Antibiotikoen erresistentzia. La resistencia a los antibióticos

Gaur egun, gaixotasun infekziosoak dira heriotza kausa nagusietako bat gure munduan, eta tratamendu ohikoenetako bat antibiotikoak erabiltzea da.

Nazio Batuen Erakundearen ustez, antibiotikoekiko erresistentziaren garapena eta tratamendu alternatiboen urritasuna osasun publikoko arazo handienetako bat da mundu mailan, handiena ez esateagatik. Kontuan hartu behar da urtero 33.000 pertsona hiltzen direla Europan germen erresistenteek eragindako ospitale-infekzioengatik, eta uste da 35 urtean kopuru hori 39.0000 heriotzara irits daitekeela urtean.

Arazo honen arrazoi nagusien artean daude gizakiengan antibiotikoak gehiegi kontsumitzea eta modu desegokian erabiltzea, nekazaritzan eta albaitaritzan antibiotikoak erabiltzea besteak beste.

Antibiotikoen kontsumitutako kopurua murriztu behar da, behar-beharrezkoak diren kasuetan soilik erabiliz.

2015. urteaz geroztik, OMEk antibiotikoen erabileraren kontzientziazio-astea sustatu du, non antibiotikoen erabilera okerrak eta gehiegizko erabilerak erresistentzia garatzera daramatela ikusten den.

Egia esan, bakterioak dira, ez gizakiak, ez animaliak, antibiotikoekiko erresistente bihurtzen direnak, eta bakterio horien hedapenak tratatzen zailak diren infekzioak eragiten ditu.

Era berean, arazo honetan, beste askotan bezala, garrantzitsuena aurrea hartzea da, eta, horretarako, ezinbestekoa da eskuak garbitzea eta txertoa jartzea, eta gaixotasun infekziosoak zabaltzea saihesten laguntzen duten teknika guztiak.

resistencia-antibiotica

Las enfermedades infecciosas son a día de hoy una de las causas principales de muerte en nuestro mundo siendo uno de los tratamientos más comunes para ellas el uso de antibióticos; sin embargo, se presenta un problema cada vez más común que es la resistencia a los antibióticos que no es más que la capacidad de una bacteria para sobrevivir en concentraciones de antibiótico que inhibe o matan a otras de la misma especie.

La ONU considera que el desarrollo de la resistencia a los antibióticos y la escasez de tratamientos alternativos es uno de los mayores problemas de salud pública a nivel mundial por no decir el mayor y que precisa de una mayor atención y coherencia tanto a nivel internacional como nacional y regional. A tener en cuenta que cada año mueren 33.000 personas en Europa por infecciones hospitalarias causadas por gérmenes resistentes y se cree que en 35 años esta cifra puede alcanzar las 39.0000 muertes al año.

Teniendo en cuenta la gravedad del asunto vamos a intentar aclarar las causas principales de la crisis de los antibióticos, así como la aportación que podemos hacer tanto a nivel personal como comunitario para impedir que se alcancen esas cifras terroríficas.

Entre las principales causas de este problema se encuentran el sobreconsumo y uso inapropiado de antibióticos en humanos, el uso de antibióticos en agricultura y veterinaria ya que se transfieren bacterias resistentes de animales de granja a humanos sobre todo a través del consumo de carne, así como la contaminación medioambiental por antibióticos habiendo aparecido cepas multirresistentes en ríos con vertidos derivados de la fabricación de medicación, también contribuye la escasa inversión de la industria farmacéutica para el desarrollo de nuevos antibióticos pero sobretodo la falta de concienciación acerca de que los antibióticos son un bien social preciado y finito que debemos preservar.

Para todo ello se debe hacer un esfuerzo por todas las partes implicadas en el problema para que mejore o por lo menos no empeore, así que se debe reducir la cantidad consumida de antibióticos utilizándolos solo en los casos estrictamente necesarios así, desde el año 2015 la OMS promueve la semana de concienciación del uso de antibióticos donde se advierte que el mal uso y la sobreutilización de los antibióticos conducen a que se desarrolle resistencia.

En esta campaña la OMS hizo una encuesta con datos reveladores sobre malos entendidos del uso de antibióticos que conviene aclarar…En la encuesta se señala que casi dos de cada tres personas entrevistadas piensan que los antibióticos pueden usarse para tratar los resfriados y la gripe, pese a que los antibióticos no tienen ningún efecto en los virus de la gripe.

Cerca de una tercera parte (32%) de las personas entrevistadas creen que deben dejar de tomar los antibióticos cuando se sienten mejor, en lugar de terminar el tratamiento recetado, lo que es esencial para prevenir la aparición de la resistencia.

Tres cuartas partes (76%) de los entrevistados piensan que la resistencia a los antibióticos ocurre cuando el cuerpo se vuelve resistente a los antibióticos. En realidad, lo que sucede es que son las bacterias, no los seres humanos ni los animales, los que se vuelven resistentes a los antibióticos y la propagación de esas bacterias ocasiona infecciones difíciles de tratar.

Dos terceras partes (66%) de los entrevistados creen que las personas no están en riesgo de contraer una infección farmacorresistente si ellos personalmente toman sus antibióticos como se los ha recetado el médico. Casi la mitad (44%) de las personas entrevistadas piensa que la resistencia a los antibióticos es un problema solamente para quienes toman antibióticos con regularidad. Pero, en realidad, cualquier persona, sea cual fuere su edad, en cualquier país del mundo, puede contraer una infección resistente a los antibióticos.

De la misma manera en este problema, como en muchos otros lo más importante es prevenir siendo crucial para ello tanto el lavado de manos como la vacunación así como todas las técnicas que ayuden a evitar la propagación de enfermedades infecciosas.

Irene Duo

Ura eta xaboia bikote paregabea!! ¡¡¡ Agua y jabón molan mogollón!!!

Garbiketarekin nahiko zorrotza naiz. Batez ere nire eskuenarekin.

Lo confieso: soy una persona bastante exigente con la limpieza. Soy muy estricta con los lavados de manos y mis hijos suspiran resignados cuando les inspecciono las suyas porque saben que le obligaré a limpiárselas si no están limpias.

Zertara dator hau dena? Nahiz eta gure garbiketa pertsonala mantendu, gure inguruan bakteria “foku” ugari ditugu ohartzen ez bagara ere.

¿Y a qué viene esto? Pues viene porque, a pesar de que seamos muy estrictos con nuestra higiene personal, en ocasiones tenemos cerca de nosotros focos de bacterias en nuestro hogar, y ni siquiera reparamos en ellos.

Ba al dakizue zein diren horietako batzuk??

¿Conocéis cuáles son los grandes focos de bacterias en nuestras casas?

Ordenagailuko teklatua:  Garbitzen al duzu teklatua edo arratoia? Esku zikinekin ikutzeaz gain, askotan jaten ari garenaren apurrak ere erortzen zaizkigu. Konponbidea xurgagailu batekin pasatzea, teklatuari buelta ematea, alkohol pixkatekin garbitzea izan daiteke. 

El teclado del ordenador: sí, seguro que en tu casa tienes un ordenador, ya sea de sobremesa o portátil. ¿Sueles limpiar su teclado? ¿Y haces lo mismo con el ratón? En la mayoría de las ocasiones la respuesta es que no. Y el hecho de tocar nuestro teclado con las manos sucias, comer algo mientras trabajamos y que caiga alguna migaja encima (confiésalo, tú también lo has hecho), convierte a nuestro ordenador en un foco de bacterias mayor al de…. ¡¡un inodoro!! ¿La solución? Un poco de aire a presión o un aspirador (voltear el teclado también es buena idea), una brocha fina y un trapo humedecido al que le echaremos un poco de alcohol, serán suficientes. Recuerda que tu ordenador, además de antivirus…… necesita antibacterias.

a.jpg.png

 

Sukaldeko espartzua: Ondakinez gain, etengabeko hezetasuna dago bertan, beraz bakteriak ugaltzeko toki aproposa da. Sukaldean erabiltzeko dugun trapu horiarekin gauza bera gertatzen da. Egosiz gero, ez ditugu bakteria guztiak desagertarazten. Egokiena, maiz aldatzea da.

El estropajo de cocina: sí, eso seguro que todos lo intuimos. Y es que un objeto con el que continuamente estamos limpiando restos de comida y que encima está en constante humedad, es el lugar idóneo para que se reproduzcan las bacterias. Hay quien utiliza métodos caseros para eliminar las bacterias, como hervirlos, pero eso no supone ninguna garantía contra las bacterias más resistentes. Yo desde luego considero que el mejor método que podemos utilizar es reemplazarlos muy a menudo. Por cierto, el mismo problema tiene es famoso trapo (normalmente amarillo) de cocina, que utilizamos para secar la fregadera y sus aledaños, con el agravante de que con él limpiamos o secamos la encimera de la cocina, la vitrocerámica o el hule de nuestra mesa, extendiendo nuestro foco de bacterias a toda pastilla por nuestra cocina. De hecho, ya lo decía ese dicho popular con un poco de humor aquello de : “El trapo de la Benita pone más m….. que quita”. Solución: acortar su vida útil y cambiarlos muy a menudo. Por cierto, fijaos en las pescaderías, carnicerías, charcuterías de la mayoría de las grandes superficies y no los veréis; están prohibidos precisamente por lo que comentábamos antes.

Kumuneko belakia: Etengabeko hezetasuna, beroa eta ondakin organikoak elkartzen dira bertan, beraz bakteria eta onddoentzat oso toki aproposa da.

 La esponja del baño: no en todas las casas se utiliza, pero tiene el mismo problema que el estropajo de la cocina. Se mezclan restos orgánicos con un entorno de mucha humedad y calor y las bacterias y los hongos proliferan por doquier. Yo desde luego no las utilizo jamás, ya que lo único que hacen es extender bacterias por nuestro cuerpo. ¿La solución? Pues agua y jabón, no hace falta más para lavarse adecuadamente.

Hortzetako eskuila: Maiztasunez aldatzea komeni da.

El cepillo de dientes. Pues sí. Si lo pensamos detenidamente, el cepillo de dientes convive con los tres factores de los que hablábamos en los puntos anteriores: restos orgánicos, humedad y calor. ¿Cómo debemos proceder con él? Pues lo primero que deberíamos hacer, tras utilizarlo, es limpiarlo bien con agua para retirar las impurezas que hayan podido salir de nuestra boca. Lo ideal a continuación es sumergirlo en un enjuague bucal antibacteriano, vinagre blanco o agua oxigenada tal y como nos comentaba Elena en este post. Una vez hecho esto, es mejor no taparlo, sino dejarlo que se seque al aire, a poder ser de pie, y sin estar en contacto con otros cepillos de dientes (así evitaremos la contaminación cruzada). Y lo más importante: reemplazadlo con asiduidad. Por higiene y también porque los cepillos pierden su poder limpiador.

Ez ahaztu eskuak maiz garbitzea infekzio desberdinak ekiditeko.

En definitiva, evitemos o controlemos estos focos de bacterias. ¡Ah! Y no os olvidéis de lavaros periódicamente las manos. Así evitaremos la posibilidad de transmisión de enfermedades a otras personas, así como provocarnos infecciones a nosotros mismos, ya que involuntariamente, a menudo nos llevamos las manos a los ojos, la nariz o la boca con las manos no demasiado limpias y podemos favorecer la aparición de infecciones.

Así que acuérdate…… ¡¡¡agua y jabón molan mogollón!!!

Esti Gamboa

A %d blogueros les gusta esto: