Non amaitzen da segurtasun-eremua? Y dónde termina el espacio de seguridad.

Gaurkoan eskaera batekin nator:
Kartelak, oharrak, abisuak, supermerkatuetako prezioak… mesedez, letra eta zenbaki handitan idatz dezatela dena ondo ikus dadin, argi eta garbi. 

Zergaitik galdetuko diozue, Covid-19ren egoera berri honengatik dator nire eskaera.

Lehengo egunean, supermerkatu batera erostera joan nintzenean, konturatu nintzen saltzailearen eta nire arteko distantzia mantenduz ez nuela lortzen arrandegiko prezioak ikustea, ezta harategikoak ere. Ez dut ondo ikusten, oso miopea bait naiz.

Supermerkatura idaztea pentsatu nuen, ahal zuten neurrian “konpontzeko”, baina ez nintzen ausartu. Gero, adinarekin entzumena eta ikusmena galtzen ditugun pertsonengan pentsatu nuen (besteak beste). Ez da ezer garrantzitsua, baina gauzak asko erraztuko lituzke. 

Badakit ez dela asko eskatzea, ez du inolako inbertsiorik edo programa espezifikorik behar zerbaiten berri emateko. 

IMG_20200628_235226

Siento un poco de reparo iniciar estas letras para pedir algo insignificante, pero lo tengo decidido.

Alguien dijo “ante el vicio de pedir está la virtud de no dar” y no quiero extenderme en refranes ni frases hechas que tanto suelo utilizar y menos para algo tan nimio como lo que quiero pedirles. No creo que sea necesario tanto circunloquio, sin embargo, no puedo evitar decir refranes y un refrán me suele llevar a otro como en este caso: “manos que no dais, ¿qué esperáis? “En fin, disculpen mis divagaciones. Aquí tengo mi petición directa:

Quiero pedir que los carteles, notas, avisos, precios de supermercados, de tiendas, … lo escriban por favor EN/CON LETRAS Y NÚMEROS GRANDES. Las cosas importantes, los precios, la comunicación; por favor escrita en letras y números grandes. Que se vea todo bien. Todo tiene que estar CLARO Y A LA VISTA DE TODOS.

Uds. se preguntarán a qué viene tanta fruslería con la que está cayendo, pero les tengo que decir que es debido a esta nueva situación de Covid-19 que planteo mi petición.

#Dosmetrosladistanciaquenosune.

El otro día al ir a comprar a un supermercado me di cuenta que con el tema de la distancia más alejada entre la dependienta el mostrador y yo, no conseguía ver los precios en la pescadería, ni en la carnicería… No veo, soy muy miope y a pesar de llegar gafas que me permiten ver mucho mejor, los carteles de los precios eran tan pequeños que no distinguía los números. Me suelen encontrar pegada al escaparate para poder distinguir el precio de ese bolso que me ha llamado la atención, alguna vez he recibido un coscorrón porque no he calculado dónde empezaba el cristal y dónde terminaba el espacio de seguridad.

Pensé en escribir al supermercado para que en la medida de lo posible lo pudieran “arreglar” pero no me atreví. Luego pensé en las personas que con la edad vamos perdiendo oído y vista (entre otras facultades). No es nada importante, pero facilitaría mucho las cosas si quien tiene que poner una nota, un aviso, un precio… lo hiciera para todos, igual que se escribe en dos idiomas, igual que se escribe en braille, igual que por megafonía se dan los avisos, igual que se piensa en el acceso sin barreras, igual que pensamos en ser inclusivos, igual para todos.

Sé que no es mucho pedir, no requiere ninguna inversión, ni un programa específico para que a la hora de querer avisar de algo se haga con contundencia. ¡Si dispones de una superficie, úsala con eficiencia! No dejes huecos, no escatimes en tinta, no bajes la voz ni cuchichees, si quieres que se te oiga habla alto y claro y si quieres que se te entienda, se te vea, si quieres dar a conocer algo ESCRIBE CON LETRAS GRANDES. Ya lo siento, pero no puedo evitarlo: “ande o no ande caballo grande”.

Estamos todos de acuerdo en que todo entra por los ojos, publicidad, internet, pantallas y más pantallas. Nos preocupamos del diseño, de la métrica, de la lingüística, semántica, ortografía, …, de todo para “atraer”. Perfecto, ¿o no? pero por favor, cuando escriban en una pizarra (ya en desuso, lo sé), cuando escriban o se dirijan al público además de con respeto háganlo con letras grandes.

Alguien me diría que poner los precios con números grandes que se vea bien no tiene nada de glamuroso, ni elegante, ni con clase o incluso que preguntar por algo que ya está etiquetado es redundante, pero créanme que no me gusta molestar y lo hago por necesidad. (¡pedid y se os dará!) ¡ja!, si fuera todo tan sencillo.

Al final todo se reduce a pequeños gestos, pequeños detalles, que hacen la vida mucho mejor.

Para terminar un par de frases para compartir:

“La generosidad no consiste en que me des algo que yo necesito más que tú, sino en darme algo que tú necesitas más que yo” (Khalil Gibran).

“La generosidad consiste en dar antes de que se nos pida” (Proverbio árabe).

En apoyo a la campaña: “TENGO BAJA VISIÓN”

 

Nieves Lajo

 

Ziberkonpra modu seguruan egitea. Hacer una cibercompra de manera segura

Aro zibernetikoan gaude, non behar dugun guztia gure esku dagoen. Teknologia berriei esker (mugikorra, tableta, ordenagailua…) etxetik mugitu gabe edozer gauza lortu dezakegu.

Teknologia horien erabilgarritasunetako bat erosketak internet bidez egitea da.

Erosketa internet bidez egiteko aholku erabilgarri batzuk partekatuko ditut gaurkoan zuekin.

Garrantzitsua da kontuan hartzea Espainian saltzen dituzten webguneen titularrak
Elikagaiak Establezimenduen Osasun Erregistro Orokorrean inskribatuta egon behar direla.

Elikagaiak internet bidez erosterakoan, kontuan hartu behar dugu elikagaien higiene eta segurtasun baldintzak desberdinak direla munduko herrialdeetan; beraz, Europakoa ez den herrialde batetik datorren produkturen bat erosten badugu, kontu handiz ibili beharko dugu.

Erosketak online egiteko orduan hurrengo puntuak kontuan izan behar ditugu: 
• Orriaren kontaktu informaziorik ez badago.
• Web-orriak beste orri batera birbideratzen bagaitu eskaera egitean.
• Eskainitako produktuen ezaugarriei buruzko informazio nahikorik ez badago.
• Informazio argia ezin badugu aurkitu.
• Web-orriak eskeintzen dituen eskaintzak onegiak direnean.
• Web orria produktu “mirakulu” bakar baten salmentan zentratzen bada.

Ortografia akats asko daudenean, produktuen prezioa euroa ez denean edo itzulpen automatikoak daudenean ere kontuz ibili behar gara.

a

Estamos en la era cibernética en la que todo lo que necesitamos está al alcance de nuestra mano, sin movernos de casa gracias a las nuevas tecnologías que siempre nos acompañan como móvil, tablet, ordenador etc..

Una de las utilidades de estas tecnologías es por ejemplo adquirir alimentos a través de internet por lo que hoy voy a hacerme eco de un interesante reportaje en el que se recopilan consejos útiles para hacer la compra por internet en especial, si se adquieren alimentos; aunque pienso se puede extrapolar a todo tipo de adquisiciones via On line.

Importante tener en cuenta que en España los titulares de las páginas web que venden alimentos deben estar inscritos en en el Registro General Sanitario de Establecimientos alimentarios y alimentos RGSEAA y si se van a comprar alimentos on line se debe comprobar el estado del registro de la empresa en la página web de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

A la hora de comprar alimentos vía internet debemos considerar que las exigencias en los requisitos de higiene y seguridad alimentaria es distinta en los diferentes países del mundo; por lo tanto, si adquirimos algún producto procedente de un país no europeo deberíamos extremar las precauciones y ser muy cautos al respecto.

Según la normativa europea de seguridad alimentaria no está permitido que personas particulares vendan alimentos vía online salvo si el vendedor está correctamente registrado y cumple los requisitos para poder hacerlo.

Si se adquieren alimentos en plataformas de venta o redes sociales se debe saber que estas plataformas suelen ser intermediarios de la venta y en sus web se compran y venden alimentos de forma legal: pero ellos no son los responsables directos así que si se realiza una reclamación la responsabilidad es del vendedor y no de la plataforma ni red social.

A la hora de hacer la compra en línea hay diferentes situaciones que deberían hacer saltar nuestras alarmas como pueden ser entre otras:

  • Si no hay información de contacto completa de la página, por ejemplo si la dirección de la web no es exacta o coincide con la dirección de otra empresa o si solo figura apartado de correos o no figura número de teléfono.
  • Si la página web nos redirige a otra página al realizar el pedido.
  • Si no hay suficiente información sobre las características de los productos ofertados.
  • Si no se puede encontrar información completa y clara sobre precios, garantía y el derecho de cancelación del pedido.
  • Si las ofertas que presenta la página web parecen demasiado buenas para ser verdad.
  • Si la página web se centra en la venta de un único producto “milagroso”.
  • Si el nombre de la página web es completamente diferente a lo esperado para una tienda de alimentos.

O por último si existen muchos errores de ortografía o expresiones extrañas consecuencia de una traducción automática, o incluso cuando el precio de los productos figura en una moneda diferente al euro nos debería hacer sospechar.

Además, el consumidor debe recibir la misma información sobre el alimento que si lo comprase en una tienda convencional, esta información debería ser precisa, clara, fácil de entender y no debería inducir a engaño, igualmente esta debe estar disponible antes de realizar el pago, a excepción de la fecha de caducidad o de consumo preferente y lote.

En el momento de la entrega del producto estará disponible por escrito toda la información obligatoria y ello no debe suponer un coste adicional.

Antes de comprar cualquier alimento deberíamos revisar siempre los ingredientes que posee así como la información sobre alérgenos y las advertencias e instrucciones de uso y conservación.

Nunca deberíamos adquirir un producto si no podemos obtener suficiente información sobre él porque como en otros muchos casos la información es poder.

Irene Duo

A %d blogueros les gusta esto: