Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘adelgazar’

Miraria. Milagro

Naturaren lege ezagunak gaindetzen dituen egintza edo gertakari harrigarria da.

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE):

“Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino”

En temas de salud siempre se ha hablado de milagros intentando dar explicación a fenómenos que se han producido y que a falta de una explicación racional, se atribuye a una intervención divina.

milagro

Pazienteei beraien gaixotasuna ezagutzen eta kontrolatzen erakusten diegu.

A falta de la intervención divina (que nunca viene mal, por supuesto), intentamos enseñar a las personas “pacientes” a conocer sus enfermedades y asumir su propio control de la enfermedad.

Eguraldi onarekin batera, ondartzara joan eta bainujantziak jazteko garaia iristen da, eta horrekin batera hain ezaguna de “bikini operazioa”.

Llega el buen tiempo, la Semana Santa, época de milagros. Con él, algunas personas se acercan a las playas animadas por el buen tiempo y los bañadores no encajan bien en donde antes sentaban más o menos bien. Y claro, se piensa en lo que pasará en el inmediato verano y empiezan las prisas, y con las prisas, empieza si no lo ha hecho ya, la temida “operación biquini”.

Pertsona asko kiroldegietan eta dietak egiten hasten dira.

Con la “operación biquini” (es indistinta del género de la persona que la realiza) algunas personas deciden apuntarse al gimnasio (que no es lo mismo que hacer ejercicio diariamente) como primera medida, y como medida casi inmediata, se ponen “a dieta”.

Nutrizionistek eta endokrinoek esaten diguten bezala, “mirari dietak” ez dira existitzen.

Quienes conocemos y hemos padecido las dietas sabemos algo que los especialistas en nutrición y los endocrinos no se cansan de repetirnos, no existen las dietas “milagro”. Una dieta es un cambio en la manera de comer que no se puede realizar a la ligera ni sin control médico, ni por supuesto, con esa supuesta dieta que se ha puesto de moda en los medios de comunicación.

Aurreko udaran dieta “paleolitikoa” famatua egin zen. Interneten mezu positiboak eta dieta hori egiteko explikazio asko bilatu nituen, baina argudio zientifikorik ez. Dietaren arriskuak jarriz gero, iturri  zientifiko ugari bilatu nituen dietaren arriskuekin.

El verano pasado le tocó su momento de fama a la dieta “paleolítica”, hasta el punto que una buena amiga, convencida de ello, me dijo que iba a empezar a hacerla. Yo hice como hago siempre, intentar informarme y como muchos, busqué en internet la dieta para hacerme una idea de en qué consistía. Sólo logré encontrar mensajes positivos y múltiples indicaciones y consejos de cómo realizarla, pero en ninguna de las fuentes pude encontrar argumentos científicos que lo avalaran. Pensé “mi endocrino dice que no existe la dieta mágica ni la dieta milagro” por lo tanto, en vez de buscar eso, busqué “dieta paleolítica peligros” y sí, encontré fuentes médicas solventes y explicaciones científicas en las que se hablaba del riesgo de la misma y su no recomendación. En palabras llanas, es algo así como una evolución de la Dieta Du?an basada en proteínas, pero de manera más exagerada. No por el hecho de que tal o cual actriz famosa lo haya comentado quiere decir que sea bueno.

Este año vuelve la tendencia y hay otra “dieta milagro”. Se hizo popular gracias a una presentadora de televisión que mostró las bondades de la misma como si fuera un “reality”. Sorprendido una vez más, intenté averiguar qué tipo de dieta estaba haciendo y por detrás tenía asociada una marca comercial que no voy a citar aquí para no darle promoción, pero que se puede buscar como “salvame dieta proteica”.

El método es una vez más el que hemos visto repetido una y otra vez, como el monstruo del Lago Ness, una dieta proteica en la que además hay una marca comercial (Prono?al) que te vende sus productos para “llevarla correctamente” y que te siente bien. Ellos son conscientes de que es peligrosa, pero con sus “productos milagro” no pasa nada.

Si tienes dudas, intenta realizar la siguiente búsqueda en internet: “metodo prono?al opiniones”. (puedes sustituir el “?” por el carácter que estás pensando).

Aurten telebistako aurkezke batek diotenez 50 kilo argaldu ditu beste “mirari dieta” batekin. Dietaz gain, sendagileak, nutrizionistak eta entrenatzaile pertsonalak izan ditu prozesu guztiaren atzean dena gainbegiratzen.

Me intereso por el procedimiento y, ciertamente, la presentadora bajó 50 kilos (eso dicen), pero no por la dieta en sí nada más, sino con médicos controlando todo el proceso, antes, durante y después, con nutricionistas apoyando el régimen alimenticio y con un entrenador personal dedicado en exclusiva a la famosa. Vamos, que lo raro es que no hubiera bajado, el milagro hubiera sido que engordara, no que adelgazara.

Argaldu nahi baduzu, mirariaren zain zauden bitartean, era osasungarri batean jaten eta ariketa fisikoa egiten hasi zaitezke. Paziente biziko tailerretan hau dena erakusten eta azaltzen dute.

Por lo tanto, ya sabes, si quieres adelgazar, mientras esperas el milagro divino, puedes intentar empezar a comer de manera saludable, realizar ejercicio físico de manera adecuada y tomar el control de tu propia persona. Si quieres saber cómo, en los talleres de Paciente Activo, te enseñan y explican cómo hacerlo.

Venan Llona @vllona

 

Se acercan las navidades

El otro día en el vestuario del polideportivo escuche una conversación de dos compañeras de spinning. Se habían apuntado para adelgazar o por lo menos como decía una de ellas para no coger esos “kilos “que se cogen por estas fechas: “las navidades”.

Celebraciones familiares, compromisos de trabajo y celebraciones con amigos donde se come y se bebe más de lo habitual.

Me metí en la conversación y les comenté: “que el spinning no es el tipo de ejercicio más indicado para adelgazar, dependerá del tipo de sesión que prepare el monitor, pudiendo plantear un ejercicio más aeróbico o más anaeróbico”.

No tenían ni idea de lo que les estaba hablando, no sabían qué era ejercicio anaeróbico ni aeróbico, tampoco sabían que este último es el que hay que realizar para bajar peso.

Además, me di cuenta que entrenaban sin pulsómetro, sin él, es más difícil saber la intensidad y el tipo de ejercicio que se realiza.

Después de esa conversación con mis compañeras decidí escribir esta entrega para intentar aclara varios conceptos que me parecen importantes a la hora de practicar ejercicio.

A menudo he visto personas entrenando con o sin pulsómetro, ¿cuál es la diferencia?, para medir la intensidad del entrenamiento tenemos varias opciones: una sería de manera objetiva y la otra subjetiva, y nos van a servir para saber si estamos entrenando de forma aeróbica.

En el entrenamiento de forma aeróbica predomina la oxigenación del músculo y nos ayudará a bajar peso. Permite adelgazar, al reducir la grasa corporal.

El ejercicio aeróbico emplea las grasas como fuente principal de energía, por lo que resulta el tipo de ejercicio más beneficioso para las personas con obesidad o sobrepeso. Para conseguir la pérdida de peso, el ejercicio se debe practicar habitualmente y con una intensidad moderada.

En la forma anaeróbica, predomina la deuda o falta de oxígeno en el músculo, este tipo de ejercicio se utiliza para adquirir potencia y masa muscular, sirve para fortalecer el sistema musculo esquelético, pero los ejercicios anaeróbicos no parecen ser los más recomendables cuando se quiere perder peso.

En el caso de la medición subjetiva, nos basamos en nuestras propias sensaciones de esfuerzo, se llama:”test del habla”, es sencillo saber si mientras hago ejercicio puedo mantener una conversación, si puedo mantenerla, estaré realizando ejercicio de forma aeróbica con una intensidad baja.

Este tipo de medición no nos proporciona un dato exacto, es aproximado. Para saber a qué intensidad estamos trabajando nos hace falta un medidor objetivo, que sería un pulsómetro.

Un pulsómetro es un dispositivo que consta de dos elementos, una banda pectoral que recoge los impulsos eléctricos cardiacos (frecuencia cardiaca) y un elemento receptor donde visualizamos el resultado de recogida de la señal, y que suele ser un reloj de muñeca.

Éste nos indicará nuestra frecuencia cardiaca; las pulsaciones por minuto, que mediante unas fórmulas que voy a explicar, podremos saber a qué intensidad estamos realizando el ejercicio.

Vamos a averiguar nuestra frecuencia cardiaca en reposo: durante cinco minutos, tumbados, lo mejor es recién despertados, con el pulsómetro puesto, apuntaremos los registros durante varios días para hacer una media.

Por otro lado, la frecuencia cardiaca máxima la calculamos haciendo la sencilla formula de 220 – la edad en hombres, y 226 – la edad en mujeres.

También averiguaremos nuestra frecuencia cardiaca (FC) de entrenamiento = (FC Máxima – FC Reposo) x  % + FC Reposo

Por ejemplo, si soy una mujer de 50 años, mi FC máxima sería de 176, he calculado mi FC en reposo y sé que es de 60 latidos por minuto, si quiero entrenar  al  70%  tendré  que  hacer  lo siguiente:

FC de entrenamiento al 70% = (176 – 60) x 0,7 + 60 = 141.

Esa es la FC  para realizar ejercicio al 70%.

¿Qué zonas de entrenamiento tenemos y qué se trabaja?

Zona Cardíaca de Seguridad (50-60%)

Es un trabajo suave donde la FC no se eleva demasiado, recomendable para personas que empiezan hacer ejercicio después de un tiempo prolongado de inactividad. Es un rango de frecuencia cardíaca donde predomina la condición aeróbica y la oxigenación de los músculos. El corazón trabaja lo bastante para fortalecerse sin un trabajo muscular excesivo.

Zona Cardíaca de Umbral Aeróbico (60-80%)

Es el rango donde más mejoramos nuestra capacidad pulmonar y condición física general y donde vamos a adelgazar, vamos a consumir nuestra grasa corporal.

Zona Cardíaca Umbral Anaeróbico (80-90%)

Mejora la capacidad anaeróbica, siendo un ejercicio con deuda de oxígeno, no es recomendable para personas sin una preparación física previa.

Zona de peligro (90-100%)

Solo para personas entrenadas con cierta experiencia. Es un ejercicio máximo con restricción del oxígeno.

Si queremos adelgazar o por lo menos no coger esos kilos que se cogen en Navidad, deberemos realizar ejercicio físico de forma aeróbica y progresiva, de 30 a 60 minutos diarios, comenzaremos con una baja intensidad (zona cardiaca de seguridad) para ir aumentando hasta alcanzar un nivel de entrenamiento o trabajo entre el 60%-80% de la frecuencia cardiaca máxima. (Umbral aeróbico).

Se sabe que la máxima utilización de las grasas durante el ejercicio se produce a los 60 minutos de haber iniciado la actividad a una intensidad del 60%-80% de la frecuencia cardiaca máxima.

Pero además de estas indicaciones sobre el ejercicio físico a realizar para adelgazar o al menos no engordar, deberemos no olvidarnos de nuestra ingesta calórica.

Ahí van unas cuantas recomendaciones para estos días de tantas celebraciones:

  • Cuando te toque comer fuera de casa, elige los platos a la plancha y elimina los fritos y rebozados.
  • No abuses de alimentos salados, la sal puede provocar retención de líquidos.
  • Quita la sed con agua, reserva el alcohol sólo para brindar.
  • No tomes postre o elige un postre a calórico como fruta o yogurt, los turrones y mazapanes sólo para las fechas señaladas.
  • Controla el tamaño de las raciones, deja un poco en el plato y por supuesto no repitas.
  • Pide al olentzero un pulsómetro

 

Y recuerda: QUE, CUANTO, CUANDO y CON QUE FRECUENCIA…vas a realizar ejercicio.

 

Itxaso Arévalo

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: