Sukarra, sintoma bat, ez gaixotasun bat. La fiebre, un síntoma, no una enfermedad.

Negua iritsi zen, tenperatura baxuak ere, eta gure osasun zentroetako larrialdiak eta kontsultak askotan kolapsatzen dituzten epidemia beldurgarriak ere.

Kontsultatzeko arrazoi ohikoenetako bat sukarra izaten da. Sukarra organismoak infekzioen aurrean hartzen duen defentsa-mekanismo bat da (hotzeria, gripea, arnasbideetako infekzioa, infekzio gastrointestinala…), ez da gaixotasun bat, prozesu infekzioso batzuekin batera doan sintoma baizik.

Sukarra bera, oro har, kaltegabea da. Lehen aipatutako prozesuetako askok ondoeza eragiten badigute ere, arinak izaten dira, eta ez dute inolako tratamendurik behar; atsedenarekin eta likido ugarirekin hobetzen dira.

Gorputzeko tenperatura normala 36 eta 37°C artekoa da, baina egunaren arabera aldatu egiten da; normalean, goizean arratsaldean baino baxuagoa izaten da. Eta ezberdina da, halaber, neurtzen den gorputzeko eremuaren arabera, adibidez, uzkiko tenperatura hartzen badugu, termometroak adierazten duen tenperatura erreala baino gradu erdi altuagoa da.

“Febrikulaz” hitz egiten denean, besapean hartutako tenperatura 37°C- 38°C-ren artean dagoenean izaten da, eta sukarra 38 °C-ra iristen denean.

Zenbait aholku erabilgarri emango ditugu prozesu horiek kudeatzen ikasteko eta ditugun osasun-baliabideak eraginkortasunez erabiltzeko.

Oso garrantzitsua da ondo ez gaudenean tenperatura hartzea, eta sukarra dugun ala ez jakitea. Kontuan izan behar dugu termometroa jartzen dugun gunea lehorra egon behar dela, aurrez neurketa hori alda dezaketen elementu edo likido hotz edo beroekin kontakturik izan gabe, eta tenperatura egokia hartzeko behar den denborari eutsi behar zaiola. Axilaren, belarriaren eta kopetaren tenperatura, uzkikoa edo ahozkoa baino errazago hartzen dira, baina ez dira hain zehatzak.

Sukarrak bere kabuz jaisten bada ere, batzuetan sendagai bat erabili behar izaten da. Sukarra jaisteko sendagai bat eman aurretik, beharrezkoa da osasun arloko profesional bati galdetzea, egoera balora dezan.

Zer egin dezakegu sukarrak eragiten duen ezinegona arintzeko?

1.Atsedena erraztea.
2. Gelaren tenperatura 20 eta 22 ºC artean egotea komeni da.
3. Gehiegizko arropa kentzea.
4.Aire-korronteak saihestea.
5.Deshidratazioa prebenitzea, tenperatura handitzeak gorputzeko likidoen galera eragiten du. Horregatik da hain garrantzitsua maiz edatea (ura, infusioak, saldak, azukrerik gabeko zukuak …).
6.Inoiz ez dira oihal hotzak, izotz-poltsak edo alkohol-marruskadurak aplikatu behar.

Osasun-zentrora joateko arrazoiak:
• Arnasa hartzeko zailtasuna.
• Bularreko mina.
• Buruko min handia.
• Nahasmena edo asaldura.
• Sabelaldeko mina.
• Behin eta berriz oka egitea.
• Aho lehorra, gernu iluna edo kantitate gutxikoa, likidoak edateari uko egitea.
• Elegenak.
• Likidoak irensteko zailtasuna.
• Pixa egitean mina dugunean edo bizkarreko minarekin. 

Gomendio guzti hauek Osakidetzako orrialdean bila ditzazkezu: https://www.osakidetza.euskadi.eus/gomendio-baliagarriak-helduen-sukarra-tratatzeko/ab84-oesenfc/eu/

Llegó el invierno, las bajas temperaturas y las temidas epidemias que colapsan muchas veces las urgencias y las consultas de nuestros centros de salud.

Uno de los motivos de consulta más frecuentes suele ser la fiebre. La fiebre es un mecanismo de defensa que adopta el organismo frente a las infecciones (un resfriado, una gripe, una infección de vías respiratorias o incluso una infección gastrointestinal entre otras), no se trata de una enfermedad, sino de un síntoma que acompaña a algunos procesos infecciosos.

La fiebre en sí misma generalmente es inofensiva. Muchos de los procesos nombrados anteriormente, aunque nos causen malestar suelen ser leves y no necesitan ningún tratamiento, remitiendo por sí solos con reposo y líquidos abundantes.

La temperatura corporal normal se sitúa entre los 36 y los 37°C, pero varía según el momento del día, generalmente por la mañana suele ser más baja que por la tarde. Y también es diferente según la zona del cuerpo en la que se mida, si tomamos por ejemplo la temperatura en el recto, la temperatura que indica el termómetro es medio grado más alta que la real.

Se habla de “febrícula” cuando la temperatura tomada en axila supera los 37°C, pero no llega a 38 y hablamos de fiebre cuando se alcanzan los 38°C.

Vamos a dar una serie de consejos útiles para aprender a gestionar estos procesos y utilizar de una forma efectiva los recursos sanitarios de los que disponemos.

Es muy importante tomar la temperatura cuando no nos encontramos bien, y saber si tenemos fiebre o no, debemos tener en cuenta que la zona donde coloquemos el termómetro debe estar seca, sin contacto previo con elementos o líquidos fríos o calientes que pueden alterar dicha medición, y mantenerlo el tiempo necesario para una toma de temperatura adecuada. La temperatura de la axila, el oído y la frente son más fáciles de tomar que las temperaturas rectal u oral, pero no son tan precisas.

Aunque la fiebre remite por sí sola habitualmente, en ocasiones hay que recurrir a un medicamento. Antes de dar un medicamento para bajar la fiebre (antitérmico) es necesario consultar a un profesional sanitario para que valore la situación.

a.jpg

¿Qué podemos hacer para aliviar el malestar que provoca la fiebre?

El objetivo principal es aliviar las molestias para que nos ayude a descansar.

  1. Favorecer el descanso.
  2. Procurar que la temperatura de la habitación esté entre 20 y 22º C.
  3. Retirar el exceso de ropa.
  4. Evitar las corrientes de aire.
  5. Prevenir la deshidratación, el aumento de temperatura provoca pérdida de los líquidos corporales. Beber con frecuencia (agua, infusiones, caldos, zumos no azucarados…).
  6. En ningún caso deben aplicarse paños fríos, bolsas de hielo o fricciones de alcohol.

¿Cuándo debo acudir al centro de salud?

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Confusión o agitación.
  • Dolor abdominal.
  • Vómitos reiterados.
  • Boca seca, orina oscura o en poca cantidad, negación a beber líquidos.
  • Sarpullidos.
  • Dificultad para tragar líquidos.
  • Dolor al orinar o dolor en la espalda.

Todos estos consejos podemos consultarlos en la página web de Osakidetza https://www.osakidetza.euskadi.eus/recomendaciones-utiles-fiebre-en-adultos/ab84-oesenfc/es/

Y descargar la guía en: https://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/osk_osaesk_recomendacion_fiebr/es_def/adjuntos/fiebre-adultos-2.pdf

Lourdes Ochoa de Retana

 

Urtaro aldaketen eragina. Los cambios de estación nos afectan y mucho

Geroz eta gehiago gara udaratik negurako aldaketak eragiten gaituzten pertsonak. Aldaketa hau fisikoki eta emozionalki nabaritzen dugu. Egunak ilunagoak dira, eguzki ordu gutxiago daude eta gure gorputzak nabaritu egiten du.

Zein dira gehien eragiten dizkiguten urtaroak?

Udaratik udazkenerako aldaketa eta negutik udaberrikoa dira gehien eragiten dizkigutenak. Garai hauetan suminduago egoten gara. Ahal degun hoberen eramateko gomendagarria da etxetik ateratzea eguraldi kaxkarra egon arren, dieta orekatu bat egitea, (nohizean behin kutixiren bat ere jan dezakegu), erlazio sozialak mantentzea, ondo deskantsatzea eta ariketa fisikoa egitea.

Nik, geroz eta okerrago daramazkit aldaketa hauek, batez ere udazkeneko aldaketa. Nekatuago sentitzen naiz, indarrik gabe, min gehiago izaten dut…

Hala ere, alferkeria alde batera uzten dut, berokia jantzi eta kalera ateratzen naiz indarrez beteta.

Cada vez somos más quienes el cambio de verano-otoño-invierno nos influye tanto a nivel físico como emocional. Nos sentimos con menos energía, con una sensación de apatía, dormimos más horas sintiéndonos con pocas ganas de hacer nada y pareciese como si todo nos costase mucho más. Es como si perdiésemos interés por realizar actividades que en otras épocas del año nos resultan muy atractivas. De sobra es sabido de los beneficios del sol y del buen tiempo que generan en nuestro organismo. Los cambios de temperatura nos influyen y es normal que si hace mal tiempo aparezcan problemas de concentración y nuestro estado de ánimo no sea el mismo. Al parecer nuestro cerebro según en la estación del año en la que estemos utiliza unos recursos u otros, ya que está programado para responder a la estacionalidad a pesar de que intentemos engañarlo. A finales de octubre principios de noviembre el frio empieza a aparecer, oscurece antes, todo nos parece más gris y tenemos que adaptar nuestro cuerpo y mente causándonos con ello una serie de desajustes que si o si luego notaremos.

a.jpg

¿Cuales son los cambios de estación que más nos afectan?

Los que van de verano a otoño y los de invierno a primavera. Levantarnos por las mañanas en estas épocas cuesta el doble y nos sentimos más irritados. Es lo que se llama depresión otoñal y astenia primaveral, o trastorno depresivo estacional. Para llevarlo mejor o intentar evitarlo en cierto grado y poder con este estado que nos lo hace pasar tan mal, es importante:

Salir de casa: A pesar del frio, de la pereza, de las pocas ganas, de ciertas molestias o del mal tiempo, y siempre y cuando no haya contraindicación médica hay que salir. Quedarnos en casa no hará mas que empeorar nuestro estado de ánimo y de salud.

Hacer una dieta equilibrada: Permitiéndonos algún que otro capricho de vez en cuando. Es habitual que nos de por comer más y nos alimentemos mal. Pareciese que el cuerpo nos pidiese que comamos como para guardar reservas y todo nos viene bien llevarnos a la boca. Error, lo único que conseguiremos ganar serán unos kilos de más.

Relaciónate socialmente: Aunque no te apetezca mucho. Distraerte, estar en compañía, pasar buenos ratos hace que sea menos costoso salir y nos sea más fácil dejar a un lado la pereza.

Duerme bien: Y diréis ya… el que pueda. Lo importante es evitar las siestas, cenar ligero y movernos por el día para que de alguna manera nos cansemos y no sea una tortura la hora de ir a la cama. Soy sufridora de las noches eternas y siento como el reloj va en mi contra viendo como las horas no pasan y la noche avanza. Por eso evito echarme siestas porque si lo hago, estoy perdida.

Haz ejercicio: Camina, pasea que eso también es ejercicio. Te destensará los músculos y te despejará la mente haciendo que veas las cosas con otro color.

 Me he dado cuenta de que cada año noto esos cambios estacionales. En mi caso el que peor llevo es el otoñal. Me faltan fuerzas, estoy más cansada, el cuerpo me duele más y mis enfermedades es como si despertasen. Os confieso que soy crónica empedernida en lo que al cambio se refiere y si pudiese convertirme en oso e hibernar 3 meses, creedme, con ganas lo haría. Ese frío puñetero que lo notas de esa manera, que gracias a la humedad es casi imposible sacarte del cuerpo y hace que digas “aaaaiiinnnssss que pocas ganas tengo de moverme….de hacer….de pensar…..” al final no me impide que un día diga “hasta aquí hemos llegado”. Tengo el contrapunto contradictorio de que ni el frío ni la lluvia no me desaniman a salir. Eso si, mis músculos y huesos haga lo que haga me dicen a gritos en forma de dolor que están que no pueden mas.

 Y a pesar de la pereza y de todo lo demás me abrigo bien, me pongo unas buenas botas, salgo a la calle mirando al cielo lluvioso, sintiendo el frio en mi cara y me digo “allá voy a comerme el mundo porque si no aquí no hay quien viva”.

 Nagore Taboada.

 

A %d blogueros les gusta esto: