Jarri zaporea bizitzari… baina pasa gabe! Ponle sabor a la vida… ¡pero sin pasarse!

Zenbat aldiz entzun dugu esaldi hau? Nire platerei gatz gehiegi botatzeaz gain, zapore gehiago edukitzeko hainbat produktu ere erabiltzen nituen.  

Toda la vida escuchando aquello de “Ponle sabor a la vida…” En casa, en la tele, en las canciones… y de tanto sabor que le he querido dar, me he pasado con la sal, las pastillas de caldo, el ketchup… u otro tipo de “alimentos” de cuyos nombres no me quiero acordar.

Etxean ni arduratzen naiz janaria prestatzeaz nire familia ondo elikatuta egoteko.

En el reparto de tareas de mi casa, yo asumí la responsabilidad de alimentar a mi familia, de que mis hijos estuvieran bien alimentados para que crecieran sanos y fuertes… y después de 17 años (la edad de mi hijo mayor), tras la formación recibida gracias al programa de Paciente Activo, me doy cuenta de que no lo estaba haciendo bien. ¡Qué disgusto el mío!

Entendí que el comer no siempre nutría; Que la nutrición, estaba más relacionada con el tipo de alimentos que incluíamos en nuestra dieta, que con el comer cuando teníamos hambre.

Paziente Biziko tailerretan parte hartu ondoren gauzak ez nengoela ondo egiten konturatu nintzen.

Nuestros desayunos, almuerzos o cenas… nada tenían que ver con el modelo de alimentación saludable que se nos propuso en los talleres.

450_1000ensalada-fusión-holandesa-y-marroquí.jpg

Gure otorduetan barazkiak eta lekak sartzen saiatu nintzen, baina beti bukatzen nuen hanburgesak eta patata frijituak prestatzen.

Pechugas de pollo, jamón, patatas fritas, hamburguesas o macarrones eran mis platos fuertes. Reconozco que lo intenté con la verdura o con las legumbres, pero mi cara en cada una de sus cucharadas, no convencía al resto de mi familia, con lo que tras varios intentos fallidos con trucos como el del avioncito o castigos del tipo de “si no lo comes ahora, te lo pongo para merendar“, me rendí. Me decanté por ver emocionados a mis hijos ante una hamburguesa con patatas fritas o una pechuga de pollo bañada en ketchup… por lo menos así sabía que hambre no pasaban.

Janariak zapore gehiago izateko gatza eta beste hainbait produktu erabiltzen nituen. Orain badakit gaixotasun desberdinak edukitzeko aukera ere handitzen nengoela!

Además, de tanto que quise darle sabor a mis comidas… me pasé con la sal y con las, para mi hasta entonces, mágicas pastillas de caldo. Nada tenían que ver mis platos con la pastillita o sin ella. Esa pastillita marrón, hacían que mis platos nos supieran a gloria… con lo que se las ponía al arroz, a las sopas o incluso a alguna salsa cuando me daba por ponerme creativa. Ahora sé, que ese sabor estaba aumentando mis posibilidades y las de mi familia, de sufrir hipertensión, insuficiencia cardíaca o retención de líquidos. ¡Almaaaaa, y yo sin saberlo!.

Gaur egun nire platerak, alaiagoak, dibertigarriagoak eta osasuntsuagoak dira.

Ahora soy consciente además, de que mis platos eran muy muy aburridos y que mi cocina podía ser mucho más creativa, divertida o colorida, a la vez que saludable. Tras la formación aprendí, que el naranja de la zanahoria, el verde de la lechuga o el amarillo del maíz, pegaban muy bien por ejemplo con mis hamburguesas; o que el pescado con unas patatas asadas y un poquito de ajo… quedaba riquísimo. Y la pechuga, ¿por qué no sustituir el ketchup, por el tomate frito hecho por mí?

Y sí… ahora también se, que las legumbres no tienen que ir mezcladas con los macarrones… que ese tipo de creaciones, sólo encajan en la sección de Guarrindongadas del programa de Robin Food.

He enseñado a mis hijos, que no se puede generalizar, y que el que no les guste el melocotón, no tiene que suponer que no les guste el plátano, el melón, la naranja o las uvas.

5864ffbea9e866ea57d0ed6ca60f4b12--food-networktrisha-raw-food

Ya no nos quita la sed la Coca Cola… con lo que ya no está presente en nuestra mesa o en nuestra nevera, y lo hemos sustituido por el agua. Ha sido difícil… pero de momento nos mantenemos en esas. Tanto azúcar no nos estaba haciendo nada bien.

Programa honi esker, gai desberdinei buruz kontzientziatu naiz. Elikadurari buruzko informazio gehiago edukitzeaz gain, osasunari buruzko gauza gehiako ere badakizkit.

Y para finalizar… la verdad es que además de abrirme a mí los ojos, y no sólo en cuestiones alimenticias, este programa me ha servido para poder crear conciencia en otras mujeres gitanas que como yo, creíamos que estábamos criando a nuestras hijas e hijos de manera saludable, y que como yo, también, nunca habíamos podido recibir formación en cuestiones de salud de manera tan cercana y adaptada a nuestra realidad concreta.

¡Ojalá pudiera haber más programas como éste que nos llenen de sabor y color la vida!

Vanesa Fernández Montilla

 

Hobetzeko kontzientziatzen. Concierciarnos para mejorar.

Gabonak heltzear daude, eta garai honetan ez da erraza gehiegikeriarik gabe jatea.

Vamos hacia un momento del año en el que a todos nos resulta muy complicado no pasarnos con la comida.

Dieta osasuntsu bat mantentzen saiatzen bagara ere, inguruak aurkakoa egitera bultzatzen gaitu.

Hacemos esfuerzos para mantenernos dentro de una dieta  saludable y todo a nuestro alrededor nos incita a comer lo menos saludable. La vida se ha vuelto tan rápida que en Noviembre ya es Navidad y todo está lleno de nuestros típicos dulces navideños.

Riquísimos y malísimos para nuestra salud.

Harriturik geratu nintzen kokozko gozoki batek zeraman kolesterol eta azukre kantitatearekin.

El otro día descubrí que una bolita de coco contenía 17 gramos de colesterol por cada 100gramos de producto. Casi me caigo redonda. Con lo inocente que parece. Y pone (LO PONE) que no contiene azucares añadidos. Pero tiene 67 gramos por cada 100 de producto. La bolita pesa 20 gramos.

Podemos hacer rápidamente cuentas. 3,4 gramos de colesterol y 16,75 de azúcar.

Me la comí claro, ya la tenía en la mano cuando leí el análisis nutricional que trae el producto.

Afortunadamente yo no soy diabética ni tengo el colesterol alto, pero  soy cuidadora de diabéticos.

Había llevado a casa bombas de coco.

Komeni ez zaizkigun gauzak ez erostea hobea da, baina garai hauetan ez da erraza.

Siempre he pensado que la mejor manera de no comer algo que no nos viene bien, es no comprarlo. Pero hay momentos del año en los que es misión imposible.

¿Quien se resiste a determinados productos?

Paziente Biziko tailerretan nutrizioari buruzko etiketak irakurtzen ikasten dugu.

Me acorde en ese momento de lo que aprendemos en los talleres de paciente activo sobre los análisis nutricionales.

Etiketak produktuak erosi baino lehen irakurtzen baditugu, elikagai osasuntsuagoak aukera ditzazkegu.

A leerlos antes de comprar. Una vez en casa el error cometido ya no tiene solución.

Lo comemos.

No digo con esto que no podamos comer ciertos productos pero debemos ser conscientes de lo que estamos comiendo y así  hacer una alimentación equilibrada en la medida de lo posible.

Elikagaien konposizioari buruzko zalantzak ditudanean http://www.bedca.net/ orrialdean sartzen naiz. Bertan, informazio asko dut eskuragai.

Cuando tengo dudas sobre la composición de los alimentos a mi me resulta muy útil consultar la base de datos BEDCA http://www.bedca.net/

En la base de datos encuentro la composición de cada alimento que me crea dudas.

O simplemente si tengo curiosidad por conocer toda la composición de un alimento. Porque en esta base se incluyen componentes que no suelen reflejarse en los análisis nutricionales de los productos, como vitaminas y minerales.

Hace un desglose completo de las grasas que contienen los alimentos. Muy interesante también a la hora de hacer una alimentación sana.

Podemos comer un poco, casi cualquier cosa, si somos capaces de equilibrar con el resto de los alimentos que ingerimos. Y sabiendo que hay que reducir de otros alimentos cuando nos hemos pasado con algo que no nos viene bien.

Orokorrean dieta orekatu bat mantetzen badugu, gabonetan, urtebetetzetan edo ospakizunetan salbuespenak egin ditzazkegu.

Y vamos a ser realistas, ¿quién no hace transgresiones a la dieta en ciertos momentos de vida? Cumpleaños, celebraciones o la Navidad. Y con esos momentos hay que seguir adelante y mantenernos sanos.

Cuanto más sabemos y más recordamos que lo sabemos, se hace más fácil también  jugar con los alimentos para estar dentro de los parámetros que nos interesan.

Aunque seguir dentro de lo que necesitamos sea, como nos contaba Juan Carlos en su post, subir y bajar por una montaña rusa.

Más sencillo que consultar bases de datos nos puede resultar ceñirnos a la famosa pirámide nutricional.

Belgikarrek egin duten piramide nutrizionala ere erabil dezakegu.

Los belgas la han transformado convirtiéndola en un triangulo invertido con los colores de un semáforo.

Piramide-alimentacion1.jpg

Verde saludable, amarillo poco saludable y poca cantidad.

Y  han sacado del triángulo y  puesto en rojo, los alimentos que se consideran dañinos para la salud.

Alcohol, refrescos, alimentos preparados o fritos, snacks, embutidos, galletas, chocolate, dulces. Y la sal…

De todos ellos consumir poco y de manera circunstancial.

Me parece más fácil de entender  cuando tenemos  arriba lo que debe ser la base de nuestra alimentación diaria, es decir  alimentos frescos, legumbres, patatas, cereales. Además de lácteos y sus derivados, carnes blancas, pescado y huevos.

Y en la parte ancha del triangulo agua, mucha agua.

Me gusta el triangulo. No sé si os parece tan bueno como a mí. Me da un plus el que se haya incluido entre los “alimentos” dañinos el consumo de alcohol. Incluso del vino y la cerveza.

Llega la Navidad, mal momento para ser estrictos con la alimentación. Y la ansiedad que genera no comer como los demás, no compensa a los beneficios.

Así que nos toca  aplicar lo que conocemos. Tomar conciencia de que lo sabemos. Y recordar que hemos aprendido mucho de alimentación saludable.

Gabon zoriontsuak eta osasuntsuak denontzat!

Feliz y sana Navidad para todos.

Magdalena Vázquez

Mirari dietak vs elikadura osasuntsua eta orekatua. Dietas milagro vs alimentación sana y equilibrada

Hainbat aldiz entzun ditugu honako hauek: “Bikini operazioa egiten nago”, “6 kilo argaldu behar ditut hurrengo ekitaldirako”….

“Operación biquini”, “Oh, dentro de dos meses tengo un evento muy importante, tengo que perder 6 kilos como sea para entonces” o “estoy a dieta”. ¿Cuántas veces hemos escuchado estas expresiones?. Muchas, ¿verdad?.

Askotan, entzuten dugu dieta berri bati esker pisua gal dezakegula ia ahaleginik egin gabe. Lehenengo asteetan muskulu-masa galtzen da; izan ere, muskuluek ur asko dute eta likidoak galtzen dira. Metabolismoan ere aldaketak eragin ditzakete; hortaz, denbora luzean mantenduz gero osasunerako arriskutsuak izan daitezke. Mirari dietek duten beste arrisku bat da galdutako pisua oso arin berreskuratzen dela behin dieta utzita.

Lamentablemente, en muchas ocasiones se quiere conseguir una pérdida de peso en un periodo corto de tiempo lo que conlleva a caer en dietas restrictivas, o dicho de otra manera en las famosas “dietas milagro” que cada vez se están haciendo más populares ya que prometen adelgazar rápidamente y sin esfuerzo alguno. La mayoría son de una extrema monotonía y prácticamente imposibles de llevar a la práctica; siembran grandes ilusiones y cosechan aún mayores decepciones. Además, los kilos que se pierden lo hacen en agua y masa muscular y no en grasa (como debería ser). Estas dietas también son características del efecto rebote o “yo-yo”. Es decir, a corto plazo producen los efectos deseados pero a largo plazo se recupera el peso perdido e incluso algo más. En este tipo de dietas se trata de intentar engañar al organismo y la fisiología, obligando a órganos vitales, como el hígado y el riñón, a realizar un sobreesfuerzo que finalmente se traduce en desordenes graves para la salud, la enfermedad e incluso la muerte.

Entonces… ¿Es esta la forma de quitarnos esos kilos de más que nos molestan? La respuesta es NO. De esta manera, puede que consigamos nuestro objetivo de perder esos kilos de más pero además de ser a corto plazo acarreará las consecuencias negativas que he comentado en el párrafo anterior.

Bizimodu osasuntsu bat izan behar dugu, dieta orekatu eta osasungarri bat egiteaz gain, ariketa fisikoa ere eginez.

La mejor manera de bajar de peso es llevando a cabo un estilo de vida que vayamos a llevar toda nuestra vida. Es decir, debemos cambiar nuestros hábitos aprendiendo a comer SALUDABLEMENTE y de forma EQUILIBRADA. Por lo que esto ya no se consideraría precisamente una dieta, sino un estilo de vida. Consiste en comer de todo pero de la manera adecuada, por ejemplo sustituyendo el pollo empanado por el pollo a la plancha o las patatas fritas por las patatas asadas, sustituir los pescados fritos o rebozados por los pescados a la plancha o al horno. Además de llevar una dieta variada y equilibrada, con la incorporación de la actividad física a nuestro estilo de vida obtendríamos resultados óptimos. De esta manera no perderemos peso de manera inmediata sino que lo haremos poco a poco pero de manera saludable y mantendremos nuestro peso a largo plazo.

La dieta mediterránea, o quizá mejor dicho, la alimentación mediterránea es el modelo de este estilo de vida. La pirámide alimentaria nos muestra gráficamente que alimentos debemos consumir con más frecuencia y cuales con moderación.

Hurrengo irudian, elikagaien piramidea ikus dezakegu. Bertan, talde desberdinetan sailkatutako elikagaiak azaltzen zaizkigu jan ditzazkegun maiztasunaren arabera.  

foto

 

  1. La base de la pirámide está formada por los hidratos de carbono (cereales, pan, pastas, arroz, patatas,…). De estos alimentos debemos tomar entre 4 y 6 raciones diarias.
  2. Después vienen las frutas (unas 3 raciones diarias) y verduras (2 raciones).
  3. En el siguiente nivel, se encuentran la carne, pescado, los huevos y las legumbres de los que se recomienda una ingesta de 3-4 raciones a la semana.
  4. En último lugar se sitúan los alimentos que deberíamos consumir ocasionalmente, como los dulces o el embutido.

También podemos observar que la pirámide se complementa con la actividad física diaria, tener un correcto equilibrio emocional, realizar un balance energético, llevar a cabo técnicas culinarias saludables y beber de 4 a 6 vasos de agua diarios para mantener de esta forma un estilo de vida saludable.

Por último remarcar las 10 recomendaciones básicas de la dieta mediterránea:

  1. Utilizar el aceite de oliva como principal grasa para el cocinado.
  2. Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos.
  3. El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.
  4. Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.
  5. Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogur y quesos.
  6. La carne roja se tendría que consumir con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas. Las carnes procesadas en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos.
  7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.
  8. La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente.
  9. El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino debe tomarse con moderación y entre las comidas.
  10. Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente.

Denetarik jan dezakegu, gomendio batzuk jarraituz gero.

Como podemos observar mediante este estilo de vida podemos comer de todo siempre que el método de cocinado sea el adecuado, sin la necesidad de llevar a cabo dietas restrictivas y teniendo en cuenta que con estas últimas acabaremos fustrandonos ya que a largo plazo no conseguiremos el efecto deseado.  Además, como podemos observar, la pirámide alimentaria no excluye por completo el consumo de embutidos, chocolates y dulces que tanto nos gustan. Recomienda consumirlas ocasionalmente pero no las excluye. Por lo tanto, debemos consumir una dieta variada, sana y equilibrada pero también nos podemos dar nuestros “caprichitos ocasionales” manteniendo así un estado de salud físico y emocional sano y equilibrado.

Raquel Vignau

Miraria. Milagro

Naturaren lege ezagunak gaindetzen dituen egintza edo gertakari harrigarria da.

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE):

“Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino”

En temas de salud siempre se ha hablado de milagros intentando dar explicación a fenómenos que se han producido y que a falta de una explicación racional, se atribuye a una intervención divina.

milagro

Pazienteei beraien gaixotasuna ezagutzen eta kontrolatzen erakusten diegu.

A falta de la intervención divina (que nunca viene mal, por supuesto), intentamos enseñar a las personas “pacientes” a conocer sus enfermedades y asumir su propio control de la enfermedad.

Eguraldi onarekin batera, ondartzara joan eta bainujantziak jazteko garaia iristen da, eta horrekin batera hain ezaguna de “bikini operazioa”.

Llega el buen tiempo, la Semana Santa, época de milagros. Con él, algunas personas se acercan a las playas animadas por el buen tiempo y los bañadores no encajan bien en donde antes sentaban más o menos bien. Y claro, se piensa en lo que pasará en el inmediato verano y empiezan las prisas, y con las prisas, empieza si no lo ha hecho ya, la temida “operación biquini”.

Pertsona asko kiroldegietan eta dietak egiten hasten dira.

Con la “operación biquini” (es indistinta del género de la persona que la realiza) algunas personas deciden apuntarse al gimnasio (que no es lo mismo que hacer ejercicio diariamente) como primera medida, y como medida casi inmediata, se ponen “a dieta”.

Nutrizionistek eta endokrinoek esaten diguten bezala, “mirari dietak” ez dira existitzen.

Quienes conocemos y hemos padecido las dietas sabemos algo que los especialistas en nutrición y los endocrinos no se cansan de repetirnos, no existen las dietas “milagro”. Una dieta es un cambio en la manera de comer que no se puede realizar a la ligera ni sin control médico, ni por supuesto, con esa supuesta dieta que se ha puesto de moda en los medios de comunicación.

Aurreko udaran dieta “paleolitikoa” famatua egin zen. Interneten mezu positiboak eta dieta hori egiteko explikazio asko bilatu nituen, baina argudio zientifikorik ez. Dietaren arriskuak jarriz gero, iturri  zientifiko ugari bilatu nituen dietaren arriskuekin.

El verano pasado le tocó su momento de fama a la dieta “paleolítica”, hasta el punto que una buena amiga, convencida de ello, me dijo que iba a empezar a hacerla. Yo hice como hago siempre, intentar informarme y como muchos, busqué en internet la dieta para hacerme una idea de en qué consistía. Sólo logré encontrar mensajes positivos y múltiples indicaciones y consejos de cómo realizarla, pero en ninguna de las fuentes pude encontrar argumentos científicos que lo avalaran. Pensé “mi endocrino dice que no existe la dieta mágica ni la dieta milagro” por lo tanto, en vez de buscar eso, busqué “dieta paleolítica peligros” y sí, encontré fuentes médicas solventes y explicaciones científicas en las que se hablaba del riesgo de la misma y su no recomendación. En palabras llanas, es algo así como una evolución de la Dieta Du?an basada en proteínas, pero de manera más exagerada. No por el hecho de que tal o cual actriz famosa lo haya comentado quiere decir que sea bueno.

Este año vuelve la tendencia y hay otra “dieta milagro”. Se hizo popular gracias a una presentadora de televisión que mostró las bondades de la misma como si fuera un “reality”. Sorprendido una vez más, intenté averiguar qué tipo de dieta estaba haciendo y por detrás tenía asociada una marca comercial que no voy a citar aquí para no darle promoción, pero que se puede buscar como “salvame dieta proteica”.

El método es una vez más el que hemos visto repetido una y otra vez, como el monstruo del Lago Ness, una dieta proteica en la que además hay una marca comercial (Prono?al) que te vende sus productos para “llevarla correctamente” y que te siente bien. Ellos son conscientes de que es peligrosa, pero con sus “productos milagro” no pasa nada.

Si tienes dudas, intenta realizar la siguiente búsqueda en internet: “metodo prono?al opiniones”. (puedes sustituir el “?” por el carácter que estás pensando).

Aurten telebistako aurkezke batek diotenez 50 kilo argaldu ditu beste “mirari dieta” batekin. Dietaz gain, sendagileak, nutrizionistak eta entrenatzaile pertsonalak izan ditu prozesu guztiaren atzean dena gainbegiratzen.

Me intereso por el procedimiento y, ciertamente, la presentadora bajó 50 kilos (eso dicen), pero no por la dieta en sí nada más, sino con médicos controlando todo el proceso, antes, durante y después, con nutricionistas apoyando el régimen alimenticio y con un entrenador personal dedicado en exclusiva a la famosa. Vamos, que lo raro es que no hubiera bajado, el milagro hubiera sido que engordara, no que adelgazara.

Argaldu nahi baduzu, mirariaren zain zauden bitartean, era osasungarri batean jaten eta ariketa fisikoa egiten hasi zaitezke. Paziente biziko tailerretan hau dena erakusten eta azaltzen dute.

Por lo tanto, ya sabes, si quieres adelgazar, mientras esperas el milagro divino, puedes intentar empezar a comer de manera saludable, realizar ejercicio físico de manera adecuada y tomar el control de tu propia persona. Si quieres saber cómo, en los talleres de Paciente Activo, te enseñan y explican cómo hacerlo.

Venan Llona @vllona

 

A %d blogueros les gusta esto: