Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘perseverar’

y mi nuevo propósito?…por Jose

(A lo largo de estos primeros días y a modo de presentación, los colaboradores habituales de este blog nos vamos a ir presentando. Hemos elegido “y mi nuevo propósito?” como título de esta serie de entradas por ser una herramienta que usamos en nuestros cursos de Paziente Bizia . Paciente Activo para ir consiguiendo nuevas metas y como compromiso con ese nuevo hábito. Sirva cada entrada como presentación)

Es lo más complicado, decidir qué quiero hacer realmente, qué quiero cambiar, mejorar, reforzar, evitar… que deseo de verdad hacer o deshacer. Pienso, pienso, vuelvo a pensar y al final me quedo con el propósito de perseverar, de seguir haciéndolo día tras día, de insistir en mis retos aunque hasta ahora haya fracasado (si bien debería utilizar otra palabra porque creo que el mayor fracaso es no intentar).

Me decanto por perseverar porque la lista diaria de retos es larga: levantarme algo antes de lo habitual, mostrar a mi mujer que la quiero, atender algo más a mi madre, no crisparme con mis hijos, morderme un poco la lengua antes de hablar, no sobreactuar, desayunar un poco más y cenar un poco menos, ser siempre franco, ser más constante, beber un vino menos, correr un kilómetro más, recordar a mis amistades que las siento como tal, enojarme menos cuando conduzco, evitar el picoteo casi inconsciente de madrugada, … Y más y más pequeños-grandes propósitos cada día, propósitos a los que ahora sumo este de perseverar, también a la hora de alimentar este blog, de compartir todo esto que llevo dentro, todo lo que he aprendido en mis años de “crónico”.

Sí, perseverar, que la lista no para de crecer, que no hay día sin retos, y que no los haya, porque significará que estoy muerto o, lo que aún es peor, vacío. Canta Rubén Blades que “el que no busca se muere sin encontrar” o que “si tú no usas la cabeza otro por ti la va a usar”, y me pongo manos a la obra, en realidad sigo manos a la obra porque la batalla nunca para, no cesa la pelea para llevar dinero a casa cada día, para que mi sweet blood no me impida ser normal, para que mis hijos tengan posibilidad de vivir un futuro mejor que este presente, para que, para que … cienes y cienes de paraqués.

 Seguro que hay días, como los ha habido y a patadas, en los que querré darme por vencido y dejarme llevar, seguro. Entonces recurriré a lo que más a mano tengo y más dispuesto está a ayudarme. Alguien muy cercano en casa, tal vez mi endocrino, quizás mi enfermera o mi socio, alguien que se pondrá en mi lugar y me regalará un consejo sincero, una posibilidad para insistir.

Vamos, que no hay excusas. Quiero y voy a perseverar. Por cierto, soy Jose, paciente impaciente y activo. Lo soy cuando estoy enfermo y cuando no lo estoy, que cierto que tengo diabetes pero de ahí a ser diabético va todo un mundo.

Y cedo el testigo mañana a Juan Carlos….

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: