hau da, bildu eta berehala hartzea.

Gizakiak, antzinatik, elikagaien bizitza baliagarria luzatzeko modua bilatu du, bere beharren arabera eduki ahal izateko, baita bere denboraldi naturaletik kanpo ere.

Askok uste dute elikagaiak prestatzeko moduak direla, hala nola marinatuak, ketuak, eskabetxeak edo gazituak, baina gure arbasoek erabiltzen zituzten kontserbazio-teknikak baino ez dira, eta jarraian zehaztuko ditugu.

La mejor forma de consumir la mayoría de los alimentos tanto desde el punto de vista nutricional como organoléptico es en estado fresco, es decir inmediatamente después de ser recolectados.

El hombre desde la antigüedad ha buscado la manera de alargar la vida útil de los alimentos para poder disponer de ellos según sus necesidades incluso fuera de su temporada natural.

Lo que muchos piensan que son formas de cocinar los alimentos como los marinados, ahumados, escabeches o salazón no son más que técnicas de conservación que ya nuestros antepasados utilizaban y que a continuación detallamos.

El marinado consiste en una mezcla de especias y hierbas aromáticas junto con vino y algún licor o destilado donde se introduce una pieza de carne o de pescado dejando macerar durante unas horas.

En el escabeche el producto a conservar crudo, cocido o frito se somete a la acción del vinagre, de vino con sal   pudiendo añadir o no otros condimentos.

El adobo se usa tanto para carnes como para pescados y para realizarlo se necesita especias, sal, aceite y vinagre o vino que se añade al producto a conservar.

El ahumado consiste en someter al alimento a la acción de los productos procedentes de la combustión incompleta de maderas como el roble pudiendo mezclarse también con hierbas aromáticas.

La salazón es la deshidratación parcial de los alimentos introduciéndolos en grandes cantidades de sal que produce el refuerzo del sabor del producto e impide el crecimiento de   ciertas bacterias.

La desecación, en cambio, consiste en la reducción del contenido de agua de los alimentos utilizando las condiciones ambientales naturales, como el sol o el aire.

Además de estos métodos tradicionales para la conservación de alimentos también se usan métodos físicos como el frio o el calor.

El calor puede destruir la mayoría de los gérmenes presentes en los alimentos incluso sus formas más resistentes llamadas esporas, según la temperatura empleada para ello.

Entre los métodos de conservación que utiliza el calor el más conocido puede ser la PASTEURIZACIÓN que somete al alimento a temperaturas de entre 62º a 85ºC durante periodos cortos de tiempo, para aumentar su vida media, pero sin afectar a sus nutrientes ni modificar las características que provoca el producto en nuestros sentidos.

También  utiliza el calor en la conservación de alimentos como por ejemplo  la leche con técnicas como la UPERIZACION (temperaturas de 150ºC inyectando vapor de agua), UHT (temperatura de 135ºC durante un segundo) o ESTERILIZACION (temperaturas de 110º-118º C durante 40 minutos) estas técnicas  que utilizan temperaturas mayores a 100ºC pueden llevar a producir más cambios en el aspecto  de los alimentos o incluso a perder cierta cantidad de nutrientes que se llegan a desnaturalizar por el calor como  algunas  vitaminas hidrosolubles presentes en su forma natural, por lo que nadie se debe extrañar de que la leche esterilizada tenga un color más amarillento o un ligero sabor a tostado además de requerir maquinaria industrial especializada para poder realizar estas técnicas de conservación.

Otro método físico de conservación de alimentos es el frio el cual lo utilizamos comúnmente en los domicilios mediante los frigoríficos-congeladores con los que refrigeramos o congelamos los alimentos en función de la temperatura que utilicemos. A favor del frio debemos comentar que él mismo no cocina el alimento y mantiene su esencia si bien para poder consumir un alimento congelado en las mejores condiciones posibles tanto desde el punto de vista nutricional como organoléptico se recomienda bien comprarlo ya congelado (el proceso de ultra congelación es más rápido y en la industria se congela  cada producto a su temperatura adecuada pudiendo ir desde los 0º hasta-45), realizándolo con envases o bolsas adecuadas para ello ,  además hay que respetar  los tiempos de congelación (a modo de orientación  carne vacuna y hortalizas 12meses, pollo y caza 10 meses, carne picada 2 meses, pan y marisco 3 meses), y descongelándolos sin cambios bruscos de temperatura  cumpliendo la norma de nunca congelar un alimento que ya haya sido congelado previamente.

Y, por último, dentro de estos tratamientos, se encuentra la liofilización, que emplea congelación y sublimación. Con maquinaria especial se elimina el agua de un alimento congelado aplicando sistemas de vacío. El hielo, al vacío y a temperatura menor a -30 grados, va del estado sólido al gaseoso sin pasar por el estado líquido. Es la técnica que menos afecta al valor nutricional del alimento y mantiene el sabor y la apariencia del producto durante largos periodos de tiempo. El principal inconveniente de esta técnica es su elevado coste, por lo que generalmente solo se aplica a ciertos alimentos como el café o descafeinados solubles (granulados), al huevo, concentrados, purés y productos específicos como pueden ser las leches infantiles.

Espero que a partir de ahora conservemos mejor los alimentos y sobretodo entendamos porque los consumimos de diferente manera.

                                                                                    Irene Duo

ETA NIRE GAIXOTASUN KRONIKOAREN KUDEATZAILE BIHURTUKO NINTZEN (II)/ Y ME CONVERTI EN EL GESTOR DE MI PROPIA ENFERMEDAD CRONICA (II) 

Lana amaitu eta etxera itzultzean, beste fenomeno bat agertu zen, pandemia.

Hainbeste orduz ezer egin gabe eta eserita egon ondoren, faktura pasatu zidan, eta ezkerreko bikian tronbo sakon bat sortu zen sintomarik gabe, eta hura askatu egin zen, aldebiko biriketako tronboenbolia eraginez. Zazpi hilabeteko baja, zerbait kaltetuta geratzearen beldur.

Beste lau hilabetez kanpoan lan egiteko proposamen berria, pandemia betean, astelehenetik ostiralera hotel batean, eta asteburuetan etxera bueltatzea. Horixe egokitu zaigu guztioi, pandemia sufritzea.

Korrika hasten naizen hirugarren aldia, zerotik hasi behar berriz ere, eta orain jarduera fisikoa berriz ere ohitura bihurtu behar, Paziente Bizia-Paziente Activoren tailerretan erakutsi ziguten bezala.

Bizitza ez da lerro jarraitua, puntak eta haranak ditu, igotzea tokatzen zaigu eta baita jaistea ere, azken finean… berritzea egokitzen zaigu.

Al terminar el trabajo y volver a casa, apareció un nuevo fenómeno, la pandemia. Confinamiento y teletrabajo, mi especialidad, y volví a otro proyecto de otros cuatro meses, pero trabajando en la distancia, todo el día sentado al ordenador por las mañanas, de lunes a viernes. Las tardes me quedaban libres, pero el calendario estaba disponible y por las tardes realizaba más trabajo en la distancia. Mañana y tarde, hasta que mi cuerpo se rompió.

Tantas horas de inactividad y sentado me pasaron factura, se formó un trombo profundo en el gemelo izquierdo sin síntomas y éste se desprendió, provocando una tromboembolia pulmonar bilateral. Estaba dando clase o hablando por teléfono y me quedaba sin aire.

Pensaron que era el Covid-19 y me mandaron a urgencias, afortunadamente descartaron el coronavirus, pero detectaron el problema: el TEP. Tratamiento con Heparina en un primer momento y Sintrom posteriormente. Siete meses de baja con el miedo permanente a que algo hubiera quedado dañado.

Pruebas y más pruebas y todo ello bajo la permanente amenaza del coronavirus. Finalmente, las pruebas dieron resultados positivos y parece que no quedan secuelas. Podemos empezar a trabajar en 2021. Nueva propuesta de trabajar fuera otros cuatro meses, en plena pandemia, de lunes a viernes en un hotel y vuelta el fin de semana a casa.

Un viernes, al llegar a casa a las 22:30 h. llega la noticia, mi hijo ha dado positivo, se va a aislar en casa, media vuelta y al hotel de nuevo durante dos semanas sin ver a mi familia. Es lo que nos ha tocado a todas las personas, sufrir la pandemia.

Vienen las vacunaciones y las diferentes olas, parece que esto nunca va a acabar. Ahora toca volver a empezar antes de que la diabetes evolucione a peor, hay que volver a retomar el ejercicio físico.

Me pongo una fecha de comienzo: 1 de enero de 2022. El mismo día de año nuevo empiezo de nuevo a correr. Bueno, correr, correr, trotar y no seguido, empiezo a hacer lo que llaman «CaCos», es decir, CAminar – COrrer. De manera progresiva, aumentando el tiempo de correr y alternando con caminar entre las secuencias.

Ha pasado ya un mes, las sesiones son de entre 30 y 45 minutos, y en estos momentos estoy con tandas de 13 corriendo, 1 andando y otra de 14 corriendo y otra de 1 andando. Según mi plantificación estoy en un nivel 7 sobre 10 de mi primer objetivo, correr 30 minutos seguidos.

La tercera vez que me pongo a correr, vuelta a empezar desde cero, ahora toca de nuevo volver a convertir la actividad física en un hábito como nos enseñaron en los talleres de Paziente Bizia-Paciente Activo.

A ver si consigo que el trabajo no me influya y no tengo que hablar de una cuarta vez de empezar a correr.

De momento, me he marcado objetivos, el primero a tiro de piedra, correr 30 minutos seguidos. Luego 5 km, luego 60 minutos, luego 10 km y esto sería un objetivo excelente, correr este año la HerriKrosa de nuevo si la pandemia nos deja, si no, hacerla de manera virtual (yo solo).

La vida no es una línea continua, son picos y valles, toca subir, toca bajar, toca renovarse … 

                                                                                        Venan Llona

ETA NIRE GAIXOTASUN KRONIKOAREN KUDEATZAILE BIHURTUKO NINTZEN (I) /ME CONVERTI EN EL GESTOR DE MI PROPIA ENFERMEDAD CRONICA (I) 

Lehenengo aldiz abisatu zidatenean etorkizunean 2. motako diabetesa izateko aukera nuela, pilak jarri nituen ariketarekin, emazteak belarrietatik gimnasiora eraman ninduen eta indar handiz hasi nintzen. Azkenean, spinning-a egiten ari nintzen gym-ean, korrika (nire abiaduran, batez ere trostan ibiliz), bizikletaz irteten eta igeri egiten, triatleta baten antzera sentitzen nintzen.

Lan berezia egiteko aukera iritsi zitzaidan, eta horrek dedikazio eta intentsitate handia ekarri zidan, eta horretan murgildu nintzen. Nire 2. motako diabetesak agerraldia egin zuen eta medikazioarekin hasi nintzen ohiko tratamenduaren bidez (ahoko metformina).

Paziente Bizia-Paziente Activo plataformaren tailerretara joan nintzen eta neure gaixotasun kronikoaren kudeatzaile izaten hasi nintzen. Berriz hasi nintzen ibiltzen, baina gehiago eskatzen nion nire buruari, eta, orduan, bigarren aldiz nire bizitzan, berriz ere korrika egiten hasi nintzen. Jada lortu nuen ohiko herri-lasterketak egitea, orain gauzak serio jartzen hasi ziren, eta hurrengo mugarria 16 km-ko Santurtzi-Bilbo izan zen, eta lortu nuen egitea. Niretzat balentria bat izan zen…

Cuando me avisaron la primera vez de mi posible evolución hacia una futura diabetes tipo 2, me puse las pilas con el ejercicio, mi mujer me llevó de las orejas hasta el gimnasio y empecé con mucha fuerza, progresivamente. Primero en la bicicleta estática, luego en la cinta caminando, luego me animé a una máquina que llamaban elíptica y di el salto a la bicicleta de spinning. Esto me animó y empecé a participar en clases colectivas de spinning haciendo un montón de amigos que me animaban y que me motivaban en mi esfuerzo.

Un día le pregunté al monitor a ver si pasaba algo si intentaba correr (trotar) en la cinta, y si estaba atento por si me pasaba algo. No pasó nada, me sentí respaldado y protegido, lo intenté y funcionó. Me enseñó a ponerlo muy suave y a estar poco a poco, poca velocidad y poco tiempo, cambiando entre caminar y trotar.

Esto me fue animando y un día decidí salir a trotar en la calle. No tenía nada que ver, el peso el impacto contra el suelo, pero poco a poco empecé a hacerlo.

Me compré unas zapatillas especialmente amortiguadas para no causar daños en mis articulaciones y fui poco a poco haciendo tiradas más largas. A la vez, salía con un amigo que hice en el gimnasio con la bici a hacer carretera juntos, hicimos unas cuantas salidas. Entre los dos nos motivábamos.

También era el tiempo en el que llevaba a mi hijo a la piscina a los cursillos de natación, pues en vez de estar sentado junto a la piscina esperando durante el cursillo, me metí al agua y empecé a hacer largos.

Al final, estaba haciendo spinning en el gym, corriendo (a mi velocidad más bien trotando), saliendo en bicicleta de carretera y nadando, me sentía como un triatleta.

Mis analíticas volvieron a niveles normales, ni atisbo de una posible diabetes.

Llegó una oportunidad de trabajo especial, que me supuso mucha dedicación e intensidad y me volqué en ello, resultado, mis esfuerzos en la actividad física se transformaron en esfuerzos mentales en mi trabajo y consecuentemente, mis previsiones anticipadas por el endocrino se hicieron realidad. Mi diabetes tipo 2 se manifestó y comenzó la medicación mediante el tratamiento habitual, metformina oral.

Acudí a los talleres de Paziente Bizia-Paciente Activo y me convertí en el gestor de mi propia enfermedad crónica. Empecé de nuevo a andar, pero me pedía más, con lo que, por segunda vez en mi vida, comencé a correr de nuevo. La vez anterior había conseguido hacer por primera vez en mi vida una carrera de 10 km, la HerriKrosa en Bilbao. Ahora el objetivo era poco a poco volver a adquirir el nivel necesario y a su vez notar la mejoría en mis analíticas.

Cuando ya tuve un poco de fondo físico y estadio cardiovascular suficiente, me apunté a un grupo de Running del Ayuntamiento y empezaron mis actividades de running en grupo. Estuve una temporada completa con el grupo del Ayuntamiento donde hice mis primeras amigas (siguen siéndolo ahora). Yo era el último siempre del pelotón, pero a mi ritmo, insistía y seguía.

Al terminar la temporada se creó un nuevo grupo esta vez diferente de el del Ayuntamiento y me apunté a él. Hable de ello con mi prima que quería hacer algo y no se atrevía porque tenía miedo al asma y nos apuntamos juntos. Disfrutamos de un nuevo grupo en el que de nuevo yo era la cola del pelotón, pero siempre seguíamos e insistíamos e hicimos otro grupo estable y cohesionado. Este grupo también terminó y decidimos mi prima y yo apuntarnos a un nuevo grupo recientemente creado liderado por un entrenador profesional de running.

Empezamos en verano, de madrugada, entrenando en la fresca antes de ir a trabajar, fue una gran experiencia. Al llegar septiembre, cambiamos el grupo y empezamos a entrenar por las tardes, después del trabajo, que nos venía mejor, pero seguimos.

Las carreras populares de 10 km se iban sucediendo y allí coincidía con todos los amigos que llevaba haciendo desde que empecé. Cada una va a su ritmo, vamos juntas al evento, nos preparamos, corremos, nos ayudamos, tiramos unas de otras, hay una amistad y cohesión y la satisfacción de llegar a meta y cumplir con nuestra ilusión, sufrir si no nos encontramos bien, volar en el éxtasis cuando superas tu marca y crees flotar sobre el asfalto.

Ya había conseguido hacer las carreras populares habituales, ahora ya las cosas se empezaban a poner serias, el siguiente hito fue la Santurtzi-Bilbao, de 16 km y conseguí hacerlo. Para mí fue una proeza y cayó una de las «míticas para mí».

El siguiente objetivo ya estaba en el punto de mira, una media maratón. Los 21 km son algo serio, muy serio y la preparación fue acorde. Lo importante no es hacerla, sino disfrutar preparándola y mejor en compañía. Organizamos en el grupo una «primera vez» para unos cuantos de nosotros y nos fuimos a estrenarnos en la Rock&Roll Maratón de Madrid. Allí, en pleno Paseo del Pardo conseguí realizar mi primera «Media» fue un momento increíble.

Después fui participando en otras «medias» hasta que llegó la culminación con otra mítica, «La Behobia». No llega a 21 km, pero es como una media con esteroides y una de las pruebas populares más queridas de nuestro entorno. La preparamos, la organizamos y una vez más, fue la primera para unas cuantas personas del grupo, fletamos un autobús, fuimos, corrimos y volvimos juntos con una comida en una cervecera celebrando la experiencia. Era un momento agridulce, la experiencia fue única, pero las cosas en el trabajo no iban bien. El 21 de diciembre de 2018 tuve que dejar la empresa en la que había trabajado los últimos 30 años. Tu mundo se desmorona, toca reinventarse, hasta verano finalizando los proyectos que llevaba entre manos, pero ahora como autónomo, y a partir de verano en un nuevo proyecto empresarial que creamos mi socio y yo.

A finales de 2019, una nueva oportunidad de afianzar la apuesta de la nueva empresa en una nueva especialidad laboral, pero conllevaba estar cuatro meses en una ciudad a 100 km de la mía. De lunes a viernes en un hotel, el fin de semana en casa. Aunque mi intención era seguir manteniendo un nivel de actividad, el nuevo trabajo no me dejaba muchas fuerzas para lo «físico», que se convirtió en una segunda prioridad de nuevo.

Al terminar el trabajo y volver a casa, apareció un nuevo fenómeno, la pandemia. Continuará…

Venan Llona

OTSAILAREN 4A, IKUSGARRITASUNA EMATEKO EGUNA /4 DE FEBRERO DÍA PARA DAR VISIBILIDAD

Otsailaren 4a Minbiziaren Nazioarteko Eguna da. Gaur ez naiz etorriko bertigoa ematen duten eta denborak aurrera egin ahala ahazten ditugun estatistikei eta zifren ehunekoei buruz hitz egitera. Gaur kontatuko dizuet nola erabakitzen dugun minbizi bat bizitzea eta errealitatea zein den, apaindu gabe.

Ez da gauza bera gainditzen den minbizi bat, 5 urtetan libre egoten utziko zaituena, egunen batean berriz ere itzultzeko beldurrarekin bizi behar izan arren, gainditu ondoren bizitza mugatzen dizuten ondorio gogorrekin geratuta ere, edo ikerketarik eta askoz ere tratamendu gutxiago dituen minbizi arraro bat izatea, edo sendabiderik ez duen nirea bezalako minbizi metastasikoa izatea, ez dago kronifikatuta eta biziraupena egun batetik bestera doa, zure gorputzak jasaten duen arte.

Irribarre triste batekin idazten ditut lerro hauek, egun batean “Minbiziaren Amaieraren Eguna” iritsiko delako sentimendu sendoarekin.

Este 4 de febrero es el Día Internacional del Cáncer. Hoy no os vengo a hablar de estadísticas ni porcentajes de cifras que dan vértigo y que con el tiempo olvidamos. Hoy os voy a contar como decidimos vivir un cáncer y sobre la realidad sin adornar. Vivir con un cáncer no es fácil y cada cual lo hace como buenamente puede que no es poco. Cánceres hay tantos y tan diferentes que, aunque nos una un común denominador en lo que a fuerza y necesidad de superación se refiere, la manera de vivirlo, de sentirlo y compartirlo varía en función del tipo de cáncer que tengamos, si tenemos enfermedades extras previas o no, el estadio en el que nos lo hayan diagnosticado o si físicamente es visible.

Hoy por hoy cuanto más se investiga del cáncer más se conoce sobre él. Desde los centros de investigación consiguen avances gracias a que pueden ver sus características, sus genes, su comportamiento y debilidades. De ahí que haya cánceres que se pueden curar por esos tratamientos tan personalizados mucho más adecuados a cada tipo. Dentro de un mismo cáncer hay diferentes variantes. No es lo mismo un hormonal que un triple negativo. Incluso hay cánceres que, con el paso del tiempo, incluso habiéndolos superado hace años, mutan y hay que empezar de cero cambiando el tratamiento. También hay cánceres que vienen, o vuelven acompañados de metástasis.

No es lo mismo tener un cáncer que se supera, que en 5 años estás libre a pesar de tener que vivir con la sombra del miedo de que algún día puede volver, a quedarte con secuelas fuertes que te limita la vida tras haberlo superado, o tener un cáncer raro que no tiene apenas investigación ni mucho menos tratamientos, o tener un cáncer metastásico como el mío que no tiene cura, no está cronificado y la supervivencia es un día a día hasta que tu cuerpo aguante. En todos y cada uno de ellos si no se investiga no hay posibilidad de seguir viviendo porque sin tratamientos el cáncer mata. Por suerte esto va cambiando y poco a poco se va avanzando, aunque aún queda mucho camino por recorrer, mucho por investigar y mucho que hacer.

Mi cáncer es ese que nadie quiere mirar, poco visible porque físicamente “se nos ve bien» y sobretodo es un desgaste y cansancio brutal que además no tiene un final feliz. De ahí quizá que haya elegido la opción de vivirlo haciéndolo visible. No todo el mundo puede. No todo el mundo quiere. Es muy lícito y respetable que cada cual lo lleve y viva como pueda. Esto hay que vivirlo para entender según qué cosas y ojalá nadie tuviese que hacerlo.

Dar charlas me ayuda. Darle visibilidad a todo esto forma parte de mi vida. Necesito hacerlo. También las doy en los colegios y me da fuerza pensar que entre todas esas miradas adolescentes hay un futuro oncólogo, o una futura investigadora la cual descubra la cronicidad de mi cáncer o incluso la cura. Me encantaría poder hacerlo en la universidad a los futuros médicos. Quién sabe si algún día la vida me dé la oportunidad. Lo hago de forma natural sin dramas ni adornos para que así, entre todos, podamos vencer el miedo.

El cáncer no es color de rosa, no es marketing, no es solo acordarnos «el día de».

El cáncer es una de las enfermedades más crueles que hay que toca a todo aquel que tiene cerca tanto si lo tiene en su cuerpo como si no. Hace que tengas un miedo frío y oscuro, dolor por esas pruebas y esos efectos secundarios que te restan calidad de vida. Hace que sientas soledad y sentimientos encontrados, pena por si te mueres antes de poder ver crecer a tus hijos, conocer a sus primeras parejas, sus primeros trabajos o a esos futuros nietos. Miras a tu pareja con tristeza necesitando envejecer a su lado viendo el paso de los años. Es inevitable asociar el cáncer a la muerte, es nuestro mayor dolor.

El cáncer no mira si eres mujer u hombre, niño o adulto, animal o persona. Es caprichoso, invasor y despiadado. Egoísta y traicionero. Aprende y cambia para poder burlar nuestro sistema inmunitario y así crecer sin sentido. Es un tsunami brutal y necesitamos que sea parado.

Con una sonrisa triste escribo estas líneas con un sentimiento fuerte de que un día llegará el «Día del Fin del Cáncer». Yo no lo veré, pero sé que llegará. Mientras seguiré adelante como siempre hago haciendo que se nos vea, se nos oiga y se conozca esta realidad para que nunca dejen de investigar, para que nos aprueben tratamientos para que así podamos ganar la partida al cáncer.

Nagore Taboada

A %d blogueros les gusta esto: