Punto de encuentro de Paciente Activo Paziente Bizia en el que compartimos, mostramos y aprendemos aquellas cosas que consideramos de interés.

Entradas etiquetadas como ‘prevención’

Prebentzioa, bizitzeko modu bat. Prevención como modo de vida

Desde mi último post, he estado leyendo sobre varios temas, pero siempre me despierta el interés un tema que me parece la base de toda persona que quiera mantenerse saludable, la prevención de la enfermedad.

Prebentzioaz asko hitz egiten da, baina ez da erraza egunerokotasunean aurrera eramatea, jasotzen dugun informazioa eta egin behar diren aktibitate guztiekin.

Un tema que se habla mucho, pero que en el día a día, es difícil de llevarlo a cabo con toda la información que nos llega por diferentes medios de comunicación, y todas las actividades que deberíamos de realizar, para completar todos esos medios que nos llevan a una salud completa.

Osasuntsuak diren aktibitate guztiak egitea posible al dira? Denetara iritsi ahal gaitezke, nekerik sentitu gabe?

Debería ir a un nutricionista para que me asesore lo que debo y no debo comer, a un yogui para que me enseñe a desestresar mi vida, ir a pilates para que mis músculos y ligamentos se estiren y contraigan como la goma, nadar tres veces por semana para mantener una espalda sin dolores, hacer footing por las mañanas para respirar aire puro y comience la mañana con la mente más despejada. Por supuesto, tomar un día de descanso y el resto de los días cuidar la dieta sin azúcares, alcohol ni carnes rojas… A todo esto le añadiríamos el trabajo diario, los niños, la limpieza de la casa, hacer la comida del día siguiente…

¿De verdad se puede con todo esto? Creo que no estoy exagerando mucho, es toda la información que nos llega y que puede llegar a agotar tanto física como psicológicamente y, mantener este ritmo de vida puede llegar a ser muy estresante y conseguir justo lo contrario de lo que se pretende hacer.

Ez da erraza, helduak diren pertsonak zaindu egin behar dutela konbentzitzea, are gehiago, osasuntsu daudenean eta ondo sentitzen direnean.

Es difícil convencer a una persona de edad madura de que se cuide para cuando sea más mayor. El problema está en que por lo general el ser humano no se preocupa por aquello que todavía no ha ocurrido, no ha enfermado, y mantener está rutina es muy costoso cuando te sientes bien y no ves la necesidad de seguir con la rutina de hábitos saludables como comer sano y retirar de nuestra dieta, ciertas comidas que son muy apetecibles, hacer ejercicio cuando vengo cansado del trabajo y lo único que me apetece es sentarme en el sillón a leer un rato, a echar una cabezadita…

Nola egin bizitza osasuntsu bat mantentzeko?

¿Cómo puedo hacer para mantener esa vida saludable sin caer en el intento? Digo mantener porque todos nos ponemos fechas de comienzo pero, ¿Cómo sigo manteniendo eso que me he propuesto?

Helburuak finkatu, lortu ditzazkegun helburuak.

Aquí entrarían los objetivos que tantas veces hemos comentado en nuestros post y aprendido en las clases de monitores de paciente activo.

Ponte una meta realista, realizable, alcanzable. Por muy pequeño que sea, algo que verdaderamente quieras conseguir para que tu vida mejore, eso que estás haciendo y sabes que no lo deberías hacer, te gustaría cambiar pero te resulta difícil. Ese objetivo que por muy grande que parezca se puede cortar en pequeñas metas que son más accesibles, más fáciles de alcanzar. Escríbelo en un papel y plántalo en un lugar donde lo vayas a ver todos los días y a distintas horas, para que te acuerdes de ella y logres que se convierta en un hábito. Habla con tu familia, pareja, amigos, con quien haga falta si resulta de ayuda para conseguir la meta, y cada día que te despiertes visualiza lo que quieres conseguir, saboréalo, siente lo que sentirías si lograrás el objetivo.

Los pequeños retos nos hacen pasar a la acción, el momento de empezar no es un lunes, ni el 1 de enero, sino ya, ahora mismo. ¡¡No lo pienses más, actúa, pasa a la acción!! Empieza y se te calentará la cabeza, continúa y el objetivo será conquistado.

Y creo que podemos redondear todo esto con la ley de pareto, el principio de 80/20, es decir el 80% de las consecuencias son el resultado del 20% del esfuerzo que hemos utilizado, no trates de hacer más y más cosas, simplemente haz más de lo que funciona, de eso que sabes que te va bien, que te hace mejorar en lo que tu quieres y te ayuda a alcanzar tu meta.

Paretoren lema, jasotzen ditugun %80aren ondorioak, egiten dugun %20eko esfortzua da.

¡Nunca pares, nunca te conformes, hasta que lo bueno sea mejor y lo mejor en excelente!

Jarraitu eta lortuko duzu!!

images

Ainara Lopetegi

Ojo con la diabetes

Magdalena Vázquez

Hoy, 14 de noviembre, es el día mundial de la Diabetes. Se considera, junto con la obesidad, la epidemia del siglo XXI

El lema elegido  este año es:  OJO CON LA DIABETES.

Las actividades de este año buscan la promoción de dos mensajes,

La detección de la diabetes tipo 2, porque una de cada dos personas que la sufren, no la tienen diagnosticada. Y el diagnostico de la enfermedad es crucial para prevenir, modificar y reducir el curso de  las complicaciones que de ella se derivan. Como todos  sabemos, una persona con diabetes tipo 2 puede vivir muchos años sin que la enfermedad muestre síntomas. Mientras tanto el azúcar alto en sangre va dañando órganos vitales como los ojos o los riñones.

Si crees que estas incluido en alguno de los factores de riesgo o tienes algún síntoma o signo de padecer una diabetes, consulta con los profesionales. Durante todo el año se realizan cribados para detectar la enfermedad.

En el día mundial de la Diabetes asociaciones y profesionales, salen a la calle a realizar glucosas capilares. Es una prueba sencilla e indolora que puede darnos una idea de cómo esta nuestro azúcar en sangre. No dejes pasar la oportunidad si te encuentras con ellos, de que te la realicen. Si todo va bien enhorabuena. Si no va tan bien acude a los profesionales para que ellos hagan un diagnostico certero. Recuerda que la mitad de las personas padecen diabetes sin saberlo.

La detección de las complicaciones de la diabetes, que es parte esencial del control de la diabetes. Y el claro objetivo es evitarlas, que no se produzcan.

Una vez detectada la enfermedad, tendremos que vivir con ella el resto de nuestros días. No se cura, pero si se puede controlar de manera que el daño que pueda realizar en nuestro organismo sea mínimo o inexistente.

La prevención de estos daños pasa por estilos de vida saludables:

  • Mantener el peso óptimo.
  • Realizar una dieta equilibrada.
  • Evitar el sedentarismo.
  • Evitar el tabaquismo.

Hay que tener presente que los pequeños cambios que hagamos en nuestro estilo de vida, supone grandes cambios en la salud.

Es una carrera de larga distancia en la que paso a paso nos vamos acercando a la meta que no es otra que la de mantener nuestro cuerpo en las mejores condiciones posibles ya que trabajamos para tener un futuro mejor, libre de  complicaciones.

Debido al aumento exponencial de obesidad y diabetes en la infancia y la adolescencia es muy importante, de cara al futuro, tener en cuenta que todo lo que hagamos para nosotros es el legado que dejamos a nuestros hijos.

Una dieta equilibrada donde la comida basura sea algo muy muy circunstancial. Compartir con ellos el ejercicio físico que tanto beneficio nos aporta. No fumar nunca delante de ellos, si somos fumadores. O mejor aún, dejar de fumar. ES LA MEJOR HERENCIA PARA UN FUTURO MEJOR.

 

 

 

 

Prevención de las úlceras por presión (upp)

 

Día mundial de la prevención de las úlceras por presión (UPP).

Hoy se celebra la cuarta edición, en diferentes países del mundo, de una nueva jornada formal y firme para exigir el establecimiento de medidas eficaces de prevención de las úlceras por presión. Como un Derecho Universal, en todos los escenarios y para todos, de acuerdo con la Declaración de Rio de Janeiro sobre la prevención de las úlceras por presión como derecho universal.

Pero, ¿que son las ulceras por presión?

Las úlceras por presión, también conocidas como úlceras de decúbito, representan un importante problema de salud con graves consecuencias para el paciente. En ocasiones dolorosas y pudiendo llegar a ser incapacitantes, repercuten en su calidad de vida; también, con  consecuencias para el cuidador, el profesional sanitario y para todo el sistema sanitario en general por el gasto importante que conlleva.

Son lesiones que pueden aparecen en cualquier zona del cuerpo, asociadas a una presión continua sobre una superficie de apoyo dura, como por ejemplo el colchón de una cama o un dispositivo sanitario.

Se produce una disminución del riego sanguíneo y como resultado una hipoxia tisular (falta de oxígeno). Aparece una degeneración rápida de los tejidos, que puede ser desde un enrojecimiento hasta rotura de la piel, pudiendo llegar  a úlceras profundas afectando a musculo e incluso hueso.

A menudo se piensa que se trata de un problema propio de las personas ancianas, pero cualquier persona expuesta a una presión prolongada tiene riesgo de padecer una ulcera por presión. Por ejemplo, una persona con una escayola muy justa y apretada, una persona con un dispositivo de hospital continuo como una sonda de alimentación, una persona que ha tenido un accidente y debe usar una silla de ruedas, personas encamadas con poca o ninguna movilización, etc.

 

Las heridas, en general, afectan a más de 400 millones de personas en el mundo y de estas, se estima que como mínimo unos 20 millones padecen heridas crónicas. Las úlceras por presión están dentro de este grupo, las denominadas heridas crónicas.

Existe un amplio grado de consenso entre asociaciones científicas, que consideran que la prevención constituye el método más eficiente y eficaz de abordar el problema de las ulceras por presión.

La prevención es el mejor tratamiento, y los cuidadores de estas personas deberían ser los principales receptores de toda la información al respecto. Son ellos los que más tiempo van a estar con las personas que necesitan los cuidados y el personal de enfermería debería encargarse de facilitar dicha información.

Los cuidados a seguir son:

Cambios posturales de la persona encamada o en silla. Como se menciona anteriormente, la inmovilización que supone estar mucho tiempo en la misma postura, apoyándose en la misma parte del cuerpo, puede ocasionar primero enrojecimiento, para pasar posteriormente a pérdida de continuidad de la piel  y pudiendo llegar a aparecer una úlcera.

Siempre que el paciente tenga movilidad, se le incentivará para que participe en estos cambios posturales.

Movilización del paciente: programada, pasiva o activa.

Si la persona se puede mover, es conveniente recordarle y animarle a ejercer movilizaciones voluntarias. En caso de que el paciente no pueda, se realizaran movilizaciones pasivas, sobre todo de las extremidades.

La movilización pasiva o activa es una parte importante, de la conservación de la agilidad de las articulaciones y el tono muscular. Las movilizaciones son movimientos de éstas, sobre una misma superficie, realizando cambios de posición o de situación.

Vigilar y cuidar el estado de la piel. Es recomendable observar el estado de la piel a diario, coincidiendo con el aseo, los cambios posturales y las movilizaciones.

Mantener la piel hidratada: la piel debe estar seca y limpia, su aseo lo realizaremos con agua tibia, jabón neutro y no frotaremos la piel al secar.

Es recomendable que las sábanas sean de algodón y se procurará que no tengan arrugas. Recordamos la importancia de no arrastrar al paciente, ya que al arrastrarle se pueden producir dichas úlceras. (El arrastramiento y las arrugas pueden producir un tipo de úlcera parecida a las ampollas producidas por las arrugas de un calcetín).

Dispositivos que alivien la presión. Se recomienda la utilización de almohadas y aparatos protectores: cojines viscóelasticos, colchones de aire, espumas especiales, etc.

No son recomendables los flotadores con forma de rosco de plástico, que antiguamente se recomendaban.

Alimentación adecuada. Siempre que el paciente pueda, se fomentará la toma de líquidos (agua, infusiones, zumos, batidos…).

Se administrará una dieta equilibrada y adecuada en función de la patología de la persona.

Además de todo lo indicado, es importante poder consultar al profesional sanitario más cercano. Normalmente el personal de enfermería es el experto en la prevención y tratamiento de las úlceras por presión y ante cualquier duda, es recomendable acudir y consultarlo con un profesional sanitario.

Itxaso Arévalo

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: