Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘hipoglucemia’

Hoy no lo he hecho bien

   Ánjel Irastorza

El día de ayer resulto un poco complicado. No lo hice bien y a media tarde mis niveles de azúcar debieron de entrar en números rojos.  Nada grave, solo un pequeño bache, pero que vuelve a ponerme  en guardia de la importancia  de la programación de las actividades diarias y el  cumplimiento con lo previsto. La realidad de la diabetes te vuelve a recordar que eres una  persona con algunas necesidades particulares, entre ellas, evitar los periodos largos de ayuno.

El programa para ayer por la mañana no era el habitual. Cita para una reunión que llevaba muchos meses esperando, había que madrugar un poco más, desayunar media hora antes y caminar dos kilómetros hasta el lugar de encuentro para desplazarse. Otra hora de viaje, una intensa reunión de cinco horas y media y otra vez todo el viaje de vuelta. Esta vez la caminata es bajo un radiante sol que ya pega en plan veraniego. Y entre medio, un café sin azúcar,  medio plátano que llegó demasiado tarde y ni un vaso de agua.

Total que para cuando volví a casa y me puse frente al plato de comida eran las cuatro de la tarde, habían pasado ocho horas y media de ajetreo sin más aporte que el trocito de plátano en tiempo de descuento. El caos ya asomaba, cansancio, sensación de mareo.  Y para completar el despropósito, ración indebida para matar un hambre feroz. Hacerlo peor no es fácil.

El problema resultó que por la tarde había más agenda, había compromiso con un grupo de personas a las que  acompaño en sesiones de Qi Gong, una técnica muy interesante para trabajar el cuerpo con la respiración y el movimiento suave.  Y como desconvocar aquello no quedaría bien, ¿Qué hacer?

Aproveché los cincuenta minutos que tenía de margen para descansar todo lo que pude. Pero cuando ya  has entrado en la zona naranja de la hipoglucemia es como si has pillado la borrachera, no tienes más remedio que pasar la resaca. La sensación de cansancio, la flojera, el malestar, necesita su proceso y tiempo de recuperación.

Así pues me presente ante mis compañeros en un estado poco idóneo para desarrollar una sesión y menos para dirigirla. Lo primero que hice fue contarles mi situación y advertirles de que quizá no fuese capaz de terminarla. La respuesta fue unánime: tú, lo que necesites. Fue reconfortante encontrar comprensión y aceptación.

Y de esta manera comencé a realizar una sesión acorde a la mi necesidad en ese momento, más suave que la habitual, más intuitiva, dejándome guiar por lo que mi cuerpo pedía a cada paso.  Y así resultó  una estupenda sesión de recuperación de mi estado tanto corporal como mental. Y el grupo fue un acompañamiento fantástico en el proceso.

Terminó el día y nos fuimos a descansar. Hoy al despertar lo primero que he hecho ha sido consultar mi móvil y he visto  que tenía la batería al 87% de carga. Y me he dicho, ya somos dos, yo también estoy al 87%. Pero hoy lo hago bien y mañana ya será al 100%.

 

Sin título

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: