Lortu daiteke. Se puede conseguir

Gaixotasun kronikoren bat dugunok edo gaixotasunik ez izan arren, kontrol desberdinak egiten ditugu gure egoera zein den eta hobetu ditzazkegun alderdiak jakiteko.

Ongizate bat izateko, sendagileek egiten dizkiguten azterketez gain, ariketa fisikoa eta osasun mentala ere kontuan izan behar ditugu

Neurtzen ez badugu, ez dakigu nola gauden, baina nola neurtu daiteke persona baten egoera psikologikoa? Gure sintomak ulertu behar ditugu eta gure ingurukoei entzun. Psikologo baten laguntzaren beharra dugula edo onuragarria dela esaten badigute, kaso egin behar diegu.

Askotan, arazoak bakarrik gainditu ditzazkegula pentsatu dezakegu, baina bakarrik egitea zaila da eta kasu batzuetan ez dugu lortzen.

Nik entrenamendu talde batean eman nuen izena eta profesional batek laguntzen zidan. Grafikoan ikus dezakezuen bezala, hobetzen joan naiz.

Zuk ere ahal duzu, laguntza behar baduzu, zure ingurura begiratu eta laguntza eskatu.

Dicen en calidad que “lo que no se mide, no mejora”.

Las personas que tenemos algún tipo de enfermedad crónica (también las personas sin ningún tipo de enfermedad conocida) tenemos que realizarnos periódicamente controles para conocer en qué situación estamos para conocer si tenemos que hacer algo para corregir o mejorar una situación.

Hoy no voy a hablar de controles médicos, sino de otros tipos de indicadores.

Las personas somos un conjunto de sistemas que deben de funcionar todos conjuntamente y de manera armonizada para que todo vaya bien.

Una persona diabética debe de tener un control específico de sus constantes metabólicas que normalmente corresponde controlarse por ella misma y periódicamente por la profesional correspondiente (las enfermeras en el sistema Vasco de salud) y los médicos (de familia y/o endocrinos) que deben interpretar los resultados.

Esto sólo es una parte de nuestro bienestar, hay otros dos factores que, a veces, no tenemos en cuenta y podemos descuidar: uno es la actividad física y otro es la salud mental (cómo llevas la gestión de tu mente).

Como en todos los casos, si no medimos, no podemos saber cómo estamos. Cómo se mide el estado psíquico de una persona? Hay que aprender o bien a interpretar los síntomas o escuchar a nuestro entorno cuando con cariño alguien te dice “se te ha ocurrido que un psicólogo/psicóloga puede ayudarte”?. Ese es el indicador. Hazle caso, detrás de esa ayuda hay una profesional que te va a ayudar a realizar el diagnóstico, el control y a poner los medios para corregir lo que está mal.

Todas pensamos “es un bache”, saldré.

Es más difícil hacerlo sola y no siempre se consigue sin ayuda.

Para eso decidí apuntarme a un equipo de entrenamiento, para tener un profesional que me ayude y controle y un grupo de gente en el que nos apoyamos y motivamos.

Y, como todo, lo que no se controla, no se puede mejorar, llevo controlando mi nivel de estado físico desde el 1 de enero de 2017:

La gráfica muestra mi estado de “fitness” con un valor numérico en función de mis niveles de actividad, velocidad, esfuerzo, distancia …

Empezamos de cero y poco a poco fuimos subiendo. Los puntos rojos se corresponden con carreras en las que he participado. Tener como objetivo participar en una carrera no significa competir con nadie más que contigo mismo. Es el una motivación adicional para prepararla y luego disfrutarla y a poder ser en compañía.

En la gráfica se puede ver cómo el año 2018 para abril alcancé mi punto óptimo, donde conseguí hacer mi primera media maratón con mi equipo. Mantuve ese nivel en torno a 60 hasta Julio más o menos que con el calor bajamos un poco el nivel de actividad. En septiembre volvemos a subir normalmente pero las cosas en el trabajo no iban bien y ese otro factor (la cabeza) se nota. Eso me hizo bajar mi estado hasta el n valor de 50 más o menos, pero aún así, conseguí por primera vez en mi vida hacer la Behobia con mi equipo.

Las cosas fueron a peor en el trabajo y con ello, todo lo demás, como veis en la curva “bajamos a los infiernos”. Luego toca levantarse, recomponiendo las piezas del puzzle hasta llegar a la situación actual, en torno a 40.

También, además de medir hay que marcar objetivos para luchar por ellos, este año, de acuerdo con el entrenador mi objetivo es volver a estar en torno a 50 y volver a disfrutar de la Behobia con mi equipo. Ya estamos luchando cada día por ello. Alimentación, nutrición controlada, apoyo de mi familia, entrenador, equipo, psicóloga, fisio, … y sobre todo tratándome a mí mismo como un todo. Todo tiene que funcionar bien como un reloj, si no lo haces tú, no lo hace nadie por ti, pero con ayuda es más fácil.

Espero que te sirva, a mi me funciona, anímate, tú también puedes, y si necesitas ayuda, aquí estamos, mira a tu alrededor y pide ayuda, es bueno para ti.

image1

Venan Llona @vllona

 

Aldaketek eragina al dute gure gaixotasun kronikoan? Cambios, ¿afectan a nuestra enfermedad?”

Bizitza ezin dugu aurreikusi, eta gertatzen diren gauzei moldatu egin behar gara.

Gure gaixotasunaren kontrola guk eramaten dugu. Kezkak ditugunean edo gure egoera pertsonala aldatzen denean, gure eguneroko betebeharrak alde batera utzi ditzazkegu eta gure gaixotasunean eragina du.

Nire bizitzan aldaketa bat bizi izan dut duela gutxi. Aldaketek gure bizitzaren edozein eremuri eragiten die. Nire kasuan, egiten nuen ariketa fisikoan izan duen eragina partekatu nahi dut zuekin.

Orain arte gailu batekin kontrolatzen nuen egiten nuen arikera fisikoa eta konstantziarekin proposatutako helburu desberdinak lortzen joan izan naiz. Berri txarrak jasotzean, buruhauste eta kezka asko izan ditut eta aldez aurretik lortutako helburuak galtzen joan naiz.

Pixkanaka, bizitzako alderdi desberdinen kontrola berreskuratzen ari naiz.

Berri onak eta nire esperientziak zuekin partekatzen jarraituko dut.

La vida es algo que no podemos prever. Ocurren cosas, circunstancias que afectan a nuestra vida en cada momento. Debemos de saber adaptarnos a ellos.

En los talleres de Paciente Activo nos enseñan cómo nuestras enfermedades crónicas tienen múltiples factores que debemos vigilar, medicación, concienciación, gestión del estrés, actividad física, control periódico, … y todo ello lo debemos de conciliar con nuestra vida diaria.

Llega un momento en el que un cambio importante hace que todo salte por los aires. Las circunstancias cambian, nuestro estado cambia, las prioridades, los ritmos, las pautas y las costumbres se desmontan y nuestra mente se despista de su objetivo principal.

¿Cómo puede afectar esto a nuestra enfermedad? Absolutamente, primero porque el control lo ejercemos nosotros desde nuestra propia voluntad y en estos momentos la mente está en otras preocupaciones, dejando un poco “de lado” nuestra concentración en el mantenimiento de nuestras situaciones ideales. Por mucho que lo queramos, todo esto nos afecta a nuestras sensaciones y el descontrol y sobre todo, los cambios de horarios, de ritmos de actividad y descanso, la tensión de hacer frente al cambio supone un estrés que incide directamente en nuestra situación personal.

Voy a poneros mi propio ejemplo, en el que en el último trimestre de 2018 se preveía un cambio en mi situación personal que finalmente se produjo en diciembre. Quisiera mostraros mi evolución “deportiva” como ejemplo de cómo uno sólo de los aspectos que debemos gestionar en nuestro propio control de nuestras enfermedades crónicas, la actividad física, sea esta cual sea, se ve afectada:

Empecé a controlar con un programa mis niveles de actividad cuando decidí empezar a entrenar de manera continuada con un equipo practicando “running” en Enero de 2017. Hasta entonces lo había controlado de otras maneras y mi práctica era “por mi cuenta”. A partir de esa fecha, desde entonces el seguimiento de mi actividad deportiva, entrenamientos, participación en carreras, lo realizo con la supervisión de un entrenador y formando parte de un equipo que me apoyan y motivan.

Entreno habitualmente con el equipo dos veces por semana y una tercera sesión el fin de semana que llamamos “tirada larga” en la que rodamos una distancia, tiempo y ritmo marcados por el entrenador en función de nuestros objetivos personales.

En el gráfico se puede apreciar como partimos de una situación “cero” que fue subiendo hasta alcanzar ya unos niveles de entrenamientos que justificaban mi participación en pruebas “populares” de distintos niveles. Cada uno de los puntos rojos es una carrera registrada. Los dientes de sierra indican la progresión ya que no siempre se puede ir a más, hay que intercalar descansos y por medio aparecen unos fenómenos que se denominan “lesiones”. Sí, un deportista está sujeto a lesiones por múltiples factores, aunque el entrenamiento intenta reducir al máximo las lesiones, a veces nos pasamos y tenemos que recuperarnos. Empieza a aparecer entre nuestras necesidades la figura de la “fisioterapia”, profesionales que analizan las lesiones, sobrecargas y te ayudan a volver a una situación normal.

A finales de 2017 conseguí un objetivo para mi inalcanzable hasta entonces, corrí por primera vez la “Santurce-Bilbao”. El entrenamiento mereció la pena y lo conseguí. Mis constantes médicas eran excelentes y todo funcionaba perfecto.

A lo largo del primer trimestre de 2018, la progresión ya tenía un objetivo que alcancé en Abril, consiguiendo hacer por primera vez en mi vida una Media Maratón en Madrid. Eso fue ya el Súmmum. Seguido realicé otra media maratón e incluso participé en una liga de carreras e hice mi primera carrera de Trail-Running.

Después del verano las noticias no venían buenas, algo iba a cambiar mi situación y mi mente acusaba esa preocupación, aún así, los objetivos seguían cayendo con otra media maratón, otra “Santurce” y el objetivo que para mi era “mítico”, la Behobia-San Sebastián. Algo que para mi era inalcanzable, lo conseguí hacer. El esfuerzo en los entrenamientos, la experiencia del entrenador, la labor de la fisioterapia y la ayuda de mi Nutricionista junto con el apoyo del equipo y de mi familia, me llevaron hasta esa meta. En la gráfica está representado en el grupo de puntos rojos de octubre-noviembre de 2018, sin embargo, como veis, el nivel de entrenamiento mucho más bajo que en abril-julio.

Finalmente, el hecho previsto y temido se produjo, la bajada a los infiernos, la pérdida de todo lo conseguido marcado claramente entre diciembre-enero-febrero, donde poco a poco vamos retomando el control e intentando ir recuperando mi vida a una situación aún inestable.

De repente, en marzo ocurre otro posible cambio importante, otra vez los objetivos y las prioridades cambian, otra bajada hasta que finalmente el hecho no se produjo y volvemos a retomar la vida “normal” dentro de las nuevas circunstancias.

En estos momentos estamos ahora, con el control médico para no descuidar la enfermedad y aún sujeta por lo acumulado hasta ahora, retomando los entrenamientos que exigen un esfuerzo que antes no costaba tanto (la cabeza hace milagros pero también tira de ti para atrás). Volveremos a retomar el control con la Nutricionista (habíamos acordado primero estabilizar mi situación y luego meternos con ello), y seguir entrenando, con lo que de nuevo volveremos a necesitar de la fisioterapia para mantener un nivel óptimo (sobre todo sobrecargas).

Esto es un ejemplo, sólo del aspecto deportivo que me ha afectado por un cambio. No quiero contaros mis penas ni sufrimientos y los de mi familia durante este tiempo que también han ocasionado un cierto descontrol y descuido de todo, de alimentación, medicación, control de estrés, descanso, …

Espero volver a estar en una zona óptima para volver a hacer este año mis dos pruebas míticas, esa “Santurce” y esa “Behobia” que me dicen que me encuentro bien como para poder hacerlas. Tenemos tiempo hasta Noviembre para ello. Pero como todo, a pesar de todos los apoyos que recibo, todo depende de uno mismo, somos nosotros mismos quienes tenemos que tomar el control y salir del bache.

Seguiremos contando la evolución y espero daros muy buenas noticias para compartir buenas experiencias, si yo puedo, tú puedes, hay que ponerse a ello, cada uno a su ritmo y con sus capacidades y con sus circunstancias. Ánimo.

a.jpg

Venan Llona @vllona

Aldaketa, krisia, aukera, aurrerakuntza. Cambio, crisis, oportunidad, avance

Gaurkoan Venanek urte berriarekin batera, proposatzen ditugun asmo berri onei buru hitz egingo digu.

Hemos cerrado un año. Nada en especial ha ocurrido, sólo un cambio de fecha. La vida sigue antes y después de Nochevieja.

Asociamos el comienzo de año a buenos propósitos, pero todos sabemos que éstos suelen ser sólo eso, buenas intenciones.

¿Qué hacemos entonces? ¿No tener esos propósitos de comienzo de año? Sí, claro, por algún sitio hay que empezar, tener buenos propósitos es un primer paso para ponerlos en marcha. Consejo: apúntalo, lo que quieres hacer, cómo, cuándo, durante cuánto tiempo, con quién, …

Ahora no lo dejes para ti misma, está bien que te lo interiorices, pero también es fácil perdonarse a una misma. “Nuestras excusas siempre nos alcanzan”.

Hay una estrategia infalible para que no tengas ganas de abandonar tus buenas intenciones, y consiste en hacer partícipes de las mismas a tu entorno, a tu familia, amistades, compañeras de trabajo, … pedirles ayuda y colaboración para lograr tu objetivo. Cuando flaquees, te dirán “habías dicho, …. te recuerdo …”. Úsala, cuéntaselo a tu entorno, y ve compartiendo con ellas tus éxitos y fracasos, las que te quieren se alegrarán mucho y seguirán animándote y empujando cuando las cosas vayan peor.

Yo lo hago, mi familia, mi equipo de Running, el grupo de #pacienteactivo, todas las personas que me rodean conocen mis objetivos y me ayudan a ponerlos en marcha, son mi recordatorio permanente. Cuando llegas a casa que tu cabeza no va, y dices que no, que hoy no vas a entrenar, viene tu hijo y te dice “venga Aita, hay que hacerlo”, lo mismo qué yo le animo a él y ¡cómo le vas a llevar la contraria!. Esa sesión de entrenamiento en la que nada funciona y viene tu compañera y se pone a tu lado y va tirando de ti, o esa carrera en la que llegas al km 8 ya reventada y ves a un compañero que se ha parado y paras a ayudarle, él en vez de animarte a quedarse contigo abandonando los dos, se viene arriba y no sólo no te sirve de excusa para parar sino que te acompaña hasta la meta en la que entráis las dos juntas.

En 2017 tenía como objetivo correr 1.000 kms. Lo compartí a comienzos de año con mis compañeras de #pacienteactivo, no lo conseguí por muy poco, fueron 900 y pico pero no llegué al objetivo. Habiendo quedado tan cerca de conseguirlo, a comienzos de 2018, me lo volví a proponer, alcanzar esos 1.000 kms corriendo en 2018. También, un objetivo más cualitativo, bajar de los 60’ en la HerriKrosa que suele pillar en el momento alto de la temporada.

Bien, el objetivo de bajar de la hora en 10k ya lo conseguí en Junio, en Llodio, luego sólo era mantenerse y hacer todas por debajo de esa marca y las hice, 5k por debajo de 30’ y 10k por debajo de 60’.

Al final, he realizado más de 1.300 kms en 2018, con lo que he pulverizado mi objetivo, lo que me complica definir uno nuevo para 2019, mantener o incrementar?

Finalmente, viendo mis avances, fueron cayendo objetivos que aparecieron por el camino: mi primera media maratón (este año han caído cuatro), mi primera Trail, mi primera KonSports Challenger, … una a una fueron alcanzadas…

Ahora toca definir objetivos para 2019, por un lado serán míos, los que yo quiero, pero contaré con la ayuda de mi entrenador. La línea general es mantener los 3-4 entrenamientos a la semana, incrementar las sesiones de complemento al Running (core) y mejorar tiempos en 5 y 10k y asentar la distancia de la media maratón. Ahora estos objetivos generales hay que ponerle fechas y tiempos, los compartiremos en un nuevo post.

Y vosotras, tenéis ya esos buenos propósitos, escritos, compartidos y pensados? Quieres compartirlos con esta gran familia?

20190107_000106.jpg

Venan Llona @vllona

Gripearen aurkako txertaketa? Noski baietz ¿Vacunarse? Sí, claro, por supuesto

Dakizuenez, gripearen aurkako txertaketa kanpainan murgilduta gaude.

65 urteko edo gehiagoko pertsonek, gaixotasun kronikoa dutenek eta haurdun dauden emakumeek ohiko osasun-zentrora osasun-txartelarekin joan besterik ez dute, baina komeni da, hala ere, aurretik telefonoz deitzea, txertaketa-ordutegien berri izateko, eta malguak eta kanpainara egokituak izango diren jakiteko.

Ni gaur goizean joan naiz txertoa jartzera, eta denbora gehiago pasatu dut osasun zentrora joaten, txertoa jartzen baino.

Besoan ziztada txiki bat besterik ez da, ez ezazu utzi.

 

gripe_es_2018.jpg

Estamos en campaña, una de las precauciones básicas de cualquier persona que tenga una enfermedad crónica es tener en cuenta las recomendaciones de las autoridades de salud pública.

¿Hay que vacunarse contra la Gripe? Si crees que estás especialmente expuesto, si formas parte de uno de los colectivos de riesgo o bien si eres un paciente crónico, será su caso.

¿Eres Diabético o Diabética? Pide cita en tu centro de salud, tu enfermera habitual te lo hará en un momento. He tardado más yo hoy en desplazarme hasta el centro de salud y volver que en lo que me ha inyectado la dosis la enfermera.

Un simple pinchazo en el brazo, una tirita y a seguir trabajando, fácil y a mano, no lo dejes, la gestión de tu salud es tuya, depende de ti.

Venan Llona @vllona

Taldea. Equipo

Hoy Venan nos habla sobre el significado del equipo.

Denok dakigu zer esan nahi duen “taldea” hitzak.

Gai espezifikotan adituak direnek gai desberdinak prestatzen dituzte eta beste pertsonekin partekatzen dira Paziente Biziako tailerretan.

Paziente Bizian taldean ikasten dugu, hau da, besteen esperientzietatik, bizieretatik, ekarpenetatik edo zalatzetatik. Horrez gain, gure gaixotasunaren arduradun izaten ere lantzen dugu.
Sigue leyendo

Ahal da, indarra zure buruan dago. Se puede, la fuerza está en tu mente

54 urte, Paziente bizia, DM2

Edad: 54, Paciente Activo, DM2

Tratamendua: botikak, eta osasun zentruko sendagilearekin eta endokrinoarekin kontrolak.

Tratamiento: pastillas (metformina), controles médicos por centro de salud, médico de familia, especialista endocrinología.

Paziente Biziaren ekarpena: autozainketen ardura. Tratamendua eta kontrolez gain, elikadura osasuntsua, ariketa fisikoa eta emozioen kudeaketa ere lantzen ditugu. Sigue leyendo

Nire lehen aldia. Mi primera vez

Denantzat dago lehen aldi bat. Ez dakizu ahalko duzun, nola sentituko zaren…

Sí, para todo hay una primera vez. Un miedo a con qué te vas a encontrar. Ese temor y ansiedad de pensar si vas a poder, si vas a estar a la altura, de cómo te sentirás, de qué pasará después.

Beti dago lehen aldi bat zeozertarako. Batzuetan preokupazioak ez gaitu usten egiten ari garenaz gozatzen.

Lo tienes idealizado, como algo inalcanzable, como algo que igual alguna vez te atrevas y lo hagas, y según va llegando el momento, las mariposas revolotean en tu estómago.

Bego: “¿Disfrutaste?”

Yo: “No, sufrí mucho, tanto que me impidió darme cuenta de lo que estaba haciendo preocupado por hacerlo y terminar cuanto antes”.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: