Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘verano’

Uda ziurrago batengatik. Para un verano mas seguro

Beroarekin batera, kontu gehiago izan behar dugu elikagaien zaintzarekin.

Con la llegada del calor debemos extremar las medidas para conseguir una  adecuada conservación de los alimentos, sin olvidar además realizar unos menús saludables y variados durante el verano incluyendo más fruta y verdura que en otras estaciones del año.

Nuestro objetivo es el de evitar las intoxicaciones por el consumo de alimentos en mal estado, cuya causa es la manipulación y conservación inadecuada de los mismos debido a las altas temperaturas.

Gure UDARAKO DEKALOGOA. Ahí va  nuestro DECALOGO PARA EL VERANO.

  • Elikagaiak hozkailuan desizoztu.
  • Descongelar siempre dentro de la nevera, no dejes los alimentos que se descongelen fuera del frigorífico.
  • Desizoztutako elikagaiak berriz ez izoztu.
  • Nunca recongelar un alimento una vez descongelado.
  • Iraungitze data egiaztatu.
  • Comprobar las fechas de caducidad.
  • No adquieras productos perecederos en puestos de venta ambulante.
  • Nunca mezcles huevo crudo con huevo ya cocinado.
  • Si haces mayonesa casera o salsas que lleven huevo entre sus ingredientes consúmelas a la mayor brevedad, y tira lo sobrante.
  • Hozkailua txukun eta ordenatua mantendu.
  • Mantén limpia y ordenada tu nevera. Coloca los productos cocinados tapados y en la parte superior. Los frescos en la intermedia y las frutas y verduras en la parte inferior.
  • Cuando prepares comida para llevar de excursión a la playa o el campo, elabóralo con la menor antelación posible. Evita llevar alimentos con huevo.
  • En establecimientos estivales (chiringuitos, terrazas o campings) consume alimentos que te ofrezcan garantías sanitarias.
  • Elikadura tenperatura altuetara egokitu.
  • ADAPTA TU ALIMENTACIÓN A LAS ALTAS TEMPERATURAS. Es decir, procura tomar más líquidos para estar correctamente hidratado, sin olvidar los zumos naturales o los gazpachos que son fuente de vitaminas y minerales.
  • Ez ahaztu etxeko helduak eta txikienak ondo hidratatzeaz eta eguzki krema emateaz.
  • No olvidemos a los pequeños de la casa así como a nuestros mayores, mantenlos hidratados tanto en la playa como en la piscina. También cuando estés con ellos en la calle. No esperes a que tengan sed. Protege su piel con crema solar adecuada a su fototipo de piel y una gorrita a mano, evitando la exposición solar en las horas centrales del día

alimentacion-de-verano

Ondo pasa udara!

¡Feliz verano!

 

IZASKUN ANTÚNEZ TRICIO

Udara, ohituren aldaketa. Verano, cambio de hábitos

Udara iristsi da, eta horrekin batera aldaketa garaia.

Ha llegado oficialmente el verano. Tiempo de cambios, cambios en el clima, cambios en los horarios, cambios en los lugares, cambios en las rutinas.

Paziente biziak gure ohiturak egokitu behar ditugu.

Los pacientes activos debemos de adaptar nuestras rutinas a estas nuevas situaciones. Primero y más importante, mantener las rutinas de nuestras medicaciones, los cambios de horarios y lugares exigen que nuestras costumbres adquiridas tengan que adaptarse. A mi me sirve ponerme una alerta en el móvil, por ejemplo, a las 11:00 tomar al segunda comida del día, a las 17:00 tomar la cuarta comida del día, …

Oso garrantzitsua da kanpora joaten garenean botikak prestatzea.

Importante también es tener en cuenta disponer de nuestra medicación en aquellos lugares a los que vayamos a desplazarnos, esto incluye conocer que nuestra receta electrónica no sirve fuera del País Vasco, tenerlo en cuenta. También tener cuidado con la conservación de los mismos, el calor, puede perjudicarlas.

Ariketa fisikoa egiteko tartetxo bat bilatzea zailagoa da nahiz eta denbora libre gehiago izan.

Los que además intentamos mantener un cierto nivel de actividad física por tener una vida sedentaria, se da la paradoja de que a pesar de tener más tiempo disponible (por ejemplo en jornada intensiva quienes la tengan o vacaciones, festivos, …) la tendencia es que ese tiempo disponible tiende a ocuparse con múltiples cosas que te alejan de tu objetivo primario, que es realizar esas actividades.

Egun guztia libre izan arren, ariketa fisikoa egiteko denborarik ez dugu bilatzen.

Te levantas, y está fresquito, qué bien, sería idóneo para salir a dar un paseo o para rodar unos kilómetros suave suave, trotando, corriendo, en bici, … pero estamos de vacaciones, no? Lo dejamos para más adelante. Al mediodía, media tarde, el calor aprieta, no es conveniente realizar actividad física, lo dejamos. Cae la tarde, baja el calor, lo que apetece es ese bajito, esas cerveceras, ese paseo, el componente social y familiar se impone. Resultado? Hemos tenido todo el tiempo del mundo pero no hemos reservado nada para una de nuestras obligaciones para estar bien, la actividad física.

Ondo pasa, gozatu eta deskantsatu. Ez ahaztu tarte bat gordetzea zure zaintzarako.

Por lo tanto, pásalo bien, disfruta, descansa, pero mantén y reserva espacio para tu propia gestión de tu cuerpo, y no olvides hidratarte y la protección solar. Nos vemos después de Agosto con nuevas fuerzas.

verano-2016-2145006w620

Venan Llona @vllona

Esperando un día soleado /“Waiting on a sunny day”

Elena Resines

Esperando un día soleado es para mí un estado, un anhelo y también de una de mis canciones favoritas. En Euskadi además es una actitud proactiva, eso que tanto tratamos de fomentar en  los talleres de Paciente Activo. Estamos ya en verano y aquí tener el sol asegurado es una lotería. Por eso dejamos todo lo que tenemos entre manos cuando aparece y nos lanzamos a la playa, al monte, a los parques, a las terrazas, a la bici , la piscina , a las azoteas,(que ya es tener ganas) en fin todo eso que el otro día nos recordaba Magdalena en su post: salir a sentir el calor del sol. No tenemos medida. Hay que aprovecharlo, ¿durará todo el día?, ¿hasta mañana?, ¿unas horas? No  perdemos la oportunidad ya que no sabemos cuándo volverá a aparecer. Prioridad total al sol y prioridad total a los cuidados al tomar el sol.

El sol nos proporciona muchos beneficios: permite que nuestro cuerpo produzca vitamina D, la cual es buena para fortalecer huesos y dientes.  Es bueno para el estado de la piel, mejora  los casos de acné, psoriasis. Fortalece nuestro sistema inmunológico. Mejora la tensión arterial, porque el calor produce dilatación de los vasos sanguíneos y los niveles de colesterol. Mejora nuestro estado de ánimo debido a que los rayos ultravioleta estimulan la producción de serotonina que aumenta la sensación de bienestar y regula el sueño porque favorece la producción de melatonina, que es inductora del sueño. Hay más  pero quedémonos con estas.

 No significa que debamos estar todo el día tumbados al sol, lo podemos hacer mientras caminamos y no necesitamos horas, en realidad con pocos minutos al día, es suficiente, pero nos encanta estar al sol. Así que ya que vamos a  enchufarnos a él, dejando que sus cálidos rayos  incidan en nuestro cuerpo, hagámoslo de forma adecuada, con precaución, porque tomar el sol sin cuidados es un acto poco responsable ya que además de beneficios tiene numerosos riesgos.

La exposición inadecuada a los rayos del sol puede producir cáncer de piel, especialmente el melanoma. Pero además tiene otras consecuencias negativas como quemaduras en la piel,  aparición de manchas y  de arrugas y puede  ocasionar problemas de visión.

 La  incidencia de cáncer de piel se ha incrementado en España un 38% en los últimos cuatro años (se dan 4.000 nuevos casos al año de melanomas, aproximadamente).

Una exposición, moderada, a los rayos del sol es recomendable por los beneficios que supone para la salud, pero siempre siguiendo una serie de pautas fundamentales:

  • Utilizar una protección solar adecuada para nuestro tipo de piel y coloración. Cuanto más clara sea nuestra piel, mayor factor de protección solar debemos utilizar,es decir, dependiendo del tipo de piel que tengamos toleraremos mejor la radiación solar, por ejemplo, las personas rubias o pelirrojas tienen menos tolerancia que las personas morenas. De manera que, cuanto más clara sea nuestra piel, mayor factor de protección solar debemos utilizar. Los bebés no deben exponerse al sol, y tendremos muchísimo cuidado con los niños controlando el tiempo que están bajo el sol y aplicándoles protector
  • Aplicar la crema de protección solar adecuada a nuestro tipo de piel media hora antes de tomar el sol, para darle tiempo a nuestra piel a absorberla y mientras estemos expuestos al sol, renovarla cada dos horas, para mantener sus efectos. Y aplicársela siempre al salir del agua.
  • Evitar las horas centrales del día, de 12 a 16 horas, cuando los rayos nocivos del sol tienen una mayor incidencia y son más agresivos.
  • Ir incrementando el tiempo de las exposiciones al sol de forma paulatina. Para preparar nuestra piel de cara al verano, es importante que las exposiciones al sol sean progresivas los primeros 15 días, aumentando gradualmente el tiempo de exposición de 5 en 5 minutos, día a día, si bien no es recomendable estar más de 30 minutos.
  • Utilizar gafas de sol con filtros protectores de los rayos ultravioleta (UV) que deben garantizar una protección del 100%.
  • Usar sombreros para proteger la cabeza y las partes de la cara expuestas de forma permanente a los rayos solares, como las orejas o la nariz.
  • Si tenemos lunares, es de vital importancia vigilar si cambian de forma, tamaño, color o si pican, así mismo, controlar que no aparezcan manchas u otras afecciones en nuestra piel. Esta revisión, nos llevará pocos minutos y debemos hacerla con frecuencia, frente al espejo, antes de la ducha, y acudir al médico al menor síntoma o duda.
  • Algunos medicamentos (antibióticos, corticoides, antiinflamatorios, ansiolíticos, la píldora anticonceptiva) pueden aumentar nuestra sensibilidad al sol, debemos tener especial cuidado si estamos recibiendo algún tratamiento  con ellos y consultar en caso de duda.

 

Estas son las recomendaciones pero hay algunas cosas que se repiten boca a boca y que hacemos mal en relación a la exposición al sol:

  • No darse crema con protección solar porque ya se es moreno, o darse una protección baja (el factor de protección solar indica el número de veces por el que se multiplica el tiempo que podemos estar al sol sin quemarnos; si la exposición al sol es prolongada, no bastará con un factor de protección bajo).
  • Darse crema al llegar a la playa y una sola vez .Para estar bien protegido hay que darse crema por todo el cuerpocada 2 horas y siempre tras salir del agua (después de secarse). Las gotas de agua tienen efecto lupa y favorecen las quemaduras solares y disminuye la eficacia de los protectores solares aunque sean resistentes al agua.
  • No acostumbrarse a dar crema en algunas zonas como:cuello, calva, orejas, manos y empeines. Todas ellas exigen un factor de protección mínimo recomendado de 30. Especialmente incidir en las más delicadas como lacara, los hombros y el escote.
  • Pensar que bajo la sombrilla no nos da el sol, o que en días nublados no necesitamos protección cuando no es así porque los rayos del sol traspasan las nubes y se reflejan en el agua o la arena, por lo que también estamos expuestos a la radiación solar aunque el sol esté escondido.
  • Aprovechar las horas del mediodía porque es cuando más coge. Sucede que es cuando más intensos, directos y por tanto perjudiciales son los rayos solares.
  • Finalmente pensar que solo debemos darnos crema en la playa o la piscina y no lo hacemos cuando paseamos por la ciudad, monte, hacemos ejercicio o descansamos al sol en las terrazas. Los rayos también nos afectan en estos casos

Tan malo es que no nos dé el sol prácticamente nunca (especialmente siendo niño) como pasarse horas y horas  bajo el sol  para poder lucir un bronceado permanente e intenso. No debemos olvidar que el moreno es un signo de agresión solar en la piel y ésta de defiende adquiriendo ese tono.

Es difícil hallar la dosis justa de radiación solar que es segura ya  que depende de muchas características de cada persona, especialmente de su fototipo, de las condiciones ambientales en las que se encuentra (estación, latitud, etc.) y de que aún no sabemos qué dosis de radiación solar acumulada podría considerarse segura. El equilibrio al tomar el sol es una cuestión de salud, pero conseguirlo puede resultar difícil cuando hay tanta complejidad de factores que influyen. Si tenemos en cuenta que la mayoría de las consecuencias de una exposición excesiva al sol no se ven hasta décadas después, debemos ser conscientes que estamos viendo la punta del iceberg de lo que está por ocurrir.

Por tanto disfrutemos de los beneficios que aporta a nuestra salud  tomar el sol, teniendo en cuenta que solo son necesarios unos minutos de exposición al día, y hacerlo de manera responsable, evitando las horas centrales del día, preparando la piel poco a poco, protegiéndonos adecuadamente y teniendo siempre en cuenta que es fundamental acudir a un especialista ante cualquier cambio  que percibamos en la piel  ya sea en lunares, aparición de manchas o erupciones.

Y mientras espero a que  salga un día soleado podéis acompañarme:

 

 

 

 

Esquivando Hidratos de carbono

 

Juan Carlos Mendizabal

(O COMER FUERA DE CASA EN VERANO)

Ya estamos metidos en Junio y se nota en todo. Como a muchos el trabajo me obliga a comer cinco días a la semana fuera de casa. Unos días toca taper, otros improviso algo ligero y más o menos saludable en el office del despacho y, la mayor parte de días como fuera. Ya sabéis, el socorrido menú del día. Se me olvidaba: soy diabético.

En mi caso el tema principal es esquivar la ingente cantidad de hidratos de carbono que esperan agazapados a que me descuide y para los que parece que tengo un imán.

Es verdad que en verano el tiempo invita y ayuda haciendo que la ensalada, unos espárragos o una sopa o crema fría me lleguen a parecer una estupenda y refrescante entrada. Primer obstáculo superado… salvo que me ofrezcan ensaladilla, ¡que está tan rica y refrescante!

El problema serio viene con los segundos y sus acompañamientos: al apetecible escalope (que ya va con un rebozo rico en carbohidratos) le acompaña algo que casi siempre suelen ser hidratos: patatas en forma variada, arroz, pasta; y, rara vez, unas verduritas salteadas o a la plancha. Uno a esto el pan (cuyo primer trozo e incluso un segundo suele caer ya antes de elegir) y veo cómo se han disparado los hidratos de mi comida casi sin sentir.

El postre suelo resolverlo con fruta (ahora que apetece más y hay variedad), queso o yogur; que siempre es lo último que “canta” el camarero después de lanzar al vuelo los flanes, los brownies, los coulants, el helado y otros deliciosos venenos.

Lo cierto es que de unos años a esta parte creo que se me ha hecho algo más fácil comer fuera de casa cuando tengo que cuidar la dieta o, simplemente, quiero mantener esos hábitos saludables que tanto me han costado implantar y mantener en mi día a día.

Creo que es así debido tanto a los propios restaurantes, que intentan ofrecer cosas más saludables en sus cartas y menús; como a lo que he aprendido sobre comer saludable (que no es estar a dieta) para convivir adecuadamente con la diabetes.

He aprendido a organizar un menú bastante saludable con los tres primeros y los tres segundos del menú del día de casi cualquier restaurante (incluidos los chinos) a base de unos pocos trucos: vigilar mi tendencia a echar mano al cestillo del pan sin contar cuantas rebanadas llevo, eliminar o reducir el acompañamiento rico en hidratos (¿me cambias las patatas por unos pimientitos?), pedir dos primeros, reducir el menú a plato único el día que me voy a dedicar a los hidratos (pasta, arroces, legumbres) o cambiar el postre por un café.

En los talleres de Paciente Activo aprendemos a eso, a comer saludablemente según el estado de cada uno desarrollando pequeñas (o enormes) destrezas que nos ayudan a comer como hemos decidido que es importante comer para cada uno.

Y en caso de duda, ¡cuantas veces cierro los ojos y visualizo ese plato saludable del que tanto hemos hablado!

¡Buen provecho!

plato

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: