Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘obesidad’

Ariketa fisikoa eta obesitatea. Ejercicio y obesidad

Obesitatea giza gorputzean gantz gehiegi metatzearen gaixotasuna da.

El sobrepeso y la obesidad se producen debido al aumento del tamaño y la cantidad de las células grasas en el organismo.

Osasunerako ondorio kaltegarriak izan ditzake, hala nola bihotzeko gaixotasunak, diabetesa…

 La obesidad puede producir complicaciones; síndrome metabólico, presión arterial alta, ateroesclerosis, enfermedad del corazón, diabetes, niveles elevados de colesterol en sangre, distintos tipos de cáncer y trastornos del sueño.

Alda ditzazkegun arrisku faktore desberdinak daude. Beste batzuk aldiz, ezin ditugu aldatu: adina, genetika, arraza, sexua, bizi garen ingurua…esaterako.

 Existen factores de riesgo para el desarrollo del sobrepeso y la obesidad. Podemos modificar los hábitos y los entornos poco saludables. La edad, los antecedentes familiares, la genética, la raza, la etnia y el sexo, no se pueden modificar.

 Muchos factores del entorno pueden aumentar el riesgo de tener sobrepeso y obesidad:

·     Factores sociales, un nivel socioeconómico bajo, un entorno social poco saludable o poco seguro etc.

·     Factores propios del entorno, el acceso fácil a comidas rápidas no saludables, un acceso limitado a parques, espacios seguros o accesibles para caminar, pasear etc.

Loaren eta obesitatearen inguruan ikerlan desberdinak daude.

Algunos estudios han permitido establecer una relación entre el sueño y la manera en la que el organismo convierte los nutrientes en energía. La falta de sueño puede afectar las hormonas que controlan los impulsos de hambre.

Estresak ere eragina du izan dezakegun gosean.

 El estrés afecta al cerebro y desencadena la producción de hormonas que controlan el equilibrio energético y los impulsos de hambre. El estrés agudo puede producir cambios hormonales que inhiben el hambre, pero si el estrés se vuelve crónico, los cambios hormonales pueden hacer que comamos más y se acumule más grasa.

Gizaki baten loditasunaren zenbatekoa neurtzeko, gorputz – masaren indizea erabili ohi da.

 Para diagnosticar el sobrepeso y la obesidad, se utiliza el IMC (índice de masa corporal).

 Ø     Behar baino pisu txikiagoa. Por debajo del peso saludable si el IMC es menor de 18.5.

Ø     Pisu osasuntsua. Un peso saludable si el IMC está entre 18.5 y 24.9.

Ø     Gehiegizko pisua. Sobrepeso si el IMC está entre 25 y 29.9.

Ø     Obesitatea. Obeso si el IMC es de 30 o mayor. 

Ariketa fisikoak onura asko dakartza osasunari.

 El ejercicio físico ejerce importantes beneficios sobre la salud. Hábitos de vida sedentarios se asocian a un incremento de enfermedades crónicas y a una disminución de la longevidad.

 Es recomendable tratar de hacer ejercicio aeróbico de intensidad moderada al menos 2 horas y 30 minutos por semana, o ejercicio aeróbico vigoroso durante 1 hora y 15 minutos por semana.

 El ejercicio aeróbico, como caminar a paso ligero, se refiere a cualquier ejercicio en el que el corazón late más rápido y usa más oxígeno de lo normal.

Obesitatea arazo larria da mundu osoan eta etengabe ari da hedatzen. Faktore askok eragiten dute obesitatearen hedapenean, hala nola jateko ohituren aldaketek eta geroz eta bizimodu sedentarioagoa izateak.

 La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. La incidencia de la obesidad se ha incrementado en los últimos tiempos, debido a los cambios en el estilo de vida, que reflejan una actividad física reducida y la disminución en el consumo de alimentos ricos en azúcares complejos, ricos en almidón y fibra, acompañado por un aumento en la ingesta de azúcares simples y de grasas.

Tratamenduaren helburua, hartzen ditugun baino kaloria gehiago gastatzea da.

 El objetivo en el tratamiento de la obesidad tiene que ir orientado a conseguir que cada día, la cantidad de calorías gastadas sea superior a las que hemos ingerido con los alimentos.

 Podríamos decantarnos por seguir sólo una dieta sin hacer ejercicio o algún tipo de actividad física, hacer sólo ejercicio sin seguir una dieta y/o combinar ejercicio físico regular y una dieta hipocalórica.

 El peso depende del equilibrio energético, lo podemos comparar con una balanza, si en un lado ponemos los alimentos que ingerimos diariamente y en el otro todas las calorías gastadas por nuestro organismo, y la balanza se inclina hacia el lado de los alimentos, quiere decir que estamos ingresando más calorías de las que quemamos.

     untitled

Ariketa fisikoa egiteko ohitura hartu behar dugu obesitateari aurre egiteko.

Practicar ejercicio físico de una manera regular es una buena herramienta para luchar contra el sobrepeso y la obesidad. Si practicamos 30 minutos diarios de ejercicio de intensidad moderada y cuidamos nuestra alimentación, tendremos más posibilidades de evitar la obesidad.

 Caminar, trotar, correr, nadar, etc., son actividades físicas aeróbicas de intensidad moderada.

Gure sendagilearekin hitz egitea gomendatzen da ariketa físiko gogorra egiten hasi aurretik.

 Es importante que antes de comenzar  con un programa de actividad que incluya un ejercicio físico intenso, hablemos con nuestro médico para descartar síntomas o signos de enfermedad cardiovascular, enfermedades metabólicas o degenerativas, u otras patologías que pudieran agravarse por la práctica de un ejercicio físico intenso.

 Para cumplir con las recomendaciones de hacer 30 minutos diarios de ejercicio físico moderado, podemos practicar solo un tipo de ejercicio o combinar varios, como mínimo 10 minutos cada uno, por ejemplo:

 ·     Voy caminando desde mi casa a casa de mi hija (15 minutos) y vuelvo caminando (15 minutos); TOTAL: 30minutos.

·     Voy caminando desde el trabajo al polideportivo (10 minutos), nado (10 minutos) y a la salida voy caminando a casa (10 minutos); TOTAL: 30 minutos

·     Voy caminando desde el trabajo a la piscina (10 minutos), nado (20 minutos).

 Podemos realizar también ejercicios de fuerza, y combinar ejercicio aeróbico con ejercicios de fuerza moderados. Como en el ejemplo anterior, se puede hacer un solo tipo de ejercicio o combinar varios.

Elikadura osasuntsu bat eramatea eta ariketa fisikoa egitea ezinbestekoak dira.

 Aunque solo con la práctica diaria de actividad física no es suficiente, hacer solo ejercicio se acompaña de una pérdida de peso muy lenta. Hay que tener en cuenta el “otro lado de la balanza”, la cantidad de calorías que ingerimos diariamente. Si tenemos malos hábitos de alimentación probablemente necesitemos más minutos de ejercicio, o realizar ejercicio físico de más intensidad que queme más calorías.

 Equilibrio energético negativo; que las calorías que se ha quemado en todo el día superen a las que se han ingerido.            

                                                                                      Lourdes Ochoa de Retana

Contradicciones de nuestra sociedad

Al mismo tiempo que millones de personas mueren de hambre en el mundo, la obesidad adquiere según la OMS (Organización Mundial de la Salud), caracteres de epidemia.

Una de las contradicciones de  nuestra sociedad.

Según la OMS más de mil millones de personas adultas tienen sobre peso y de ellas al menos 300 millones son obesas.

Unos amigos han estado en EEUU de vacaciones en el mes de Julio y me comentaron que les había llamado la atención la cantidad de personas obesas que habían visto. Pero no hace falta ir a los EEUU para ver personas con sobrepeso u obesas, en cualquier playa de nuestras costas podemos observar un número elevado de adultos y también niños y adolescentes con obesidad.

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

Para averiguarlo se mide el IMC (Índice de masa corporal) y ¿cómo lo calculamos?

Se calcula mediante el peso de la persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros. Cuando dicho Índice oscila entre 18,5 y 24,9 hablamos de una persona con peso normal. Una persona con un IMC igual o superior a 25  tiene sobrepeso y con un IMC igual o superior a 30 se estima que es obesa. Este índice es el que utilizan los profesionales sanitarios a la hora de  estimar si una persona es obesa o no.

Y no hablo de estética o belleza, hablo de salud. En la televisión, en las revistas, en los anuncios,  aparecen mujeres delgadas y seguro que rayando el IMC de bajo peso, que tampoco es saludable.

Hablo de SALUD, pues la obesidad y el sobrepeso son perjudiciales para la salud tanto por sí mismas como por ser factores predisponentes para otras enfermedades crónicas que acortan la esperanza de vida, además las personas obesas pueden sufrir rechazo social y discriminación.

Otra contradicción de nuestra sociedad: está de moda ser delgado pero cada vez hay más obesos. Según un estudio de SEEDO (sociedad española para el estudio de la obesidad), en la población adulta española, entre 25-60 años, el índice de obesidad es del 14, 5% y el de sobrepeso llega al 38,5%, siendo más frecuente en mujeres y conforme aumenta la edad aumenta la cifra de personas obesas.

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

El mayor consumo de alimentos hipercalóricos (con alto contenido en azúcares y grasas…) y la menor actividad física.  

Así que junto con la alimentación el otro factor causante de la obesidad es el sedentarismo.

Y como siempre digo: “Nunca es tarde para empezar a hacer una actividad física”.

Resulta esencial elegir el tipo de actividad que más se adapte a las preferencias y habilidades de cada uno, en cada etapa de la vida.

La OMS recomienda practicar actividad física de forma regular, independientemente de la edad de la persona y del tipo de ejercicio que realice. La recomendación actual es de 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada, como podría ser caminar a paso ligero, todos los días de la semana. No siempre se puede realizar todos los días de la semana, pero, podemos organizarnos ¿verdad?

Responder a nuestras preguntas de:

QUE, CUANTO, CUANDO y CON QUE FRECUENCIA…

Pero cuando la persona es obesa o tiene sobrepeso es más fácil incrementar la actividad física como estilo de vida rutinaria (caminar más, subir escaleras, reducir actividades sedentarias, no quedarse delante de la televisión más de 2 horas seguidas, etc.,) que el empezar a practicar un deporte o un programa de ejercicio físico debido a las condiciones físicas.

Además desde mi punto de vista  se debería dar ejemplo a los niños que tengamos a nuestro lado: hijos, nietos, sobrinos, etc.,  ser modelo con nuestros buenos hábitos.

Se debería acostumbrar a los niños a realizar ejercicio físico de forma cotidiana siempre que se pueda, ir andando o en bici a las ikastolas sería una medida estupenda, aun siendo consciente que no siempre se puede, practicar deporte en las ikastolas y también en su tiempo de ocio, sería otra buena medida.

La industrialización y la tecnología nos han facilitado  un gran número  de tareas y actividades que sin su ayuda comportaban un gran esfuerzo con una elevada carga física y gran coste energético. Ahora en el siglo XXI vivimos en una sociedad con un mayor confort que ha traído un conjunto de hábitos y costumbres que están siendo perjudiciales para mantener nuestro nivel de salud óptimo. Otra contradicción de nuestra sociedad.

Ha mejorado nuestro nivel de vida: todos tenemos uno o dos coches por familia, nuestras profesiones comportan en su mayoría un bajo grado de actividad física, nuestro ocio lo enfocamos al consumo de productos que nos mantienen sentados la mayor parte del  tiempo; en resumen: tenemos una sociedad moderna y cómoda pero con un bajo grado de actividad física y unos hábitos diarios sedentarios que perjudican nuestra salud.

Todavía estamos a tiempo de cambiar.

Itxaso Arévalo

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: