Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘tabaco’

Erabaki zaitez, ahal duzu. Decídete, tú puedes

Maiatzaren 31ean tabakorik gabeko munduko eguna ospatzen da.

El 31 de mayo de cada año la OMS y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco.

Es por ello que nosotros desde este blog queremos poner nuestro granito de arena.

Tabakoa mundu osoan kontsumitzen den landare bat da. Bere osagaietako bat nikotina da eta menpekotasuna sortzen du.

El tabaco es una planta. Sus hojas se fuman, se mastican o se pueden aspirar para  experimentar los efectos que produce. Contiene la nicotina, la sustancia que va a crear la adicción al tabaco.

La  nicotina activa los circuitos del cerebro que regulan las sensaciones de placer. Una de las sustancias químicas clave en el cerebro implicada en el deseo de consumir la droga es el neurotransmisor dopamina.

Nikotinak hamar segundu behar ditu kearekin arnastu, garunera heldu, (bertan dopamina  jariatzen da) eta bere ekintza emateko, horrek ematen dio menpekotasuna sortzeko izugarrizko indarra.

Cuando se fuma, la nicotina entra en el cerebro  y éste segrega dopamina aumentando los niveles de la  dopamina en los circuitos de gratificación. Desde la primera calada hay una distribución rápida de la nicotina al cerebro, llegando a su nivel máximo en los primeros 10 segundos de haber sido inhalada. Esto es lo que explica  que la nicotina es una droga altamente adictiva  por lo que es difícil dejar de fumar, pero no imposible.

Es probable que encuentres satisfacción con algunos  de los cigarrillos que fumas.

Tabakoaren arriskuak hurrengo hauek dira:

  • Arazo kardiobaskularrak, minbizia.
  • Zaurietan orbaintze txarra.
  • Arnas bideko eritasunak (biriketako gaixotazun kronikoa adibidez).
  • Haurdunaldian arazoak, erditze goiztiarra…

Pero seguro que conoces  los riesgos que el tabaco puede tener para tu salud, entre otros:

  • Problemas cardiovasculares, posible cáncer de vejiga, de pulmón, en la boca, colon, recto etc.
  • Mala cicatrización de heridas.
  • Problemas pulmonares como EPOC.
  • Problemas durante el embarazo, parto prematuro, aborto espontaneo, bajo peso  para el niño.

Puede que tengas una enfermedad crónica donde es muy perjudicial el hábito del tabaco, aumentando los posibles riesgos para tu salud si fumas, o puede que te enfrentes a enfermedades que padecen familiares o amigos causados por el tabaco, además continuamente lees los mensajes impresos en las cajetillas y escuchas las recomendaciones de tus profesionales sanitarios o de tu pareja o de tus hijos, que te repiten que tienes que dejar de fumar.

Askotan pentsatuko zenuke “Erretzeari utzi behar diot”

Por todo ello  seguro que compartes lo que muchos fumadores piensan y se  dicen así mismos “Tengo que dejar de fumar, me gustaría dejar de fumar”.

Erretzeari uztea ez da erraza baina POSIBLE da.

Dejar de fumar no es fácil, pero es POSIBLE.

Es importante que reflexiones si quieres dejar de fumar y si piensas que sí, es importante que te prepares.

Hiru alderdiri aurre egin beharko dizkiozu erretzeari uzteko:

Hay tres aspectos fundamentales a los que tendrás que enfrentarte si quieres dejar de fumar:

  1. Nikotinaren menpekotasuna. El poder de adicción de la nicotina: Afrontarás el síndrome de abstinencia, con intensos deseos de fumar, posibles síntomas como  irritabilidad, dificultad en la concentración, aumento del apetito, desanimo, estreñimiento…No te preocupes es normal y se pasan.
  2. Tabakoarekin  duzun erlazio psikologikoa. La relación psicológica con el tabaco: La relación del tabaco con los fumadores está íntimamente ligada a las emociones como tristeza o alegría, a situaciones de estrés o de bienestar y también a rutinas habituales del día a día que se asocian al tabaco.
  3. Alderdi soziala. El aspecto social: El consumo de tabaco acompaña en muchas ocasiones relaciones sociales. Fumar con amigos, de fiesta, celebraciones.

Munduan milaka pertsonek erretzeari uzten diote.

Sin embargo estas dificultades por llamarlas de alguna manera, no son una barrera infranqueable. Cada día miles de personas de toda condición: CONSIGUEN DEJAR DE FUMAR.

Dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer por tu salud.

Gomendio batzuk proposatzen dizkizut:

Te propongo algunas recomendaciones:

Aukera bat eman zaitez. Tienes que darte la oportunidad:

Sólo es posible conseguirlo si llegas al convencimiento de que es un reto, un propósito que puedes alcanzar. Aunque lo hayas intentado otras veces, aunque hayas recaído puedes conseguirlo, está demostrado que cuantas más veces lo hayas intentado más posibilidades tienes de conseguirlo.

Data bat finkatu. Ponte una fecha:

Decide un día para no fumar nada, y la semana anterior baja el consumo gradualmente, eres consciente de que muchos cigarrillos los fumas sin ganas, y tendrás que buscar estrategias para los que te cuesten más.

Plan bat prestatu. Prepara un plan:

Lo más difícil será afrontar  el síndrome de abstinencia. Las ganas de fumar solo duran 2 o 3 minutos y cada vez serán menos  y menos intensas, cambia de lugar o situación, respira profundamente, intenta realizar algún ejercicio de relajación, bebe mucho líquido, haz ejercicio. Comenta a tus amigos y familiares que estás dejando de fumar.

Babesa bilatu. Busca apoyo:

En el centro de salud te pueden ayudar. En Osakidetza existen las deshabituaciones tabáquicas individuales y grupales, pásate y pregunta.

ERRETZEARI UZTEA ERABAKI EZAZU: Hobeto sentituko zara, zure osasuna hobetuko da eta zure ekonomiak eskertuko du.

DECIDETE A DEJAR DE FUMAR: Te sentirás mejor, mejorará tu salud y la de tu familia, dejarás de depender del tabaco y tu economía te lo agradecerá.

ANIMO! ¡ÁNIMO!

Itxaso Arevalo

¿Qué es la #EPOC?

epoc

Hace unos días leía en la prensa que cada año mueren aproximadamente 18.000 personas a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y que constituye la cuarta causa de muerte en España, según los datos registrados durante el año 2015 y publicados por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME).

Según el estudio EPISCAN, elaborado por especialistas de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, se estima que algo más de 2 millones de españoles presentan esta enfermedad y que algo más de 1,5 millones aún no saben que la padecen.
La EPOC es una enfermedad crónica, compleja y progresiva que se caracteriza por una limitación en el flujo de aire a los pulmones. Los dos principales trastornos son el enfisema y la bronquitis crónica.

En las etapas tempranas de la enfermedad la sintomatología puede ser mínima. La progresión e intensidad de los síntomas es muy variable en cada persona y es frecuente que no se presenten síntomas hasta que la enfermedad está avanzada.

El factor de riesgo más importante en el desarrollo de esta enfermedad es el tabaco, por lo que la deshabituación tabáquica es la medida más eficaz para prevenirla y frenar su progresión.

Uno de los síntomas principales de esta enfermedad y que mayor pérdida de calidad de vida produce es la disnea, falta de aire o dificultad respiratoria. Suele aparecer en fases avanzadas de la enfermedad, es persistente, empeora con el ejercicio y se desarrolla de forma progresiva.

Otro de los síntomas de esta enfermedad es la tos crónica, generalmente de predominio matutino, suele ser productiva y puede no tener relación con el grado de obstrucción al flujo aéreo ni con la gravedad de la enfermedad.

Pueden presentarse también otros síntomas como sibilancias u opresión torácica, y en los estadios avanzados de la enfermedad es común la pérdida de peso, la anorexia y los síntomas de depresión y ansiedad.

En relación al diagnóstico, la espirometría es una prueba imprescindible para establecerlo ya que define la limitación al flujo aéreo. Es una prueba no invasiva, sencilla, estandarizada y objetiva. Contribuye a mejorar el diagnóstico precoz de una forma sencilla, evita que la enfermedad avance sin control y ayuda a proporcionar un tratamiento temprano para beneficiar el pronóstico a corto y largo plazo.

La EPOC también se asocia a otros problemas de salud, como hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, insuficiencia cardíaca, diabetes, osteoporosis, ansiedad o depresión.

En cuanto a los cuidados, hay estudios que han evaluado los beneficios de la actividad física sobre el pronóstico y la evolución de la enfermedad. Personas fumadoras con nivel de ejercicio físico moderado y alto, presentaron menores riesgo de desarrollar EPOC que fumadores con bajo nivel de ejercicio físico.

La disminución de la actividad física es una consecuencia de la enfermedad, pero la propia inactividad es en sí misma una causa que contribuye a la mayor pérdida de función pulmonar, de modo que los fumadores que realizan poca actividad física son más propensos a ser diagnosticados posteriormente de EPOC.

El ejercicio además reduce el estrés oxidativo, tiene efecto antiinflamatorio y reduce la frecuencia de infecciones de las vías respiratorias.

Pero es importante evitar realizar ejercicio en ambiente frío, o de humedad excesiva, ya que puede provocar contracción de los bronquios y producir dificultad para respirar.

Se recomienda caminar todos los días 15 minutos en llano, aumentando 5 minutos al día, con el objetivo de caminar unos 30 minutos/día y no caminar en ayunas ni después de las comidas.

Es primordial también mantener una alimentación adecuada y evitar en la medida de lo posible el sobrepeso o la obesidad ya que puede limitar la capacidad de realizar ejercicio y agravar la dificultad para respirar.

Debemos evitar las grasas animales y la sal. No abusar de los líquidos y hacer 4 o 5 comidas ligeras al día, para que el estómago no se llene y los pulmones tengan más espacio para expandirse. Para evitar la formación de gases o pesadez, debemos masticar lentamente con la boca cerrada y evitar alimentos que provoquen gases o pesadez.

Por todo lo mencionado es esencial establecer estrategias de autocuidado y programar actividades orientadas a mantener y mejorar el estado de salud y bienestar.

Enumero algunas de estas estrategias.

1. Protegerse de sustancias nocivas del ambiente.
2. Mantener el domicilio a una temperatura y humedad óptima (45% de humedad y 19-21 °C de temperatura).
3. Tomar adecuadamente la medicación y saber para qué sirve y cómo administrársela.
4. Practicar ejercicio regular.
5. Alimentación adecuada.
6. Un descanso adecuado. Establecer rutinas para acostarse, levantarse y descansar.
7. Utilizar ropa holgada, adecuada a cada época del año.
8. Mantener el interés en realizar aquellas actividades que son importantes (lúdico-sociales).
9. Utilizar estrategias de distracción (técnicas de relajación…)
10. Vacunación antigripal y antineumocócica.

Lourdes Ochoa de Retana

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: