Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘salud emocional’

Creencias

Puedo contaros que mi vida podría haber sido de otra forma, aunque no es así, ya que cuando cumplí 4 años, mi padre murió y tuvimos que mudarnos todos a Madrid, mi madre y mis siete hermanos. Mi madre tuvo que ponerse a trabajar, y nosotros los niños, repartidos. Mis hermanos internos en un colegio y las niñas internas en otro de lunes a viernes durante una dura temporada tanto para mi madre como para nosotros, cada uno lo vivía como le tocaba y podía. No se trata de contaros mi vida que seguro podría ser apasionante, como siento que podría serlo la de cualquier persona, pero si que me crié en un barrio muy muy humilde, de donde recuerdo que siempre quise salir. Quería otra vida, me negaba a creer que por vivir donde me había tocado vivir no podría conseguir lo que sabía que había fuera y que yo quería explorar, y que yo quería vivir. Así que  me esforcé por conseguirlo y muy importante, me lo CREÍ. Ardua tarea ya que pasaron 29 años hasta que me fui, (pero me fui) y ahora con 48 años veo que lo que soy hoy, no podría ser sin haber pasado por todo aquello que no quería…..

Las CREENCIAS se instalan en nosotros a partir de un acontecimiento de referencia que, a veces es un shock. Cuando sucede el acontecimiento, le atribuimos un sentido, tal vez arbitrario, pero  quizás es el único que se le puede dar en ese momento. Es un aprendizaje que te permite adaptarte para sobrevivir,  son como filtros que tenemos entre el mundo y nuestra comprensión de él.

De estas vivencias entre muchas cosas, salió la CREENCIA de que “soy lo suficientemente fuerte y puedo con todo”, de aquí podría sacar muchas cosas positivas, que llamaremos CREENCIAS POTENCIADORAS, como por ejemplo el hecho de tener ese “espíritu de lucha” (es muy cansado, creerme…),  que me hace esforzarme y luchar y me cuesta mucho tirar la toalla, en muchas de mis vivencias  me ha sido y de seguro será muy útil. Sin embargo, aplicando estas creencias con excesiva intensidad (que también hago), hacen que en ocasiones mi comportamiento sea inadecuado y  excesivo como por ejemplo que me cuesta mucho pedir ayuda, incluso excesivo en intensidad, como que asumo responsabilidades en exceso, que no sé decir que no...(estoy en ello…), responsabilidades o roles que no me corresponden o no puedo con ellos, y esto, pesa mucho…(efecto quemada, stress mantenido, etc…). Estos “roles” son comportamientos que  posiblemente se deriven de factores externos (trabajo, jefes, presión ambiental, etc..) o propios (si no lo hago yo, quien lo hará?…tengo que hacer lo imposible...). Algunas de estas creencias pueden ser muy radicales y constituir los propios valores, e incluso estar vinculados al nivel de la identidad, por ejemplo de estas vivencias es posible que saque incluso una “guerra” que tengo abierta contra las injusticias (mis injusticias…) como si fuera una de las misiones de mi vida…..

Creo que somos esclavos de nuestras creencias porque no reflexionamos sobre ellas de manera consciente, para nosotros son evidencias y no se cuestionan. Para mi, son una manera de controlar las cosas…..

No veo fácil  poder transmitir lo que son las CREENCIAS, seguramente un psicólogo, o un coach lo haría genial, pero me he aventurado a hacerlo yo,  porque me apasiona, (y tal vez sea un tanto osada..),  cogiendo por aquí y por allí, definiciones de talleres, cursos, libros, blogs, mezclándolo y poniéndolo en mis propias palabras podría resumirlo más o menos así: “Nuestro entorno y los valores llegan a condicionar como actuamos, las creencias forman nuestra manera de ver y entender el mundo, por supuesto desde nuestra perspectiva, y se van generando a lo largo de nuestra vida. Las creencias influirán en que mejores o no en cualquier ámbito de tu vida, por lo que  se hace importante creérselo para poder conseguirlo, no bastará solo con el esfuerzo ya que  las creencias  deciden como actuamos y si queremos cambiar algo, se hace necesario ver de donde vienen y trabajar por cambiarlas en caso necesario”.

Os dejo con una frase del libro del Doctor Miguel Ruiz “los cuatro acuerdos” que a mi me encanta, la verdad que me encanta el libro entero y si no lo habeis leído, os lo recomiendo: “el autorrechazo nace de la imagen (creencia) que tenemos de lo que significa ser perfecto y de la imposibilidad de alcanzar ese ideal…”

 

Ani Galende

Gozar de buena salud

En general queremos vivir más y mejor. La esperanza de vida ha pasado de 73 años  en 1975 a 82 años actualmente. Además en este país vivimos por término medio  6 años más que la media  de  la Unión Europea. Vivimos más, pero ¿vivimos mejor?  ¿Todos los  años de vida añadidos, son años saludables?

El reto que tenemos  es mantener esos años ganados  y a la vez  disminuir el número de años  que pasamos con una enfermedad u otra. La solución no está en tomar la pastilla cuando estamos enfermos sino en  prevenir cuando estamos sanos.

Y  ¿cómo prevenir aquellas  enfermedades relacionadas con los hábitos de vida?

La alimentación es uno de los pilares fundamentales para tener y mantener  una vida saludable.

La dieta mediterránea no solo es una forma de comer.  Díaita  es la palabra griega de la que hemos obtenido el término dieta, que para nosotros significa exclusivamente “régimen alimenticio” , pero el significado de la palabra griega era bastante más extenso. Para ellos la dieta era una forma de vivir, el conjunto de  diversas conductas  que confluían  en la alimentación. La dieta mediterránea es  un estilo de vida que combina  una alimentación que usa los  ingredientes de la agricultura local y las formas de cocinar propias de cada lugar  con  las comidas compartidas, las celebraciones y las tradiciones .Todo esto va unido  a la práctica de ejercicio físico moderado pero diario que se ve favorecido por un clima  benigno en general .En definitiva es un estilo de vida que la ciencia nos invita a adoptar en beneficio de nuestra propia salud.

-¿Qué pauta  debemos seguir para gozar de buena salud  y mantener nuestro bienestar a través de los años?

Como ya hemos dicho llevar una alimentación variada y equilibrada siguiendo las recomendaciones de la Dieta  Mediterránea.

Mantener una vida activa evitando al máximo el sedentarismo, que es uno de los principales causantes de obesidad y diabetes. Deberemos buscar aquella actividad que se adecua a nuestra edad y forma física. Un simple paseo diario de 30 minutos tiene enormes efectos positivos para nuestra salud.

Beber de  un litro y medio  a dos de agua al día, ya que, entre otras cosas, favorece una mejor digestión y elimina toxinas del organismo.

Evitar el consumo de tabaco y otras drogas, tomar alcohol  de forma moderada siempre y cuando el estado de salud lo permita.

Dejar de fumar. Es importante que un especialista nos guíe si no somos capaces de hacerlo por nosotros mismos.

El uso adecuado de medicamentos es clave, lo cual quiere decir que deben tomarse si son necesarios pero supervisados por un profesional

Para que estas pautas tengan un efecto positivo y notable  es importante recordar que se tienen que dar todas a la vez

Gozar de buena salud es estar bien físicamente, pero también es estar bien emocionalmente.  La salud mental es importante para la buena salud y hay que cuidarla. Se debe atender el estado anímico, las emociones y los sentimientos con uno mismo y con los demás.

Por ello es importante tener tiempo para relajarse, realizando aquellas actividades que nos gustan y  pensando en las cosas positivas que seguro hay en nuestra vida.

También hay que aprender a  expresar los sentimientos de forma adecuada. Es importante que la gente que está próxima a nosotros sepa cuando hay algo que nos molesta. Guardar sentimientos de tristeza o de rabia dentro de uno mismo consume  mucha energía y puede causarnos problemas en nuestras relaciones interpersonales.

De todos modos siempre es mejor pensar antes que actuar porque las emociones en ocasiones pueden ser muy fuertes y si nos dejamos llevar sin más podemos decir o hacer cosas de las que luego podríamos arrepentirnos. Es importante tomarse un tiempo para pensar las cosas.

En definitiva disfrutar de la vida y evitar estar en constante estrés y reírse. Una gran sonrisa puede ser un buen remedio a muchos males.

Elena Resines

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: