PANDEMIA ETA OSASUN MENTALA/ PANDEMIA Y SALUD MENTAL

Hainbat espezialistak uste dute pandemiak 6 ondorio psikologiko eragiten dituela:

1.-  Ziurgabetasuna eta antsietatea: zer gertatuko den ez jakitea

2.-  Galerei aurre egitean dolua ez egitea

3.-  Kutsatzeko beldurra

4.-  Bueltatzeko beldurra: “Etxolaren sindromea”

5.-  Akidura mentala

6.-  Bakardade kronikoa

Paziente Biziak “Nire ongizate emozionala zaintzen” izenburuko tailerra jarri du martxan. Autozainketak, besteak beste, gure aldaketa emozionalak kudeatzen ikastea esan nahi du, eta tailer honetan, tresna batzuk ezagutu eta aplikatuko dituzu, zure emozioak behar bezala ezagutu eta kudeatzeko, eta horrela, haiekin ahal bezain ondo bizi ahal izateko.

Tras la pandemia estamos escuchando que el aumento de problemas de salud mental está siendo muy importante.

La ansiedad, el miedo e incluso las ganas de no volver a salir de casa son algunos de los efectos psicológicos que los expertos de salud mental apuntan como consecuencia de la pandemia.

Este hecho ha dado lugar a una creciente preocupación por el cuidado de la salud mental. Pero saber identificar esos efectos es el primer paso para control y combate.

EFECTOS PSICOLÓGICOS DE LA PANDEMIA Y CÓMO ENCARARLOS

Algunos especialistas comparten que son 6 los efectos psicológicos provocados por la pandemia:

1.- Incertidumbre y ansiedad: el no saber qué pasará.

Una de las características más evidentes de esta pandemia es la incertidumbre: no tener respuesta clara de cómo se produce, no conocer la fecha límite para el fin de la pandemia, todo ello crea un estado de ansiedad e incluso de pánico.

Los expertos recomiendan actividades como leer un libro, salir a correr o pasear e incluso escuchar música.

Es importante buscar ayuda en caso de necesidad y para ello están los especialistas.

2.- Falta de duelo para enfrentar las pérdidas.

El duelo es una tarea psicológica para la pérdida de una persona querida. Llorar, expresar los sentimientos y repensar son necesarios para afrontar esa pérdida o ausencia y si para ello necesitamos de un experto debemos acudir a él.

3.- Miedo al contagio.

El recuperar la vida más o menos cotidiana y no estar seguro de si en todos los lugares o si todas las personas siguen los protocolos adecuados para no ser contagiado, ha ocasionado en algunas personas un cierto miedo e incluso una fobia a la cercanía.

Para recuperar la confianza y no desembocar en el rechazo a los demás, debemos hablar e informarnos de cómo regresar de nuevo a la rutina.

4.- Miedo al regreso: “El síndrome de la cabaña”.

Algunas personas, especialmente puede suceder en niños y adolescentes, desarrollaron un nivel de confort en sus hogares que es amenazado por la vuelta a la normalidad. Es lo que se denomina el “síndrome de la cabaña”.

Compartir este sentir con las personas de confianza ayuda a superar este miedo, así como el empezar a realizar actividades que socialicen y no causen ese miedo.

5.- Agotamiento mental.

El hecho de haber vivido una mezcla de la vida personal y laboral puede haber creado en algunas personas un cierto agotamiento mental, que puede dar lugar a patologías depresivas o ansiedad.

Los hobbies y la actividad física pueden ayudarnos a combatir ese agotamiento y disminuir el estrés.

6.- Soledad crónica.

El confinamiento ha afectado en mayor grado a aquellas personas que eran más tendentes a socializar. Ha habido personas que han llegado a experimentar una soledad crónica, sintiéndose separadas de los demás y solas.

Para combatir esta sensación la comunicación familiar y entre amigos es fundamental. Y sobre todo superar esos días grises en los que todo parece negativo.

La educación emocional es lo mejor manera de enfrentar estos y otros efectos de la pandemia y Paziente Bizia-Paciente Activo ha puesto en marcha un taller que se llama “Cuidando mi bienestar emocional”.

El autocuidado implica entre otras cosas aprender a gestionar nuestros cambios emocionales y en este taller conocerás y pondrás en práctica una serie de herramientas, que van ayudarte a conocer y gestionar de forma adecuada tus emociones, para poder convivir de la mejor manera posible con ellas.

Si te animas a participar, puedes completar el formulario de solicitud en el siguiente enlace:

https://inkestagune.osakidetza.eus/index.php/373888?lang=es

                                                                                                                                Jose Cepero

ELIKADURA ETA MITOAK/ ALIMENTACIÓN Y MITOS  

Duela egun batzuk ikastaro batean izan nintzen eta besteak beste, mito batzuen existentziaz hitz egin genuen. Gaur horietako batzuk partekatuko ditut, zuentzat interesgarria izango delakoan.

Ogiak gizentzen du: ogia eduki kaloriko moderatua duten elikagaien artean dago (261 kcal/100 g). Limoi-zukuak edo pomelo-zukuak baraurik gantzak erretzen ditu:  ez dago berez gantzak “erretzen edo disolbatzen” dituen elikagairik. Laranja-zuku natural bat laranja oso baten baliokidea da:  zuku batek ez luke eguneko fruta-anoa baten baliokidea izan behar. Ez dago ebidentziarik glutenik gabeko dieta zeliakoak edo proteina horrekiko sentikorrak ez diren pertsonentzat onuragarria denik. Ura otorduetatik kanpo edatea: egunean zehar 1,5 eta 2 l artean edatea gomendatzen da, otorduetan edo otorduetatik kanpo. Azukre zuriaren eta azukre beltzaren osaera ia berdina da, azukre beltza melazaz tindatuta dagoelako izan ezik. Elikagaiak kontserbatzeko eta biltegiratzeko sistema ezin hobea da izoztea, erosketa aurrez planifikatzeko eta menuak antolatzeko aukera ematen baitigu. Ez dago ebidentziarik pertsona osasuntsuetan bitaminak emateak nekea, gosea eta abar hobetzen dituenik.

No suelo escribir mucho en relación a la alimentación, pero hace unos días hice un curso en el que, entre otras cosas, se hablaba de la existencia de algunos mitos. Hoy voy a compartir algunos de ellos, espero que sea de vuestro interés.

El pan engorda: El pan se encuentra entre los alimentos con contenido calórico moderado (261 kcal/100 g). Está formado principalmente por hidratos de carbono y nos aporta tan sólo 4 kcal/g, al igual que las proteínas, otros macronutrientes como los lípidos, aportan 9 kcal/g. Eso sí, no debemos excedernos en el tamaño de las raciones (1 ración = 2 rebanadas = 40 g = 104 kcal) y vigilar además con qué alimentos lo acompañamos.

Se hablaba también de que el pan blanco enriquecido con fibras no es tan saludable como el integral, un pan blanco, aun enriquecido en fibra, aporta menos antioxidantes, vitaminas, minerales o ácidos grasos omega 3 que el pan integral.

El zumo de limón o de pomelo en ayunas quema las grasas: No hay alimentos que en sí mismos “quemen o disuelvan” las grasas. La grasa se acumula debajo de la piel y entre los órganos y para reducirla y movilizarla, lo que debemos hacer es aumentar el gasto de energía practicando ejercicio físico moderado al menos 30 minutos al día.

Un zumo natural de naranja es equivalente a una naranja entera: Un zumo no debería equivaler a una ración diaria de fruta. Cuando tomamos un zumo ingerimos azúcar y mucha agua, pero poco de auténtica fruta. La fructosa que contiene un zumo, debido a la ausencia de fibra, se absorbe mucho más rápido que la fructosa que contiene una fruta entera.

Cuando en el desayuno nos hacemos un zumo de naranja, de cada tres naranjas que utilizamos, una y media la tiramos a la basura, lo que tiramos es la parte más importante, que es la pulpa con todos sus nutrientes y fibra.

Por otro lado, en relación a la fruta, sobre si es mejor comerla fuera de las comidas o no, las calorías y vitaminas aportadas por la fruta son las mismas, independientemente de si la comemos sola o con otros alimentos. Si lo hacemos, la ventaja es que no comemos otro tipo de alimentos con mayor contenido calórico, y llegamos a la siguiente comida con menor sensación de hambre.

Las dietas sin gluten son más saludables: No hay evidencia de que la dieta sin gluten sea beneficiosa para personas que no sean celiacas o sensibles a esa proteína.

En relación a:

Beber agua fuera de las comidas: Es aconsejable beber de 1,5 a 2 litros de agua a lo largo del día, pudiendo hacerlo durante las comidas o fuera de ellas. El agua se considera saciante debido a que proporciona sensación de plenitud.

Los Lácteos: La leche y los lácteos no azucarados tienen un excelente valor nutricional, contribuyen a una adecuada salud ósea, al crecimiento, y nos protegen frente a enfermedades de alta prevalencia. Se recomienda entre dos y tres raciones diarias a cualquier edad. Y en el caso de una intolerancia seleccionaremos lácteos sin lactosa.

El azúcar moreno: La composición del azúcar blanco y del azúcar moreno son prácticamente idénticas, salvo por el hecho de que el azúcar moreno está teñido por melaza. Es irrelevante para una dieta la diferencia en el aporte energético. EL aporte energético por cada 100 g. del azúcar blanco es apenas 10 kcal mayor que el del azúcar moreno, pero los efectos no saludables son los mismos para ambos azúcares. Lo importante es reducir el consumo de azúcar, no cambiar un azúcar por otro, y prestar especial atención, evitando productos con azúcar añadido, como galletas, cereales y lácteos.

Alimentos congelados:  La congelación es un sistema óptimo para conservar y almacenar los alimentos, permitiéndonos planificar la compra con antelación y organizar los menús. Los productos congelados conservan sin alterarlos todos los nutrientes y propiedades de los alimentos frescos. La único, que una vez descongelado, hay que consumir el alimento y no volver a congelarlo, para evitar el crecimiento de microorganismos patógenos.

Y, por último, en relación a los suplementos alimenticios, normalmente es suficiente la cantidad de vitaminas y minerales que se aporta a través de una alimentación variada y equilibrada. No hay evidencia de que un aporte de vitaminas en personas sanas mejore el cansancio, el apetito, etc. Solo se recomienda el consumo de suplementos bajo prescripción médica y en situaciones especiales como embarazo, deportistas, vegetarianos estrictos etc.

                                                                                Lourdes Ochoa de Retana

GARAPEN PROFESIONAL BATEN ETA BEREZIKI PERTSONAL BATEN ISTORIOA /HISTORIA DE UN DESARROLLO PROFESIONAL y SOBRE TODO PERSONAL

Ikasketak amaitu nituenean, 90eko hamarkadan, eta zer ikasi planteatu nuenean, beste unibertsitate-karrera bat sortu zen, Dietetika eta Giza Nutrizioa izenekoa. Karrera hori berria eta etorkizun handian zuela pentsatuta, bi aldiz pentsatu gabe hori ikastea erabaki nuen, eta ikasketak EHUn hasi nituen, Gasteizko Farmazia Fakultatean, zehazki.

Egia esan garai batean, Nutrizio eta Giza Elikadurako unibertsitate-tituluaren homologazioarekin batera, uste izan nuen  ikasketa horiek ez zutela lekurik izango nire bizitza profesionalean, nahiz eta beti interesatu zaidan eta elikadurarekin eta nutrizioarekin lotutako prestakuntza egin izan dudan beti; baita helduaroan ere, nutrizioari eta kirolari buruzko unibertsitate-aditu titulu bat egitea erabaki nuen… eta oso sorpresa handia hartu nuen orain dela 7 urte  Osakidetzako Paziente Bizia-Paciente Activo programa ezagutu nuenean. Bertan egiaztatu ahal izan nuen programa horrek eskaintzen zidala eta ziela tailerreko kideei nik hasieratik pertsonalki zein profesionalki bilatzen nuena.

Corrían los años 90 cuando finalice mis estudios en el colegio y me plantee que estudiar ,3 años atrás había surgido una nueva carrera universitaria llamada Dietética y nutrición humana a la cual por novedosa y pensando en el gran futuro y “salida” que tendría me lance sin pensarlo dos veces y comencé mis estudios en la UPV, en la facultad de farmacia de Vitoria concretamente.

Echando la vista atrás he de decir que estos estudios universitarios me encantaron porque daban la posibilidad de conocer el funcionamiento del cuerpo humano y tratar sus diferentes patologías a través de dietoterapia o modificando la alimentación; los conocimientos allí adquiridos, así como el mundo que se abría ante mis ojos era apasionante.

Además tuve la suerte de completar mis estudios con unas prácticas hospitalarias a los que pocos podían acceder y donde tuve claro que mi vida profesional debía estar ligada a la nutrición clínica; pero cuál fue mi sorpresa que al finalizar mis estudios no existían puestos creados de dietistas ni casi posibilidad de crearlos ya que nuestro título universitario era un título propio sin reconocimiento nacional, hice mis pinitos en consulta y al cabo del tiempo me ofrecen la posibilidad de comenzar los estudios de enfermería.

La verdad es que no sabía muy bien donde me metía y al principio me asuste un poco porque mis compañeras y compañeros de facultad siempre expresaban la vocación como causa de cursar dichos estudios sin embargo  yo, no la sentía como tal. Además cuando hice mis prácticas como enfermera por primera vez pensé que no podría con ello; poco a poco  me fui enganchando y  luego me encantó la idea de acompañar a las personas a lo largo de su vida desde que nacían (mi primer trabajo fue en partos) hasta que morían teniendo claro que mi labor ha sido ,es y será acompañar tanto a los usuarios como a sus familias a lo largo de su vida.

No miento si digo que hubo una época, coincidiendo con la homologación del título universitario de nutrición y alimentación humana, en que pensé que dichos estudios   no tendrían cabida en mi vida profesional aunque nunca deje de interesarme y formarme en temas de alimentación y nutrición; incluso en una edad madura decidí realizar un experto universitario de nutrición y deporte. Y cuál fue mi sorpresa cuando hace 7 años conozco el Programa Paziente Bizia-Paciente Activo de Osakidetza donde pude comprobar con cierta sorpresa que este programa me ofrecía a mí y al resto de integrantes del taller lo que desde el principio buscaba tanto personal como profesionalmente.

Llegados a este punto entenderéis que si bien estaba formada e informada en temas de alimentación e incluso de ejercicio físico yo como la mayoría de los mortales no conseguía que aun sabiendo perfectamente lo que debía hacer me alimentara de forma equilibrada y lo combinara de forma efectiva tanto con el ejercicio físico como con la gestión de las emociones que influyen y ayudan a ello.

Los talleres ofrecen la posibilidad de poder crear un menú saludable personalizado donde es la propia persona la que decide los cambios que debe realizar para que así sea, además de un programa de ejercicio físico individualizado y aprender a llevar el día a día de cada uno como usuario del sistema sanitario o como cuidador.

Pues bien hace un par de años que trabajo en este programa intentando que mi beneficio personal sea colectivo, acompañando, permitiendo mantener o mejorar los hábitos saludables de las personas de igual a igual y cuando por suerte he tenido el privilegio de observar los talleres realizados por videollamada he visto que lo que en su tiempo pensaba era una utopía es una auténtica realidad. En los talleres no se dice a las personas lo que tienen que hacer son ellas mismas quienes lo deciden y ahí está la clave de su éxito¡¡¡

Pues bien sirvan estas palabras para agradecer a cada una de los más de 300 monitores que formamos parte de esta gran familia del programa Paziente Bizia-Paciente Activo porque gracias a ellos he conseguido realizarme como profesional, pero sobretodo como persona.

Cuando en el 2021 otorgan al programa Paziente Bizia-Paciente Activo el premio estrategia NAOS por promocionar la salud y prevenir la obesidad en el ámbito sanitario coincidiendo precisamente con el día internacional de los nutricionistas creo se cerraba un circulo que debía compartirlo y hacerlo constar y que sirva para seguir trabajando en lo que creo y seguir acompañando   si cabe con más fuerza y ganas que antes.

Mila esker denori¡¡¡

                                                                                              Irene Duo

NIRE OSASUNA DA, PAZIENTE BIZIA NAIZ/ ES MI SALUD, SOY PACIENTE ACTIVO

Pandemian sartu ginenetik, luze itxaron dugu barrualdeetan maskarak erabiltzeko beharra desager zedin. Dena dela, maskarak derrigorrezkoa izaten jarraituko du zenbait eremutan: osasun-zentro, -zerbitzu eta -establezimenduetako pazienteak (ingresatutako pertsonak izan ezik, beren gelan daudenean) eta langile eta bisitariak; zentro sozio-sanitarioetako langile eta bisitariak, partekatutako guneetan, eta garraiobideak.

Hala ere, maskara erabiltzen jarraitzea gomendatzen zaie COVID-19agatiko infekzioarekiko zaurgarrien diren pertsonei 1,5 metrotik beherako distantziara beste batzuekin luzaroan kontaktuan dauden egoeretan.

Nik maskara erabiltzen JARRAITUKO DUT denbora batez, ospitalizazio-zifrak nola doazen ikusi arte. Nire osasuna da, paziente aktiboa naiz eta nire segurtasunaren ardura hartzen dut.

Ha llegado un momento largamente esperado desde que empezamos a sufrir la pandemia, la retirada de la obligación de utilizar mascarillas en interiores.

Por lo que yo entiendo como “paciente activo”, no es que la mascarilla se haya retirado del todo, deja de ser obligatorio su uso en interiores salvo en determinadas circunstancias.  Y se han establecido también los ámbitos donde la mascarilla continuará siendo obligatoria.

El uso de mascarilla se seguirá complementando con otra serie de medidas no farmacológicas como el distanciamiento físico, higiene de manos, ventilación, etiqueta respiratoria y evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos o la boca.

¿Y cuáles son esas circunstancias especiales?

Trabajadores y visitantes de centros, servicios y establecimientos sanitarios y en pacientes con excepción de las personas ingresadas cuando permanezcan en su habitación. Trabajadores y visitantes en zonas compartidas en centros socio-sanitarios. Y medios de transporte.

No obstante, se recomienda para todas las personas con una mayor vulnerabilidad ante la infección por COVID-19 que se mantenga el uso de mascarilla en cualquier situación en la que se tenga contacto prolongado con personas a distancia menor de 1,5 metros. Profesores con factores de vulnerabilidad. En el ámbito laboral, siempre que el trabajo deba realizarse a distancia interpersonal de menos de 1,5 metros y no pueda garantizarse la ventilación adecuada del espacio. En reuniones de personas de distintos entornos familiares o cuando en el núcleo familiar haya personas vulnerables y en reuniones de amigos y celebraciones privadas. En espacios cerrados de uso público en los que las personas transitan como los comercios (centros comerciales, supermercados o pequeño comercio); espacios cerrados en los que las personas permanecen tiempo sin comer ni beber (cines, teatros, salas de conciertos, museos, etc.) y en espacios cerrados en los que las personas permanecen un tiempo comiendo y bebiendo (bares, restaurantes, locales de ocio nocturno, …) y espacios cerrados donde se realizan otras actividades que por su naturaleza pueden suponer un incremento del riesgo, no sólo por el hecho de comer y beber (gimnasios, salas de baile, …).

Ciertamente, en algún momento debemos de volver a la “normalidad” y se ha decidido por parte de las autoridades que algunas restricciones deben ser levantadas. Puede ocurrir que tú sientas que tienes que seguir con las protecciones, pero tu entorno no lo haga, es una situación con la que tendremos que convivir un tiempo, espero que lo menos posible.

Por ello, yo en estos momentos tengo 58 años de edad, ¿no son 60, pero tengo que esperar a mi cumpleaños para decidir si estoy en riesgo? El virus no va a preguntar mi edad, sin más me infectará si puede. Soy diabético tipo 2, por lo tanto, paciente crónico. Tuve un “accidente” en forma de Trombo-Embolia Pulmonar Bilateral en Julio de 2020, un TEP es muy grave y afortunadamente parece que, sin secuelas, pero esto me obliga a mantener prevenciones en lo que me queda, 7 meses de baja hasta recuperarme. Finalmente, ejerzo mi actividad actualmente impartiendo clases presenciales en un aula con 15 personas que a partir del lunes no tendrán la obligación de llevar mascarillas.

Todo esto me anima a seguir manteniendo mis medidas de higiene conocidas durante un tiempo mayor, seguiré usando las mascarillas FFP2 que me protegen a mí y a los demás al menos mientras estoy en interiores con gente cerca. Mantendré también la higiene de manos (ha venido para quedarse, a partir de ahora esto se convertirá algo habitual entre nosotros). Y finalmente, intentaré seguir manteniendo la distancia social en lo posible, declinando invitaciones a eventos en los que el riesgo sea superior.

Ya he comprado mi renovación de stock de mis mascarillas para los 3 próximos meses y he recomendado a mi familia (cónyuge, hijo, madre, …) lo mismo, pero dejo a cada persona su voluntariedad y criterio propios. A veces se trata no de obligar, sino de comunicar, explicar y compartir. No sirve de nada que yo esté protegido si mi entorno no lo está, es una labor de todas las personas que te rodean.

Yo SÍ me voy a seguir poniendo mascarilla durante un tiempo hasta ver cómo evolucionan las cifras de hospitalización. Es mi salud, soy paciente activo y tomo las riendas de mi propia seguridad.

                                                                                         Venan Llona

ZURE ARNAS UNEAK/TU VÍA DE ESCAPE

Gero eta argiago ikusten dugu gorputza zaintzeko ezinbestekoa dela osasun mentala zaintzea, eta gero eta arduratsuagoak gara zentzu horretan. Niri, adibidez, asko gustatzen zait eskuekin gauzak egitea. Eskulanak erakargarriak zaizkit. Hamaika probatu ondoren, azkenean, nire gogokoena topatu dut: scrapbookinga, alegia, argazki-album pertsonalizatuak egitea, ebakin eta detaile askorekin (baina ez da hori bakarrik). Ez da jarduera berria; izan ere, Estatu Batuetako presidente Thomas Jefferson, bere bigarren agintaldian (1801-1809), jarduera eder honetan aritzen zen Etxe Zurian. Denborarekin, eboluzionatuz joan da, eta gaur egun koadernoak, agendak, egunerokoak, gonbidapenak eta abar egiten dira.

Zure zaletasuna zeinahi dela ere, une berezia izango da zuretzat. Atsegin duzun hori, egizu. Erdi trebea zein hasiberria izan, egizu.

Cuidar tu mente para cuidar tu cuerpo es algo que cada vez más vamos siendo conscientes y responsables en ese sentido. Ganar en calidad de vida, relajarnos o sentirnos realizados es necesario. Por eso buscamos actividades que nos aporten y nos hagan sentir bien las cuales dedicamos tiempo y espacio de nuestra vida.

En mi caso me encanta trabajar con las manos. Las manualidades me llaman. He probado unas cuantas hasta que he dado con la que realmente me encanta. Hace años ya hacía algo parecido, pero no sabía que tenía un nombre. Dejé de lado mi hobby y tras un largo tiempo he vuelto con más ganas a desarrollar mi actividad favorita. Se trata del Scrapbooking o lo que es lo mismo que un libro de recortes en el que personalizar álbumes de fotografías (no, no es solo eso). No es algo nuevo, ya el presidente estadounidense Thomas Jefferson durante su mandato en la Casa Blanca (1801-1809), practicaba esta bonita afición. Con el paso del tiempo ha ido evolucionando y hoy en día se hacen hasta cuadernos, agendas, diarios, invitaciones etc. Vamos, todo lo que quieras. La técnica no es una sola. Va desde dibujar, pintar, recortar, pegar, estampar o escribir, hasta lo que tu imaginación quiera dar forma. El resultado es algo precioso, único y te hará sentir genial ver lo que has sido capaz de llegar a hacer. Lo bueno de todo ello es que aquí la imaginación es la que manda y lo más importante, me hace sentir bien.

Sea cual sea tu hobby hará que ése sea tu momento. Si algo te gusta, hazlo. Tanto si se te da medianamente bien como si no lo has hecho nunca, hazlo. El tema es probar y ver si es para ti o no. Al final darás con ese “algo” que te enganche. Quien sabe, igual descubres una nueva actividad la cual te aporta y te hace sentir bien. Si te llama, hazlo. No te quedes con las ganas.

Me ha costado aprender a dejar lo que no me aporta. El miedo al soltar, al irte, al decir “no” es algo que debemos superar. Aprender a escucharnos es importante. Dejar atrás cosas no es malo. Lo sería seguir adelante con algo que al final te hace sentir incómodo, mal y terminará repercutiendo en tu bienestar emocional, dejando de tener “ese” sentido inicial que en su día si tenía. Hay épocas o etapas que eran necesarias para ti. Te aportaban mucho y daban respuesta a cosas que no entendías. Suele ser habitual que con el paso del tiempo ya no te guste tanto. No somos siempre la misma persona. Es inevitable ir cambiando, evolucionando por eso hay veces en las que es necesario cerrar etapas. Al final harás lo que tengas que hacer aun con mil dudas y miedo. El tiempo te dará la respuesta. Para el cambio es necesario dar el paso y si lo necesitas, hazlo. Recuerda, lo importante eres tú.

A mí me cuesta cerrar ciclos y decir adiós. Prefiero un “hasta luego” porque no sabes por donde te llevará la vida. Lo que sí sé es que seguiré con mi Scrapbooking, con mis herramientas y preciosos papeles, con mi Washi tape (cinta de papel de arroz), sellos, pinceles y acuarelas. Y mientras mis dedos me lo permitan daré forma a álbumes, agendas, separadores de libro y mil cosas más. Mañana quien sabe si lo cambie por hacer pajaritas de papel. Lo importante es hoy y poder respirar para sentirte vivo.

                                                                           Nagore Taboada

BERE ARGIA IZATEA, URTZEKO BELDURRIK IZAN GABE/ SER SU LUZ, SIN MIEDO A FUNDIRNOS

Osasun-arreta gero eta gehiago zentratzen da, ez bakarrik pazientearen esperientzian, baita familiaren eta/edo zaintzaileen esperientzian ere. Osasun-profesionalen eta zainduaren arteko elkargunea dira.

Zaintzaileak dira gaixotasunak berak eragindako nolabaiteko iluntasuna izan dezaketen pertsonen argiak. Autonomia galtzea edo laguntza behar izatea eguneroko bizitzako oinarrizko premiak betetzeko edo ordezteko zaila da asimilatzea. Norbaiti falta zaion argia ondoan izatea funtsezkoa da, baina baliteke prozesu horrek zaintzailea ere itzali ahal izatea. Horregatik, zaintzaileen eskubideez ere hitz egin behar da, barruan daramaten argia itzali ez dakien eta beren senidea edo hainbeste maitasunez zaintzen duen pertsona argitzen jarraitu ahal izan dezaten.

“Ez ahaztu, agian, itsasargia zara norbaiten ekaitzean”

Vivimos en una sociedad donde la esperanza de vida cada vez es más alta y por lo tanto, las enfermedades crónicas más prevalentes. Las enfermedades neurodegenerativas están a la orden del día, pero también las cardiovasculares o las oncológicas. Todas ellas, en algún momento del proceso terapéutico terminan necesitando a alguien al lado que les cuide y les proporcione ayuda de manera que sientan que sus necesidades físicas, sociales y afectivas están cubiertas.

Es por ello, que la atención sanitaria cada vez se centra más, no solo en la experiencia del paciente sino también de la familia y/o cuidadores y cuidadoras. Son un gran activo por su triple función: tiene un papel como informante, son proveedores de cuidados y la persona que toma decisiones importantes en la organización de la vida del paciente y su familia. Son el punto de unión entre los profesionales sanitarios y la persona cuidada.

En la legislación española, tenemos la “Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica” que manifiesta la importancia que tienen los derechos de los pacientes como eje básico de las relaciones clínico-asistenciales. Pero es necesario destacar el papel esencial de los cuidadores en estas relaciones clínico-asistenciales y que la sociedad y, por ende, los profesionales de salud entiendan que todo el proceso del cuidado informal puede acarrear graves consecuencias a nivel físico, psicológico, social, laboral y económico.

Pero… ¿qué significa ser persona cuidadora familiar?

Estas personas se pueden llegar a encargar de:

  • Las actividades de la casa: cocinar, limpiar, planchar, comprar, etc.
  • Ayudar en el transporte fuera del domicilio: acompañarle al médico, a urgencias, al hospital, etc.
  • Ayudar en el desplazamiento en el interior del domicilio cuando la enfermedad le provoca un déficit en la movilidad.
  • Ayudar en la higiene personal: peinarse, lavarse, vestirse…
  • Ayudar en la administración del dinero y los bienes.
  • Supervisión y administración en la toma de medicamentos. Observación de los efectos secundarios e interacciones.
  • Colaboración en las tareas de enfermería: movilización, dieta adecuada, cambio de pañales, curas de heridas, observación y valoración del estado del enfermo.
  • Resolución de situaciones conflictivas derivadas de la situación de enfermedad, por ejemplo, cuando el enfermo está agitado, triste, manifiesta dificultades en la comunicación, etc.

Todas estás actividades pueden tener una gran repercusión y consecuencias que alteran sobremanera la vida de una persona. Todo ello, conlleva a una adaptación al cambio de rol familiar y/o social y/o laboral que necesita ser planificado y organizado para que el proceso no termine siendo un agravamiento de la situación base. Los cuidadores/as son la luz de las personas que puedan estar pasando por cierta oscuridad derivada de la propia enfermedad. Ir perdiendo autonomía o ir necesitando ayuda para cubrir o suplir necesidades básicas de la vida diaria es difícil de asimilar. Tener a alguien al lado que de la luz que a uno le falta es esencial, pero es posible que ese proceso le pueda ir apagando también a la persona cuidadora.

Por esta razón, es necesario hablar también de los derechos de las personas cuidadoras para que no se les funda la luz que llevan dentro y puedan seguir iluminando a su familiar o a la persona que cuidan con tanto cariño. Por ello, tienen derecho a;

  1. Al autocuidado.
  2. A expresar sus sentimientos.
  3. A equivocarse.
  4. A dedicar tiempo a ellos mismas sin tener sentimientos de culpa.
  5. A experimentar sentimientos negativos por ver a su familiar enfermo.
  6. A pedir información sobre todo aquello que no comprendan.
  7. A buscar soluciones a problemas que se ajustan a sus necesidades y a las de sus familiares.
  8. A ser tratados con respeto.
  9. A ser reconocidos como miembros valiosos de la familia.
  10. A ser reconocidos como miembros valiosos de la sociedad.
  11. A poner límites a las demandas excesivas.
  12. A cuidar de su futuro.

               “No te olvides que tal vez, eres el faro en la tempestad de alguien”

                                                                            Tania Herrera

“Humaniza-akzioa” gerra-garaian/ “Humaniz-acción” en tiempos de guerra

Azken asteetako gertaerek, guztiok dakigun bezala, gerra-agertoki batean kokatzen gaituzte Ukrainan.

Gatazka armatu horren ondorioak jasaten ari diren biktima biziak milioika dira dagoeneko. Eta, orain, humanizazioa da hainbeste basakeriaren aurrean geratzen zaigun gauza bakarra.

Orain, inoiz baino gehiago, izan behar dugu eta abian jarri behar ditugu “humaniza-akzio” txikiak, norberak dituen aukeren barruan: maitasuna, enpatia, elkartasuna, eskuzabaltasuna, beroa, harrera, laguntza, errukia … Balio horiek ezin dira ez erosi ez fabrikatu, bakoitzaren barrutik bakarrik ateratzen direlako. Utzi egin behar diegu ateratzen, besterik gabe.

Los acontecimientos de las últimas semanas, nos sitúan como todos sabemos en un escenario de guerra en Ucrania. Cuando ya parecía que la pandemia que nos lleva azotando estos dos últimos años comenzaba a remitir, la guerra y su peor cara se nos presenta de inhóspito cual terrible pesadilla. Cada mañana nos desayunamos con noticias, imágenes y opiniones en todos los medios de comunicación disponibles a nuestro alcance que nos dejan perplejos cuando menos viendo tanta violencia y sin razón humanas. Europa se prepara para la recepción en sus países de una desorbitada oleada de refugiados, en su mayoría mujeres y niños. Las agencias de las Naciones Unidas afirman que 3,27 millones de personas han huido de Ucrania desde el inicio del conflicto armado ruso el pasado 24 de febrero, lo que convierte este éxodo en la crisis de refugiados más rápida desde que el Alto Comisionado Naciones Unidas Refugiados (ACNUR) empezó a realizar sus primeros registros, en 1950.

La Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados hace referencia al refugiado como aquel que “(…) debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad”.

La Ley de Asilo 16/2003, en su art. 47 hace una especial mención a los menores al afirmar: “Los menores que hayan sido víctimas de conflictos armados recibirán la asistencia sanitaria y psicológica adecuada y la asistencia cualificada que precisen”. Y también en el art. 36 f de dicha Ley cuando garantiza a los menores refugiados: “(…) el acceso a la educación, a la asistencia sanitaria, a la vivienda, a la asistencia social y servicios sociales, a la seguridad social y a los programas de integración…”.

Dada la situación de éxodo masivo de refugiados procedentes de Ucrania ante la que nos encontramos, la Comunidad Europea ha decidido aplicar la Directiva 2001/55/CE, la cual otorga “protección temporal en caso de desplazamientos masivos por motivos de guerra, violencia o violaciones de los derechos humanos”. Esto garantiza al menos, la entrada en los países de la Unión Europea de refugiados sin límite en número.

El pasado 10 de marzo el Gobierno Vasco ha publicado el Primer Plan de Contingencia de Euskadi para la acogida de personas desplazadas por causa de la invasión de Ucrania. Es importante resaltar el carácter ético de este Plan, que hace referencia a su vez al Plan Social Vasco para la Migración suscrito el 30 de noviembre de 2019, en el cual el principio ético predominante es: “ofrecer lo que necesitaríamos recibir”. Y es aquí donde se aboga al valor de la solidaridad individual y colectiva, de ofrecer aquello que nos gustaría que nos diesen, tratar como nos gustaría que nos tratasen a nosotros.

No hay espacio para la diáspora, la política ni sus opiniones ante una situación de este calado social. Las víctimas vivas que están sufriendo las consecuencias de este conflicto armado se cuentan ya por millones. Y es ahora cuando la humanización es lo único que nos queda ante tanta barbarie. En Euskadi, al igual que en otras Comunidades Autónomas, las medidas de solidaridad no se han hecho esperar en forma de aportaciones de todo tipo: alimentos, ropa de abrigo, material sanitario, medicamentos, etc. Los niños y niñas ucranios, que desde hace años acuden a pasar sus veranos en el seno de familias vascas que de forma totalmente altruista los acogen para mejorar su salud y calidad de vida al menos de manera temporal, han sido las primeras en contactar con ellos para acogerlos sin reservas, así como muchos otros ofrecimientos por parte de familias anónimas dispuestas a ofrecerse como familias de acogida. Las secuelas psicológicas infantiles derivadas de una guerra son devastadoras. Las fracturas de los núcleos familiares, las pérdidas, los duelos no llorados por falta de tiempo cuando solo se piensa en la huida y ponerse a salvo.

Esto promete ser una carrera de fondo en la que la meta queda aún muy lejos. Las acciones humanitarias necesitarán de un gran esfuerzo por parte de todos, y se alargarán en el tiempo. Ahora más que nunca debemos ser y poner en marcha pequeñas “humaniz-acciones”, cada uno dentro de sus posibilidades. No corren buenos tiempos, pero desde luego no podemos ni debemos mirar hacia otro lado. El cariño, la empatía, la solidaridad, la generosidad, el calor, la acogida, el acompañamiento, la compasión…. Esos valores no se pueden comprar ni fabricar, porque salen solo del interior de cada uno. Solo hay que dejar que fluyan.

Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo; juntos podemos hacer grandes cosas” (Madre Teresa de Calcuta)

Izaskun Antúnez

Ikuspegi komunitarioa/ Perspectiva comunitaria

 “Osasun komunitarioa gizabanakoen eta taldeen osasunaren adierazpen kolektiboa da komunitate jakin batean. Ezaugarri pertsonalen eta familiarren interakzioak, ingurune sozial, kultural eta fisikoak, osasun-zerbitzuek eta faktore sozial eta politikoen eta globalizazioaren eraginek baldintzatzen dute.

Ziur nago askotan entzun duzuela «osasunaren sustapena» terminoa, hau da, norbanakoari eta komunitateei osasuna hobetzeko eta determinatzaileen gainean kontrol handiagoa izateko behar dituzten baliabideak ematea.

Baina, entzun al duzue zer edo zer “parte hartze komunitarioa osasunean” kontzeptuari buruz?

Osasunerako aktiboez ari bagara, badakizue zer esan nahi duen?

Eta… aktiboen mapa bat?

Gure ustez Paziente Bizia-Paciente Activo programa, osasunerako “aktibo” bat da?

«La salud comunitaria es la expresión colectiva de la salud de individuos y grupos en una comunidad definida. Viene determinada por la interacción de características personales y familiares, por el entorno social, cultural y físico, así como por los servicios de salud y por la influencia de factores sociales, políticos y de globalización».

Estoy segura que muchas veces habéis oído hablar del término “Promoción de la salud”, hace referencia a proporcionar al individuo y las comunidades de los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre sus determinantes.

Pero, ¿habéis oído hablar del concepto “participación comunitaria en salud”?

La participación comunitaria es un término que aparece en la Conferencia Internacional de Alma Ata de 1978, y se define como «El proceso en virtud del cual los individuos y familia asumen responsabilidades en cuanto a su salud y bienestar propio y los de la colectividad y mejoran la capacidad de contribuir a su propio desarrollo y el comunitario. Llegar a conocer mejor su propia situación y a encontrar incentivos para resolver sus problemas comunes. Esto les permite ser agentes de su propio desarrollo, en vez de ser beneficiarios pasivos de la ayuda al desarrollo». Es el proceso de involucrar a la comunidad en las decisiones que le afectan, instrumento necesario para mejorar la salud de la población.

La participación comunitaria es un elemento clave en la promoción de la salud. Para que se dé una participación real, lo ideal es que la comunidad sea parte activa y protagonista de todo el proceso comunitario en todas sus fases, desde el diseño y análisis de la situación hasta la puesta en marcha y su evaluación.

Si hablamos de activos para la salud, ¿sabéis a que se refiere?

Se entiende por un activo para la salud, cualquier recurso que potencie la capacidad de individuos y comunidades para mantener la salud y el bienestar. Recursos que pueden actuar a nivel individual, familiar o comunitario, fortaleciendo la habilidad de las personas o grupos para mantener o mejorar la salud.

Y… ¿un mapa de activos?

Muchos de los activos clave para generar salud los encontramos en los contextos sociales de la vida de las personas. Si vamos a realizar un mapa de activos es necesario localizar y representar gráficamente los elementos positivos de la comunidad, es decir aquellos que «mejoran la habilidad de individuos, grupos, comunidades, poblaciones, sistemas sociales y/o instituciones para mantener y sostener la salud y el bienestar y ayudar a reducir las inequidades en salud».

En la confección de un mapa de activos de una comunidad, las administraciones y los recursos técnicos descubren aquellos factores positivos de su comunidad y comienzan a tejer una red de relaciones y apoyos mutuos, pudiendo ayudar a generar proyectos que mejoren la calidad de vida de la población.

Los activos para la salud los podemos categorizar en 6 niveles:

  1. Activos de los individuos: Todo lo que las personas pueden aportar, sus habilidades, conocimientos, tiempo, etc.
  2. Activos de las asociaciones: Organizaciones comunitarias formales, grupos de autoayuda, voluntariado, y redes donde las personas se reúnen y constituyen puntos de encuentro para la comunidad.
  3. Activos de las organizaciones: Servicios que proporcionan las organizaciones a nivel local (servicios del ayuntamiento, servicios sociales, centros educativos, sanitarios, etc.)
  4. Activos físicos: Espacios verdes, los edificios, las calles, los mercados, los transportes, etc.
  5. Activos económicos: Los negocios, las empresas y los comercios locales.
  6. Activos culturales: Talentos locales para la música, teatro, arte, etc.

¿Entendemos el programa Paziente Bizia-Paciente Activo, cómo un “activo para la salud?

                                                                                            Lourdes Ochoa de Retana

NIRE ESPERIENTZIA PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO PROGRAMAN/ MI EXPERIENCIA EN PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO 

PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO programaren blogaren barruan atal berri bat estreinatzen dugu, eta honela deituko dugu: “NIRE ESPERIENTZIA PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO PROGRAMAN”. Interesgarria irudituko zaizuela espero dugu.

Gaur, barre eta ausarta den gazte batek emango dio hasiera atal honi.  21 urte ditu. Kontatu digunez, Paziente Bizia-Paciente Activo programa ezagutu zuen, gaur egun ikasten ari den Euskal Herriko Unibertsitateko praktika-zerrenden bidez. Argi eta garbi dio antzeko egoeran dauden beste pertsona batzuk ere programaren onuradun izan daitezkeela; izan ere, arestian aipatutakoaz gain, parte-hartzaile bakoitzari gogorarazten dio “norbera zaindu behar dela eta aldaketa norberaren esku dagoela”.

Estrenamos nueva sección en el blog del programa PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO, la vamos a llamar: ¡MI EXPERIENCIA EN PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO”!

Esperamos sea de vuestro interés.

Hoy inaugura este apartado una joven risueña, intrépida y atrevida. Tiene 21 años. Nos cuenta que conoció el programa Paziente Bizia-Paciente Activo a través de las listas de prácticas de la Universidad del País Vasco, donde cursa estudios de psicología en la actualidad. Reconoce que el programa no es muy popular entre las personas de su edad o compañeros y compañeras de estudios y/o amigos y amigas, sin embargo, tiene muy claro que sería de gran utilidad para todos ellos porque concretamente en su grado, no se profundiza en la alimentación, algo imprescindible en nuestro día a día.

Tiene claro que en el programa a través de los diferentes talleres que se ofertan y en las distintas modalidades, se trabaja el autocuidado y la autogestión, aprendiendo en todos ellos a tener una actitud activa ante la situación de cada uno, ya sea de salud o conviviendo con la enfermedad en primera persona o como cuidador.

Nuestra invitada, intenta comer sano, moverse, beber agua y descansar todo lo que puede para mantener o mejorar su estado de salud. Asimismo, cuida especialmente su alimentación, de la que prescinde especialmente del gluten, debido a que hace 4 años cuando tenía 17, le diagnosticaron celiaquía.

Nos cuenta que el diagnóstico ha condicionado su vida. Le limita en parte socialmente, aunque no le impide ir a desayunar, comer o cenar con sus amigos, con lo que disfruta. Nos dice también que le “raya” un poco la preocupación de tener dolor físico provocado por la enfermedad, pudiendo influir este incluso a nivel emocional.

Está participando en la actualidad en diferentes talleres del programa, la idea es conocerlo desde dentro. En sus propias palabras, la experiencia “está siendo muy buena”, ahora bien, tiene muy claro, que el taller que más le está aportando es el de «Cuidando mi bienestar emocional”, muy relacionado con el grado de psicología que está a punto de finalizar, porque considera que es muy necesario para tener una adecuada y buena salud emocional.

Afirma con rotundidad que otras personas en situación similar a ella, se podrían beneficiar del programa, porque además de lo comentado anteriormente, ayuda a recordar a cada uno de los participantes que “tienes que cuidarte y que el cambio está en tus manos”.

                    “ESTA ES MI EXPERIENCIA EN PAZIENTE BIZIA-PACIENTE ACTIVO”

A %d blogueros les gusta esto: